Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Puertas abiertas a la inversión extranjera

Deben propiciar los encadenamientos productivos con sectores estratégicos como la industria biofarmaceútica, agricultura, alimentaria y construcción, entre otras

Promover proyectos para modernizar y crear nuevas capacidades productivas con el objetivo de cubrir la demanda nacional, sustituir las importaciones y generar exportaciones, es el objetivo de la política sectorial de industrias para el sector del envase y el embalaje, dijo Ana Iris Cabrera Salomón, subdirectora de Inversiones y Cooperación del Ministerio de Industrias.

En el Foro de Inversiones para la presentación de la cartera de oportunidades de inversión extranjera, Cabrera agregó que los negocios deben tributar al cumplimiento de políticas públicas aprobadas y programas priorizados, generar  encadenamientos productivos con sectores estratégicos: industria biofarmaceútica, agricultura, alimentaria y construcción, entre otras y propiciar transferencias tecnológicas y técnicas gerenciales.

Entre los elementos favorables para desarrollar proyectos en la industria se encuentran la existencia de proyección estratégica y marco regulatorio, los medios fundamentales de producción e infraestructura industrial  básica, la fuerza laboral  posee un alto nivel educacional, acceso a la información internacional relevante sobre el sector donde se desarrollan y el pleno conocimiento de las necesidades del país y las potencialidades.

De acuerdo con la subdirectora, en la actualidad, el sector de la industria tiene constituidas 25 asociaciones económicas internacionales, cuatro de ellas productoras de envases y embalajes y cinco, ubicadas en la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel.

Las principales oportunidades para invertir en el sector se concentran en los envases de papel, cartón, estuchería, plásticos, etiquetas, aluminio y hojalatas.  En el caso de la producción de envases plásticos flexibles se propone crear una nueva planta de producción de diversos diseños y formatos para envasado de productos industriales, mientras que para los envases flexibles está la oportunidad de construir y operar una planta para la producción y comercialización de material flexible impreso para envases en cualquier soporte termo soldable, extruir películas de polietileno u otra película flexible y conformar bolsas de diferentes formatos con tales materiales.

Según explicó Cabrera, otro de los proyectos contempla una nueva planta con tecnología limpia en el occidente del país, con la misión principal de sustituir importaciones de envases de aluminio para bebidas (cerveza, refrescos, maltas, jugos y otros), en niveles superiores a los 600 millones de unidades anuales.

Como parte de la política de gasificación en curso en Cuba, existe la propuesta de ampliar las capacidades productivas de cilindros de gas licuado de petróleo (GLP) de hasta 10 kilogramo de la única fábrica del país, que permita alcanzar los volúmenes de producción y la calidad requerida para cubrir la demanda identificada de 300 000 unidades anuales, con proyecciones de crecimiento.

Otros proyectos están relacionados con la producción y comercialización de  sacos multicapas y cartuchos, de artículos desechables plásticos y de reciclaje de botellas de ron. En el caso de los tubos rígidos para tabaco hasta 30 millones de unidades al año, con tecnología actualizada, que dé respuesta en competitividad y calidad a la demanda del mercado cubano y permita realizar exportaciones.