Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La triste historia de los pobres del mundo

En el mundo ya  existan 840 millones de hambrientos al sumárseles otros 130 millones que pasaron a esa lista en 2020

El número de pobres en el mundo aumenta cada año debido a varios factores como los violentos cambios climáticos que producen sequías, huracanes, terremotos, inundaciones; la aparición desde febrero de 2019 de la pandemia de Covid-19 y, sobre todo, a causa de la indolencia de regímenes capitalistas neoliberales cuyos gobernantes piensan en incrementar sus riquezas en detrimento de las mayorías.

Esa conjunción de factores ha provocado que en el mundo ya  existan 840 millones de hambrientos al sumárseles otros 130 millones que pasaron a esa lista en 2020.

Un informe del Estado Mundial de la Seguridad Alimentaria y  Nutrición de Naciones Unidas explica que alrededor de 132 millones de personas sufrieron una situación de “hambre crónica” durante 2020 y se sumaron a los 708 millones que vivían en esas circunstancias en 2019.

Los expertos de organismos internacionales indican que Asia es el continente con mayor número de hambrientos con 382 millones, seguida de África, 250 millones y América Latina y el Caribe con 50 millones. La cifra total se completa con los que se encuentran en esa categoría en Europa y América del Norte.  

Como un complemento directo en esta lamentable situación, ha quedado demostrado que los regímenes capitalistas neoliberales no han sido capaces de resguardar a sus pobladores de los efectos producidos por la pandemia de coronavirus.

Los altos costos de la atención médica privada usados en los tratamientos contra el nuevo coronavirus no pueden ser pagados por muchos habitantes que se ven obligados a recluirse en sus casas y buscar remedios caseros o medicamentos más baratos los cuales, en la mayoría de los casos, no son efectivos y la trágica muerte los alcanza.

Para agravar la situación de millones de personas que sobreviven en este mundo cada vez más desigual, otra mala noticia se les viene encima.

Según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los precios mundiales de los alimentos volvieron a subir en abril por 11 meses consecutivos.

La organización divulgó que el índice de precio mundial de alimentos promedió 120.9 dólares en abril, 2,2 % más que en marzo y un 30,8 % interanual, por lo que alcanzó el nivel más alto desde 2014 

Este índice es una medida de la variación mensual de los costos de la canasta y consiste en el promedio de cinco índices de precios de la cesta básica en relación con las exportaciones de cada uno de esos productos.

La FAO informó que en abril el azúcar tuvo un alza de 3,9 %  y alcanzó más del 60 % en relación con 2020 debido al lento avance de la cosecha en Brasil y los daños causados por las heladas en Francia.

En el caso de los aceites vegetales, la cifra creció 1,8 % en abril debido al aumento de las cotizaciones mundiales del aceite de palma por temor a que las producciones fueran más lentas de lo previsto. Los valores de los aceites de soya y colza se incrementaron aun más mientras que los de las carnes bovina, ovina y porcina se elevaron 1,7 % y los de la de aves de corral no tuvieron cambios.

Los cereales se alzaron 1,2 % y 26 % desde 2019. El maíz subió 5,7 % y 66,7 % con respecto al pasado año resultado de siembras menores de lo previsto en Estados Unidos, Argentina y Brasil.

En medio de este escenario, en 2020 y 2021 ha crecido la inseguridad alimentaria aguda debido a conflictos, crisis económica exacerbada por la pandemia y el embate de fenómenos naturales.

La red mundial contra la crisis alimentaria avizora un 2021 muy difícil, pues en el pasado año 155 millones de personas en solo 55 países estaban en situación de crisis, lo que representó alrededor de 20 millones más en relación con el último informe. Asimismo, 28 millones en 38 países se hallaban en situación de emergencia alimentaria y entre los más afectados se encontraban República Democrática del Congo, Yemen y Afganistán.

Dominique Burgeon, director de emergencia y resiliencia de la FAO, aseguró que para evitar que estalle una crisis generalizada en 2021 se necesitan con urgencia acciones humanitarias para salvar vidas y medios de subsistencia a gran escala.

Antonio Guterrez, secretario general de la ONU, significó que este informe es una lectura desalentadora por el alza de personas en condiciones de inseguridad alimentaria aguda, las cuales necesitan asistencia nutricional rápida. Se debe hacer todo lo posible, dijo, por frenar ese círculo vicioso y abordar la eliminación del hambre como base para la estabilidad y la paz, a la par de transformar los sistemas alimentarios para hacerlos más inclusivos, resilientes y sostenibles.

Otro fenómeno que golpea a las naciones son los altos niveles de endeudamiento que han adquirido desde hace décadas y que se reforzaron con la pandemia.

En América Latina y el Caribe, informó la Cepal, esta situación también ha puesto en crisis la posible recuperación económico-social.

Todos los países latinoamericanos han sufrido un deterioro de la situación fiscal al aumentar la deuda del 69,8 % al 79,3 % del PIB entre 2019 y 2020, lo cual la convierte en la región más endeudada del mundo en desarrollo y la que tiene el mayor servicio de deuda externa en relación con las exportaciones de bienes y servicios.

Esa es la triste historia de los pobres en este mundo neoliberal tan desigual y por eso cada día, con más fuerza, los pueblos claman por la adopción de un nuevo orden internacional más justo.