Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Turismo actualiza oportunidades para inversión extranjera

Prosiguen proyectos de desarrollo con vistas a 2030. Permanece participación foránea en la gestión de esta industria 

La industria turística cubana ocupa un lugar destacado en la Cartera de Oportunidades de Inversión Extranjera de Cuba, por el peso de este sector en la economía nacional y la gran cantidad de proyectos dirigidos a la continuidad del desarrollo de esta rama, que pueden estimular el interés de entidades foráneas. 

Se ha hablado del avance de algunas concertaciones anunciadas en el documento de 2018-2019, no obstante, se han confirmado las múltiples posibilidades que aún ofrece este sector, entre las cuales sobresalen los contratos de administración y comercialización hotelera, con aportes de financiamientos y también sin estos últimos. 

Se reconoce a tales contratos como la modalidad en la cual ha trabajado más este sector, que incluyó en el anterior portafolio unos 60 negocios de este tipo para instalaciones nuevas y otras que están en funcionamiento.

Acerca de este aspecto, Manuel Marrero Cruz, ministro de Turismo, ha explicado que dicha carpeta de negocios se actualiza sistemáticamente con el objetivo de identificar las posibilidades de seguirla ampliando. En su contenido se incluyen proyectos que sirven de base para constituir nuevas asociaciones económicas internacionales y  contratos con y sin financiamiento. Confirmó que España se mantiene como el principal inversor en esta rama.

Esta isla caribeña ha continuado diversificando y ampliando la participación internacional en el turismo, que ya cuenta con unas 27 empresa mixtas y 94 contratos de administración y comercialización hotelera, con 19 gerencias. Bajo estas modalidades  son gestionadas unas 44 000 habitaciones por parte de compañías foráneas, cifra que representa  62 % del total existente en el país.

En declaraciones recientes, Marrero Cruz ha confirmado la continuidad del trabajo del turismo cubano, a pesar del bloqueo económico de Estados Unidos contra la Mayor de las Antillas, como parte del cual se refuerzan las medidas que además de dañar al país, inciden de manera particular el desempeño del turismo en el ámbito internacional.

También ha hablado acerca de la complejidad de la situación actual para el sector a partir de tales medidas adoptadas por el Gobierno estadounidense que impiden, por ejemplo la entrada de cruceros a las radas cubanas y los arribos de aeronaves de la nación norteamericana a otros destinos fuera de La Habana, en aeropuertos de las capitales provinciales.

No obstante, se mantiene la apuesta por continuar los vínculos con mercados como Canadá, el principal emisor históricamente, y por las naciones europeas con tradición de viajes a la Isla. Al mismo tiempo, se abren nuevas perspectivas con mercados alternativos como China y Rusia, entre otros que registran crecimientos significativos en los arribos de visitantes.

A propósito se ha desplegado un plan estratégico con 56 medidas nuevas que pueden facilitar la entrada de estos y otros mercados y “estamos apostando porque a pesar de todos los problemas sea una temporada alta buena, en eso estamos trabajando”, señaló Marrero Cruz.

En la Feria Internacional de Turismo de este año el Ministro aseguró que en el sector se trabaja con perspectivas hacia 2030, mediante la realización de más de 700 proyectos de desarrollo en los territorios de  preferente uso turístico en el país, vistos a partir del concepto de Zona Económica Especial, desglosado en los programas hoteleros.

También para 2020 se estima la terminación de nuevas instalaciones de alojamientos entre grandes, pequeños y medianos hoteles, que se sumarán a las 4 000 habitaciones en ejecución en La Habana, Varadero, Ciego de Ávila y Cayo Cruz, así como en la península de Ramón de Antilla y Gibara, en Holguín; además de la playa Ancón, en Sancti Spíritus.

Para invertir en el turismo 

Las inversiones en el turismo incluyen proyectos para la construcción de nuevas instalaciones, así como la modalidad de contratos de gestión, que benefician a esta rama, sobre todo por los aportes en cuanto a know how hotelero y a la participación del país en redes internacionales de distribución de gran reconocimiento internacional.

Igualmente, traen a las instalaciones la experiencia en cuanto a capacitación y calidad de los servicios. En este acápite se destacan la comercialización de capacidades hoteleras y de villas de altos estándares en los polos turísticos, así como de contratos de administración y comercialización hotelera, de servicios con financiamiento, en centros recreativos y para la administración de marinas.

Acerca de la actual Cartera de Oportunidades, José R. Daniel Alonso, director general de Desarrollo del Ministerio de Turismo, ha destacado la disponibilidad para el establecimiento de empresas mixtas, sobre todo en la rama hotelera y otras para la creación de parques acuáticos en La Habana,  en el balneario de Varadero, y otros dos vinculados con el turismo de naturaleza y aventura.

A mediados de año, el directivo confirmó el reporte de  97 contratos de administración y comercialización, 87 ya operando hoteles, una modalidad que sigue su crecimiento a partir del interés de las entidades extranjeras en las actividades turísticas en esta isla caribeña. Para el cierre del año se espera un incremento en la participación de compañías de renombre internacional en la gestión de instalaciones turísticas cubanas.