Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Empresa de Industria y Artesanía de Las Tunas Vascal: Fortaleza en la sustitución de importaciones

Variedad, seguridad y calidad distinguen a la marca comercial Vascal

Hace seis años que el licenciado Francis Rolando Rodríguez Rojas dirige la Empresa de Industrias y Artesanías de Las Tunas, cuya marca comercial es Vascal, en alusión a la variedad, seguridad y calidad de su amplio surtido de productos y servicios.

Asegura sentirse “satisfecho, porque hay un buen colectivo de trabajadores que ha posibilitado que nuestra organización funcione de forma estable, cumple su plan técnico-económico y en 2018 logró implantar récord productivo y en los ingresos; fue el mejor en mucho tiempo en todos los indicadores de eficiencia”.

Interrogado por Opciones acerca de cómo impactan esos resultados en el bienestar de la población tunera, el director mencionó la colchonería; “vendimos 8 000  colchones de muelle y rellenos de huata, colchonetas y almohadas; con la confección de casi 5 000 uniformes con sus respectivas chaquetas contribuimos a mejorar el vestuario del personal del sector de la gastronomía y el comercio; se trabajó mucho la artesanía, la juguetería y muñequería para los niños, así como en la producción de pajilla para los muebles- institucionales y para el hogar-, fabricados con madera de alta calidad  seleccionada y empleo de otros recursos naturales y artificiales, con diseños que van desde lo colonial, lo tradicional hasta lo más moderno.

“Fue muy importante la impresión de todos los modelos que requiere el control interno en las empresas, es decir, hojas para escribir, vales de salida de los almacenes, en fin, lo que exige el Manual de la contabilidad, tenemos para eso seis imprentas en igual número de municipios” acotó.

“Un programa que la población agradece mucho y gracias al cual vendimos 1,5 millones de pesos, es el de la producción de materiales para la construcción de viviendas, es decir, conexiones hidráulicas (codos, nudos, T, tuberías plásticas), cajas eléctricas, rejas para puertas y ventanas, lo que sustituye importaciones. Vamos a incrementar los niveles de producción de pintura lechada, aromatizantes; jabolinas y jabones, a partir del uso del aceite de coco que le compramos a Baracoa; betún y tintas para zapato; salfumante y lejías, velas, para la venta en los mercados industriales y los organismos.

“Otra producción de interés son los paños para el mantenimiento industrial, importamos el tejido y comercializamos casi 500 toneladas. Tenemos una fábrica de huata y dos mini industrias que prestan servicio a este programa. La talabartería contempla la fabricación de carteras, cintos, monturas, arreos y otros.

“Dentro del programa de los discapacitados resalta la producción de cartuchos de dos, tres y cinco libras para los mercados ideales, y tenemos la aspiración de llevarlos a las bodegas; producimos bates, guantes y pelotas para la práctica del béisbol; bastón y pelotas para el hockey, vestuario deportivo, batones de relevo, obstáculos, zancos, así como juegos de dominó y ajedrez. También se sacó al mercado escobas, escobillones, nasobucos, uniformes y recogedores”, puntualizó.

Francis Rolando comentó una interesante experiencia de la tarea Vida en la comunidad Blanca Rosa, perteneciente al polo productivo homónimo, donde se acopia el agua de lluvia, y Vascal cooperó en la confección de los canales de plástico que llevan el líquido hasta los tanques de cada vivienda. Recuerda feliz que el día antes de la inauguración llovió y se llenaron todos los aljibes. Reveló que el último tramo de la tubería tiene en la misma conexión la facilidad de poder desechar la primera agua que baja por el canal.

Guayaberas y yayaberas: líderes para la exportación

“Este es un programa que queremos potenciar en el 2019. Usamos tejido de algodón, que es fresco y apropiado para el clima del Caribe; disponemos de variedad de colores y tallas para ambos sexos y se incluye el vestido guayabera o yayabera. Poseemos un taller dedicado especialmente a este tipo de confección, en el municipio de Colombia, a 54 kilómetros de la capital provincial, en el que laboran mayormente mujeres, que tienen una edad promedio de 40 años, vasta experiencia y habilidades adquiridas a lo largo de mucho tiempo de labor. Esta producción pretendemos extenderla a otros territorios de la provincia y ya disponemos del equipamiento necesario para eso”- precisó Francis Rolando.