Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La Habana de todos abre sus puertas al mundo

Tras la entrada de vuelos comerciales al aeropuerto capitalino se reaniman las posibilidades de la industria turística. Nuevas obras por el aniversario 501 de la fundación de la ciudad

La Habana llamativa es la ciudad prohibida en el mediterráneo americano que todo el mundo quiere conocer, describió Eusebio Leal en una ocasión, y así abre sus puertas al mundo, en gesto de bienvenida para acoger nuevamente a los viajeros nacionales y amigos de otras latitudes inducidos por la mágica atracción.  

La víspera del aniversario 501 de la fundación tuvo lugar la reapertura, como regalo de cumpleaños a esta simbólica urbe para facilitar el reencuentro con los recién llegados de otras naciones, los primeros tras el cierre de las fronteras del país motivado por la pandemia del nuevo coronavirus, que aún se padece en el planeta.  

Pero esta vez el recibimiento ha tenido matices preventivos y, de conjunto con los habituales recibidores, han estado los profesionales del sistema de Salud Pública cubano para aplicar protocolos higiénico-sanitarios que acompañan en estos tiempos a la industria de los viajes como condicionante imprescindible.

Desde la terminal aérea capitalina se ha iniciado el seguimiento sanitario a los visitantes mediante puntos de vigilancia epidemiológica, aunque también que se aplican medidas para mantener el distanciamiento físico y la higienización de espacios y equipajes.

Este seguimiento continuará en los hoteles, donde permanecen profesionales de la Salud Pública encargados de atender a los huéspedes a la llegada y durante la estancia. Mientras, los nacionales en su seguimiento sanitario se protegen por el llamado sistema primario de salud del país.

En julio último, cuando se anunció la apertura del país al turismo mundial, el ministro del ramo Juan Carlos García Granda recordó que para a los visitantes internacionales se les realizarían pruebas de PCR con el objetivo de evitar contagios y así se ha hecho desde aquel momento.

Entonces aseguró que en cada instalación se mantendría un equipo integrado por médico, enfermero y epidemiólogo. Igualmente destacó la labor de vigilancia sanitaria a los trabajadores del turismo.

En aquella apertura solo se incluyeron las posibilidades de entradas a los cayos del archipiélago, las cuales ya se extendieron a todo el país, incluido al balneario de Varadero, luego del inicio de la fase llamada nueva normalidad, a la cual se ha sumado ahora la capital cubana.

Aunque se trata del destino que recibe el mayor por ciento de los viajeros cada año en el país, La Habana ahora tiene la ventaja de nutrirse de las experiencias adquiridas en otras regiones turísticas y logró la exitosa reapertura del aeropuerto internacional José Martí.

Así lo confirmaron públicamente a los medios de prensa los directivos de la aeronáutica civil y numerosos viajeros, quienes expresaron sus experiencias positivas por el buen desempeño y la confianza en los protocolos de bioseguridad, además de reconocerse gratamente impresionados por la cordial bienvenida.  

Aniversario 501 de la ciudad

Así vamos a apreciar la sonrisa de La Habana, dijo Eusebio Leal, el eterno Historiador de la Ciudad, hace más de un año luego de exhortar a dinamizar la capital, cuando se trabajaba fuerte en las obras dedicadas a los festejos por el medio milenio de su fundación.

Su valioso legado es siempre referente imprescindible y de manera especial en estos tiempos, cuando se prepara el reencuentro con los visitantes del mundo. También en este aniversario 501 fueron inauguradas algunas obras sociales y culturales que dejó proyectadas.

El 16 de noviembre y a manera de homenaje, se inauguró el Programa Memoria de las Piedras, que consiste en paneles ubicados en distintos lugares mediante los cuales se puede conocer parte de la historia de cada sitio, explicada a partir de fragmentos del antológico programa televisivo, Andar La Habana.

También se terminaron un edificio de apartamentos, el Museo Casa del Vedado, la primera etapa de restauración de la Casa del Chocolate y la tercera fase del Museo del Automóvil.

Existe un Plan Rector hasta el 2030 proyectado por Leal y que “tenemos que cumplir como nos enseñó, con la calidad”, declaró a la radio provincial, Perla Rosales, directora adjunta de la Oficina del Historiador de La Habana.

Así continuarán las obras en la capital inspiradas en lo adelante en ese esfuerzo restaurador iniciado hace varios años, que logró el esplendor en el Centro Histórico, reconocido como el sitio más visitado en el país por viajeros foráneos y nacionales.

Pero La Habana en toda su amplitud desde el nacimiento del Malecón y hacia el oeste, es un lugar turístico por excelencia, ahora dispone de más de 12 000 habitaciones hoteleras, aunque se incrementa su capacidad de hospedaje con la construcción de edificaciones modernas y de gran categoría y confort.

Reconocida como Ciudad Maravilla del mundo, en esta urbe se pueden asumir ahora las primeras acciones de recuperación de las actividades turísticas y mostrar a los visitantes agradables transformaciones de imágenes de las instalaciones luego de amplias labores de y renovación emprendidas en el camino de la restauración en esta ciudad que Leal definió y soñó como “La Habana de todos, esa es la que queremos”.