Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Grupo Hotelero Gran Caribe amplía y mejora sus hospedajes

Proyecta amplio programa de desarrollo en diferentes polos turísticos. Propone nuevas oportunidades de negocios para la inversión extranjera

La emblemática planta hotelera del Grupo Gran Caribe, distinguida por el valioso patrimonio de sus hoteles clásicos dedicados al turismo urbano y otros muy conocidos en zonas de sol y playa, estará acompañada por obras modernas y otras revividas por la magia de la restauración, las cuales podrán reanimar la dinámica comercial y su imagen de promoción.

Así lo confirmaron los principales directivos de la entidad al presentar las proyecciones de desarrollo hasta 2024, el cual anuncia un significativo incremento de las capacidades de alojamiento con la ejecución de casi el doble de las habitaciones que están en funcionamiento hasta el presente.

El programa precisa que se encuentran en fase negociación unas 5 736 habitaciones con vistas a ampliarse en Varadero, el de mayor incremento y en lo cual se destaca un hermoso megaproyecto de 1 400 cuartos llamado Isletas Kawama, que se ejecutará mediante una empresa mixta establecida con la compañía canadiense Blue Diamond Resorts.

Para La Habana están previstas más de 3 000 habitaciones, una parte igualmente en negociación y que incluye nuevas edificaciones en parcelas disponibles en áreas del Vedado capitalino y en la playa Santa María del Mar, asumidos mediante empresas mixtas; también se acometerá la remodelación de hoteles patrimoniales como el Sevilla, con la participación del Meliá Hotels International y el Plaza, con la gerencia de MGM Muthu Hotels.

En estas previsiones se incluyen otros polos turísticos del país como Cienfuegos, con la participación de Iberostar y la playa de Santa Lucía, en Camagüey, donde se proyectan 1 200 habitaciones, mediante una empresa mixta con la compañía hotelera Barceló.        

No obstante, en la cartera de oportunidades de negocios para la inversión extranjera se propone la posibilidad de concertar empresas mixtas con el propósito de ejecutar instalaciones en tres parcelas de la capital para unos 600 cuartos.

En la Zona Especial de Desarrollo Mariel se destaca un amplio despliegue para unos 1 500 cuartos de hospedajes, así como otros proyectos menores en Pinar del Río, Cienfuegos y la Playa de Santa Lucía, para esta última se prevén más de 1 600 habitaciones.

Asimismo, este portafolio propone posibles contratos de administración y comercialización para cuatro inmuebles de La Habana, otros dos en Cayo Largo del Sur y cinco en Varadero. Se incluyen cuatro instalaciones en la ciudad de Matanzas, un complejo hotelero en Cienfuegos y el hotel Colony, en la Isla de la Juventud.    

Para 2020, al igual que en el año anterior, las obras impulsadas por Gran Caribe se concentrarán en la remodelación de espacios y  algunas modificaciones necesarias en cuanto al mejoramiento del confort de las instalaciones.

A partir de la diversificación

Tanto la variedad de ofertas para atraer a nuevos huéspedes y a quienes repiten sus estancias, como la diversificación de los mercados emisores, se conjugan en el desempeño de Gran Caribe para mejorar el desempeño de su gestión, sobre todo en estos tiempos cuando el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba incide de manera directa en las actividades del turismo.

Los directivos participantes en el encuentro con la prensa reconocieron el intenso trabajo desplegado el año pasado para atraer nuevos mercados ante los cambios y desafíos planteados tras el descenso de algunos emisores. 

En ese momento se alcanzaron mejores resultados con los arribos desde Rusia, con significativo crecimiento, debido a la entrada de líneas aéreas con vuelos directos a Varadero, aunque se afirmó que se está trabajando para la apertura de otras rutas hacia diferentes destinos de la Isla donde el Grupo tiene concentradas sus habitaciones hoteleras.

Según se dijo a la prensa, podrá resultar muy prometedor el mercado chino, a pesar de la insuficiente conectividad aérea que implica realizar viajes por terceros países; no obstante Gran Caribe está apostando por establecer instalaciones especializadas en ese mercado para complacer las necesidades específicas y preferencias de los viajeros provenientes del Gigante asiático.

También desde el punto de vista comercial se ha logrado implementar nuevos canales de ventas mediante el uso de las tecnologías de la información, con las cuales han crecido algunos mercados significativos para esta cadena hotelera del sector turístico cubano.