Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Las bolsas pueden bajar mucho

El índice selectivo DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort (Alemania) cedió 27,67 puntos, un 0,23 %, hasta los 11 953,14

En torno a las divergencias entre las principales potencias económicas mundiales analistas indicaron que, incluso ahora, “cuando la situación es extremadamente tensa, no se puede descartar que ambas naciones vuelvan a sentarse a la mesa de negociaciones. Todavía se mantiene la posibilidad de conversaciones entre los líderes de los dos países al margen de la cumbre del G20 en Osaka. China tiene el objetivo estratégico de duplicar el Producto Interno Bruto (PIB) en 2020 en comparación con el de 2010.

Según Reuters, para lograrlo el crecimiento económico del país no debería caer por debajo del 6 %. No se espera tal caída según las previsiones oficiales chinas, ni de las organizaciones internacionales ni de las principales empresas financieras mundiales.

Sin embargo, se puede suponer que la futura desaceleración del crecimiento del PIB está en línea con la tendencia de abandonar las prioridades cuantitativas en favor de mejorar la calidad del desarrollo económico, dijo a Sputnik Zhou Rong, experto del Instituto Financiero de Chongyang de la Universidad Popular de China.

“La influencia de la guerra comercial entre China y EE.UU. en la economía china es notable porque el volumen considerable de exportaciones está sujeto a restricciones. Eso, a su vez, lleva a que las mercancías no encuentren mercados, lo que se refleja en el trabajo de algunas empresas", afirmó el estudioso.

Sin embargo, el analista destacó que las autoridades chinas estimulan activamente el consumo interno y que la división del trabajo es cada vez más clara.

Ya hace un tiempo que la economía china sufre la presión de las sanciones estadounidenses. Por eso el impacto de la guerra comercial será notable, pero no tan dramático como uno puede esperar, advirtió el experto. “Ahora adherimos al siguiente principio: sustentarse en las propias innovaciones y estimular la demanda interna. El papel de estos dos factores quedó claro”, señaló.

Zhou Rong destacó que las acciones de EE.UU. dañan no solo los intereses de China sino los de México, Japón, Alemania, Francia, la India y Turquía. Hasta Canadá, Australia y Corea del Sur se encuentran en una situación difícil.

“Las medidas de EE.UU. afectan a todo el mundo, toda la economía mundial puede desacelerarse, no solo la china. Y es culpa de EE.UU.”, aseguró.

En medio de ese panorama, el Nikkei, de 225 títulos y principal indicador de la Bolsa de Valores de Tokio, subió al cierre del viernes último 110,67 puntos, o el 0,53 % con respecto a la jornada anterior del jueves, para situarse en los 20 884,71 enteros. Igualmente, la Bolsa de Valores de Londres cerró el jueves pasado con un avance del 0,55 %, impulsada por el alza de los títulos las compañías de servicios públicos y tabaqueras; el FTSE-100, índice principal en la capital británica, subió 39,63 puntos, hasta 7 259,85 unidades; el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Nueva York, cerró con una subida del 0,71 %, progresó un 0,53 %.

Otra suerte corrían el índice selectivo DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort (Alemania) que cedió 27,67 puntos, un 0,23 %, hasta los 11 953,14 y la de Francia  que cerró con descensos  de 0,26 %, en lo cual los retrocesos de los sectores petróleo y gas, materiales básicos, y finanzas impulsaron a los índices a la baja.

Por otra parte, en el artículo La semana en los mercados, del sitio CincoDias, se destacó que “la bolsa puede bajar y puede bajar mucho ya que razones no le faltan como la guerra comercial, un posible Brexit sin acuerdo, los problemas de entendimiento entre el gobierno italiano y la UE… pero el mayor problema económico que sacude a nuestro continente -aunque salpicaría a los demás- es la situación de Deutsche Bank.

“Nadie va a permitir que caiga por supuesto porque todos temen las consecuencias sobre la economía real por lo que se asume que un estado tan fuerte y tan solvente como el alemán lo impedirá… Y sin embargo, la preocupación está ahí. En España pasa lo mismo, el Ibex puede caer 2 000(…). De este modo hay una gran contradicción para los bancos centrales: por un lado inyectan liquidez y mantienen tipos ultrabajos para animar la economía pero a la vez, estrangulan la actividad de los bancos y con esto su futuro.

(…)las bolsas, que hasta hace algunas semanas creían que ese escenario era compatible con un alto crecimiento, empiezan a dudar de que sea compatible un mundo en el que aumenten los beneficios empresariales a la vez que los bancos centrales desconfían tanto de la economía que siguen dopándola por miedo a una recesión. En medio de todo esto está el precio del crudo cuya evolución alcista es casi la única causa de que exista algo de inflación y que cuando cae –como en las dos últimas semanas- reduce las previsiones del Índice de Precios del Consumo (IPC) pero también ayuda a la economía, justo lo contrario de los aranceles: encarecen los productos para los consumidores y cualquier efecto positivo en la recaudación se ve anulado por la desaceleración del comercio mundial y su impacto negativo en empresas y ciudadanos.

Junio empezó mal con un lunes que en los primeros minutos de negociación recordaba mucho a lo que fue mayo pero poco a poco los índices fueron recuperando a pesar de que el sectorial bancario en Europa sigue muy tocado y el Nasdaq en Wall Street está sufriendo mucho tanto por la guerra comercial como porque EE.UU. abrirá una investigación contra las principales empresas tecnológicas. En resumen, por decisiones políticas, lo cual es bastante extraño porque a los gobiernos les interesa que la bolsa no caiga, y más Trump que en muchas ocasiones ha presumido del buen desempeño de Wall Street bajo su mandato. De hecho, se espera que este fin de semana en la reunión del G-20 se lancen mensajes políticos para apaciguar la guerra comercial. Esto más, sobre todo, la acción de los bancos centrales (ya se descuenta que la Reserva Federal, FED,  bajará hasta tres veces los tipos este año cuando hace unos meses iba a subirlos) apunta a rebote bursátil que es lo que hemos visto esta semana tras su mal comienzo. La típica volatilidad veraniega parece se ha adelantado a la primavera…” (Fuentes: Reuters, Yahoofinanzas,CincoDias y EFE)