Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Positivo el trabajo del Ministerio de Inversiones en el 2003

Así se valoró esta etapa en la reunión de balance anual del organismo, que se propone para el 2004 incrementar su eficiencia en la selección de captación de inversión foránea y aumentar la cooperación con otros países

El 2003 fue un año decisivo en el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica (MINVEC), en la consolidación de la política inversionista, que estuvo mucho mejor estructurada y resultó más eficiente, según se puso de manifiesto en su reunión de balance anual del trabajo, la cual presidió la titular del organismo, Marta Lomas Morales. Asistieron a la cita la ministra de Finanzas y Precios, Georgina Barreiro y trabajadores destacados del ramo, así como otros funcionarios de organismos afines a esta labor.

Como uno de los medidores de la eficiencia en el trabajo vinculado con la inversión extranjera en Cuba está el hecho de que las utilidades por esta gestión fueron superiores a las del año 2002, a pesar de haberse disuelto cerca de 70 Asociaciones Económicas Internacionales y estar más de 60 en proceso de cierre. La depuración se sustentó en la falta de utilidad para los intereses económicos actuales del país, por lo que no se justificaba la prórroga de esos contratos, que en muchos casos llegaban a término. Esta prerrogativa, según los intereses de cualquiera de las partes, está recogida en la Ley 77 que rigen las inversiones de esta modalidad en el país.

Debe tenerse en cuenta que Cuba considera procedente la inversión foránea siempre que constituya una alternativa para los sectores cuyo desarrollo no puede asumir el país en parte o en su totalidad, como es, entre otros renglones, la explotación petrolera.

Al cerrar el 2003 se encuentran activas 342 Asociaciones Económicas Internacionales, entre las que tienen mayor participación como socios, España, con 98 negocios conjuntos. Le siguen Canadá con 52 e Italia con 51.

Como nuevas modalidades de negocios para menores volúmenes de inversión están los contratos de producción cooperada, que en la actualidad suman 313.

En el año recién concluido fueron autorizados siete nuevos negocios, de los cuales seis operarán en Cuba y uno en el extranjero. Los sectores involucrados son la industria sideromecánica, la alimentación, las comunicaciones, el inmobiliario y la Oficina del Historiador de La Habana, entre otros.

En este período se avanzó en el objetivo de establecer mecanismos bilaterales que favorezcan la Promoción y Protección de las inversiones, por lo que se adelantó significativamente en las negociaciones para la firma con seis países más y se concluyó la ratificación con otros tres. Igualmente se suscribieron acuerdos con tres naciones para evitar la doble imposición fiscal, documento rubricado hasta la fecha con once países.

“Nuestra labor en la inversión extranjera para el presente año, dijo Lomas, debe ser aún más analítica y rigurosa, poniendo énfasis especial en las nuevas tareas que a nivel de Gobierno han sido dadas al MINVEC”.

Entre esos objetivos está priorizado el trabajo de separar en los accionistas por la parte cubana de las empresas mixtas, las funciones de proveedor y cliente cuando estas coincidan. Se proyecta de conjunto con el Ministerio del Comercio Exterior revisar a fondo la labor de las empresas cubanas que radican en el exterior, así como analizar los procesos de aprobación y administración de la modalidad en producción cooperada para preservarla de cualquier operación que la desvirtúe de las normas y objetivos concebidos para estas.

En el campo de la cooperación, se avanzó significativamente reportándose relaciones de esa índole en el 2003 con 154 países. Para el fortalecimiento de esta labor se crearon dos nuevas comisiones mixtas (Swazilandia y Egipto), sumando ya 118.

También en este campo se destacó el reinicio del Programa de Cooperación con el Fondo Argentino de Cooperación Horizontal que privilegia la realización de 15 proyectos a desarrollar en Cuba en los sectores de salud, agricultura, educación superior, recursos hidráulicos, entre otros.

Con respecto a la cooperación cubana con otros países se abundó en la presencia de más de 16 770 colaboradores de este país en naciones en vías de desarrollo. En esta región la colaboración se ha ampliado hacia nuevas áreas como la planificación física, y la asesoría en proyectos de construcción de viviendas populares y el aprovechamiento del abasto de agua potable en áreas rurales, en la ciencia, la tecnología y la cultura, entre otros.

En cuanto a este particular con Asia, se destacó en el año los recursos otorgados a Cuba por China tanto en créditos blandos como en donativos, así como los aportes monetarios hechos por Viet Nam para el desarrollo de proyectos de interés social y la ampliación de las ventas de arroz a la Isla. También en la cooperación con el Medio Oriente, se señala el acuerdo de crédito concesional firmado con Kuwait para la rehabilitación del acueducto de la provincia de Santiago de Cuba.