Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Vaticinios para la recuperación del turismo internacional

Durante el tercer trimestre del año se esperan los primeros repuntes favorables. La caída del sector en 2020 dejó huellas desfavorables a nivel mundial

Para el tercer trimestre de este año se espera el repunte en la recuperación del turismo internacional; mientras, para el 2023 se vaticina el regreso a los niveles prepandémicos alcanzados en 2019, según informe reciente de tendencias actuales y perspectivas, emitido por la Organización Mundial del Turismo (OMT).

En cuanto al movimiento de viajeros a nivel mundial los resultados de aquel año confirmaron 1 500 millones de arribos a los diferentes destinos, lo cual significó el 4 % de crecimiento en comparación con el período anterior, además de ser el décimo calendario consecutivo en que se lograban incrementos en este indicador.

Ahora se mantiene en registro mínimo histórico el índice de confianza de la OMT, una lógica consecuencia de los efectos adversos del nuevo coronavirus en el sector del turismo, uno de los más afectados, aunque se reconoce la fortaleza, visibilidad e importancia de esta industria, como indica el aludido documento dirigido al Consejo Ejecutivo de ese organismo de las Naciones Unidas, con sesiones los días 18 y 19 de enero.

Es de suponer que estas tendencias y perspectivas puedan mantener su vigencia en la medida en que se logre controlar la epidemia, aunque ya se ha informado de los peligrosos rebrotes en diversas naciones. No obstante, los expertos consideran a las restricciones de viajes como la principal barrera que obstaculiza la recuperación del turismo internacional, precisa la OMT y se refiere asimismo a la lentitud en la contención del virus y la baja confianza de las personas.

La agenda de la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT incluye, además, el chequeo a la ejecución del programa de trabajo, la situación financiera de la organización, así como las propuestas de países anfitriones y los lemas que identificarán el trabajo durante años venideros, ya que se mantiene al turismo rural entre las prioridades actuales.

En 2022 la OMT destacará la consigna de Respetar el turismo y, según lo divulgado en la web de ese organismo, “se supone que ese año sea testigo de la recuperación del turismo después de la pandemia”. Para 2023 se propone el lema  Turismo e inversiones verdes, y se explica la contribución de esta esfera a la agenda del 2030 de desarrollo sostenible mediante las inversiones de gran  importancia estratégica para el turismo y su restablecimiento.

El 2021 podría ser un año crucial para el reinicio del turismo, según trascendió en el Comité Mundial de Crisis de esta rama, celebrado  poco antes de concluir el año anterior y en el cual se habló de orientar al sector hacia una mayor sostenibilidad e inclusividad y  que despliegue su inmenso potencial de generar un desarrollo duradero y cambios para todos.

Desde el comienzo de la crisis por el nuevo coronavirus dicho organismo ha facilitado a gobiernos y empresas datos fiables que reflejan las consecuencias sin precedentes de la Covid-19 en el turismo mundial, igualmente se ha subrayado la necesidad de redoblar esfuerzos por abrir las fronteras de forma segura, al tiempo que se respaldan puestos de trabajo y empresas, según el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Datos ilustrativos

En medio de restricciones a los viajes en todo el mundo para contener la pandemia de Covid-19, incluidos los cierres de las fronteras de numerosos países, transcurrió el desempeño del turismo el año recién concluido, que cerró con una reducción del 70 % de las llegadas de turistas internacionales a los países receptores.

A partir de un resumen abarcador, con datos disponibles de los ocho primeros meses de 2020, comparados con similar etapa del anterior, la OMT ilustró la impactante caída de las llegadas en 81 %, en julio y 79 %, en agosto, dos meses que habitualmente alcanzan más movimiento de viajeros y que representan el pico de la temporada estival en el hemisferio Norte.

A pesar de esos grandes declives, dice, se observa una mejoría relativa con respecto a los descensos del 90 %, o más, registrados en los meses previos, pues algunos destinos comenzaron a reabrirse al turismo internacional, sobre todo en la Unión Europea, explica el documento.

No obstante, se espera que dicha tendencia se pueda revertir a partir de octubre venidero debido a las nuevas medidas de confinamiento impuestas en muchos países europeos y el mantenimiento de los cierres de fronteras en Asia y el Pacífico.

Entre enero y agosto del año anterior el descenso significó 700 millones menos de llegadas de turistas internacionales, en comparación con el mismo período de 2019. Dicha situación provocó pérdidas por 730 000 millones de dólares estadounidenses, por concepto de  ingresos de exportación procedentes del turismo mundial.

La región de Asia y el Pacífico registró una caída del 79 % en los arribos registrados entre enero y agosto. Esta fue la primera zona en sufrir el impacto de la pandemia, cuando alcanzaba el promedio más alto de destinos cerrados.  Asegura también el informe de la OMT que África y Oriente Medio reportaron un descenso del 69 % durante esos ocho meses; en tanto el continente europeo experimentó una baja del 68 % y las Américas del 65 %.

Se reconoce que el impacto de la pandemia en el turismo internacional dejó en situación de riesgo entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos.