Sábado
18 de Mayo  2024 

Radar de La Bajada, un cincuentenario efectivo

Ingeniosidad, esfuerzos e intensas labores preceden la instalación y funcionamiento del radar de La Bajada, localizado en lo más occidental de la península de Guanahacabibes que en agosto del año en curso, celebró su aniversario 50


Jueves 30 de Noviembre de 2023 | 10:32:56 AM 

Autor

Ingeniosidad, esfuerzos e intensas labores preceden la instalación y funcionamiento del radar de La Bajada, localizado en lo más occidental de la península de Guanahacabibes que en agosto del año en curso, celebró su aniversario 50.

Entre las proyecciones inmediatas del Centro Provincial de Meteorología está lograr la dopplerización del radar, lo cual permitirá  el cálculo de la velocidad y el sentido  del movimiento de los ecos u objetos detectados por el mismo. Para esa premisa, tecnología más avanzada en los momentos actuales y amen de las circunstancias económicas del país, ya el radar cuenta con diversas herramientas incorporadas después de su automatización en espera al salto, mientras tanto tiene el potencial suficiente para la vigilancia y la alerta temprana de los fenómenos atmosféricos que se avecinan a esta porción occidental del archipiélago cubano y su entornos.

Alfredo Victorero Hernández, jefe del Departamento de Pronósticos Provincial, precisó la sensibilidad del radar para detectar  la evolución  de los procesos  nubosos, objetos a la deriva, las migraciones de aves, las alturas de las olas significativas, así como los  eventos meteorológicos, tanto del trópico como las ondas tropicales, ciclones y bajas tropicales y otros fenómenos de latitudes medias, tales como, frentes fríos y vaguadas, es por ello que la posición del radar de La Bajada es estratégica.

Su automatización ha permitido ganar en precisión y en imágenes más amigables construidas a partir de los productos (topes máximos, reflectividad) que permiten a los meteorólogos interpretar las situaciones meteorológicas captadas por el radar.

Por todas esas razones, la renovación e innovaciones tecnológicas, respectivamente constituyen quehaceres permanentes del colectivo y en particular, de  su especialista principal, el ingeniero  Gonzalo Linares González para quien el radar es su propio hogar, con el aporte de ciencia en cada jornada.

Entre sus principales etapas de transformación, desde la inauguración el 16 de agosto de 1973, el empleo de un novedoso sistema  para la codificación  de la información  meteorológica, la ejecución  del proyecto de automatización que se perfecciona en el 2018 y se convierte en digital con mayores y mejores prestaciones en cuanto a las observaciones.

Raúl Vargas Muñoz, meteorólogo del Centro de Pronósticos Provincial, añadió que más allá del desarrollo tecnológico en otras disciplinas como el satélite, el radar se ratifica como herramienta esencial e insustituible, incluso con su rango limitado al permitir el seguimiento de los distintos fenómenos con la programación determinada por el especialista tantas veces como sea necesario.

El satélite, apuntó,  aporta  informaciones útiles y ventajosas y permite el seguimiento específico y detallado cada diez minutos, algo que no hacen otras tecnologías. Acotó Vargas que contribuye a analizar el comportamiento de los patrones meteorológicos en determinadas localidades, e incluso, conocer cómo cambia el tiempo atmosférico en esas áreas en tiempo real, así como su constancia gráfica y no estadística fría.

El radar de La Bajada, con un alcance de 500 kilómetros y 350 de efectividad, ha monitoreado aproximadamente unos 60 organismos tropicales que han afectado a la provincia de Pinar del Río, directa e indirectamente, entre los que sobresalen los eventos Alberto, Gilbert, Isidore, Lili, Iván, Gustav, Ian e Idalia. La calidad del trabajo de este lugar ha merecido el reconocimiento del Centro Nacional de Huracanes de Miami.

La península de Guanahacabibes ostenta la condición de Parque Nacional y Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco en el año 1987. Constituye una de las más grandes reservas naturales de Cuba, distinta geológicamente al resto de la Isla, con su costa norte pantanosa y altos paredones en el litoral sur. De ahí la importancia del majestuoso radar de La Bajada, siempre mirando hacia el Golfo y el Caribe desde el enclave de un paraíso llamado Guanahacabibes.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.