Jueves
20 de Junio  2024 

Celebran legado de prestigioso tabaquero cubano

El famoso torcedor José Castelar Cairo (Cueto) donó al sistema nacional de la Salud Públoca el monto recaudado en la subasta realizada tras  la cena de despedida del evento Internacional el legado de Cueto, al que acudieron delagados procedentes de China, Estados Unidos, Japón, Italia,España y Turquia

 


Viernes 10 de Mayo de 2024 | 10:59:48 PM 

Autor

Ledys Camacho Casado

 

Como una novedosa y atractiva propuesta para los amantes de los puros Premium de Cuba catalogan los expertos y empresarios del sector tabacalero al evento internacional El legado de Cueto, recién celebrado en su primera edición en La Habana, el cual se suma a otros en este ámbito como el multitudinario Festival del Habano y el Encuentro de Amigos y Clientes de la Casa del Habano Partagás.

El famoso tabaquero cubano José Castelar Cairo (Cueto), una verdadera leyenda viva, donó 9 000 dólares al sistema nacional de salud pública, tras una subasta de la Diadema más grande del mundo (2.20 metros) y un humidor de 50 habanos Cohíba Mágicos Maduros No. 5, acompañado de una botella de ron Selección de Maestros de Havana Club.

Al concluir el certamen, tras la cena de despedida del encuentro, efectuado en varias instalaciones del Parque Histórico Militar Morro-Cabaña, se logró vender el tabaco en unos 2 500 dólares y el humidor y la bebida en unos 6 500.

Se otorgaron premios en la competencia de torcedores, con una mención para dos asistentes de China, un tercer lugar a dos representantes de Japón, seguidos por uno de Estados Unidos, en tanto ocupó el primer puesto un delegado nipón.

El reconocido torcedor, a quien se dedica la cita, dijo sentirse muy satisfecho con la calidad, la organización y el nivel de participación de delegados y admiradores procedentes de China, Estados Unidos, Japón, Italia, España y Turquía, además de vaticinar una mayor concurrencia para la segunda edición.

En nombre de la Empresa de Tiendas Caracol S.A., organizadora del evento, Castelar Cairo transmitió el honor que representa contar con la asistencia de tantos amantes y expertos del mundo tabacalero, provenientes de los diferentes confines del planeta.

Sobre el suceso también opinó Luis Felipe Canitrot Martin, director general de la Sucursal Comercial Especializada Caracol, quien destacó su satisfacción por la excelente organización y participación foránea en el certamen, la que esperan sea mucho mejor en la próxima convocatoria.

Se informó además que el humidor subastado fue una cortesía del artista cubano participante en otros foros similares, Yazel Lobaina, quien lo hizo a mano y empleó para su elaboración madera de cedro enchapado con láminas de oro de 24 quilates.

Cueto, con 80 años de vida, posee seis récords Guinness por los tabacos más largos del mundo, y confirma que no abandona su pasión como torcedor de tabacos en la tienda La Tríada del Parque Histórico Militar Morro-Cabaña, en la capital cubana.

Sobre el legado de Cueto

Si usted desea apreciar al tabaquero  Cueto, en plena faena, torciendo con su habitual entusiasmo, solo tiene que visitar la tienda La Tríada, operada por la empresa Caracol.

Conocido por la excelencia de su talento como torcedor y su gran simpatía natural de cubano auténtico, Cueto es poseedor de seis récords Guinness a los tabacos más largos del mundo y, en 2010, fue galardonado con el Premio Habano del Año en la categoría de Comunicación.

Siempre está entregado a su pasión, la tabaquería, considerada por él como un arte mayor, y en la que reconoce a su maestro, Eddy García, y también a otros que lo conminaron a superar, incluso sus propios records. En esa lista sobresale el periodista del semanario Opciones, Amado de la Rosa Labrada, ya fallecido, quien apoyó a Cueto en la difusión de sus hazañas.

Nacido en 1944, en Sagua la Grande, en la central provincia de Villa Clara, aún muy pequeño Cueto se trasladó con su madre a Rancho Veloz, donde primero se hizo aprendiz de torcedor y luego “tabaquero largo”, al cumplir la norma de los adultos, que era de unas 300 unidades por jornada. Después viajó hacia La Habana y, tras el triunfo de la Revolución, luego de algunas tareas laborales retornó al oficio de sus orígenes, en fábricas como La Corona, Partagás y Romeo y Julieta.

Ante el empuje del turismo en la Isla antillana, a finales de los años 90 del pasado siglo, Cueto se incorpora a la tienda La Tríada, donde aún permanece, siendo un importante atractivo del lugar, en el que se ofrecen al visitante, habanos, ron y café, junto a souvenirs para guardar los más  gratos recuerdos de su viaje a Cuba.

El tabaquero más famoso de esta nación caribeña, el orgulloso recordista mundial con los puros torcidos a mano más grandes hasta la fecha, logró inscribir en 2016 una marca imbatible en The Guinness World Records Official, al elaborar un nuevo habano gigante de 90 metros, dedicado al líder histórico de la Revolución cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Si el mejor tabaco del mundo es cubano, entonces el tabaco más grande debe estar en Cuba para hacerle honor a esa calidad, según ha declarado Cueto a la prensa, al referirse a su obra maestra, la que califica como una cuestión de orgullo nacional.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.