Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hacer especial cada momento

De la mano de UCSA Freixenet llegan a Cuba nuevas variedades de vino para todos los gustos y edades

Como gira la Tierra alrededor del Sol, la empresa barcelonesa UCSA Freixenet está en constante movimiento, atenta a las perspectivas, gustos  y necesidades del mundo de quienes deciden acompañar su vida con vinos.

En la octava edición del Festival Internacional Varadero Gourmet, en el recinto ferial Plaza América, del balneario de Varadero, esta institución creada en 1861, consolida la presencia de los espumosos de sus bodegas en Estados Unidos, Gloria Ferrer, que en su corta estancia en el archipiélago han conseguido atrapar la atención de sommelieres y el público conocedor de lo bueno que propone el mundo del vino.

En medio de un proceso de normalización de vínculos con Estados Unidos, el grupo consideró oportuno el momento para introducir en la nación caribeña sus vinos de California, de las bodegas Gloria Ferrer, una marca conocida en el país norteño, con elevado índice de puntuación en concursos y entre los enólogos. 

En Varadero Gourmet, Freixenet presenta también a Mía, tinto y blanco, diseñada con un estilo diferente por la enóloga Gloria Collell. "Es un producto más afrutado y con características que lo acercan a los nuevos consumidores: un público joven, pero con edad para el consumo responsable", lo describe Jorge Figueredo, gerente comercial de Freixenet Cuba.

Pero Mía, ya en el mercado, no ha llegado sola, se hace acompañar de las nuevas líneas de vino de las bodegas Marqués de Cáceres: Albariño, Verdejo y el nuevo tinto de crianza, Excellens.

En la incursión de 2016 están también las nuevas referencias de las bodegas Trivento, Amado Sur, con dos variantes: Torrontés y Malbec, que llevan en su árbol genealógico las uvas autóctonas más conocidas de Argentina.

Como parte de su estrategia de traer al mercado cubano productos de calidad superior, se suman nuevos miembros de la familia de las bodegas Barón Philippede Rothschild, con marcas que se estrenan en Cuba, el Sauvignon Blanco y el Cabernet Sauvignon, sin dejar detrás a la nueva línea de Bodegas Maipo, Palo Alto, con sus variedades de reservas tinto y blanco.

Juntos, mejor

Como en la unión esta la fuerza, UCSA Freixenet apuesta por las alianzas, para ampliar su cartera de ofertas, representando a bodegas como Viñas del Maipo, de Chile; La Rioja, de España. Todas son bodegas reconocidas, que juntas pueden ofrecer mayor surtido a los clientes, tanto en la hotelería, la restauración como en la red de tiendas, a través de sus relaciones comerciales con las comercializadoras ITH y AT comercial.

Con unas 21 bodegas en el mundo, Freixenet está presente en Cuba con la mayoría, desde el champán francés hasta los vinos de Francia, Australia, varias regiones de España y Estados Unidos.

Desde hace algún tiempo, la empresa busca elevar la calidad de sus productos, en consonancia con los cambios e incrementos que registra el creciente turismo hacia la Isla, tal vez siguiendo la filosofía de quien dé primero, da dos veces.

De acuerdo con Figueredo, si bien el grupo ha experimentado un incremento sostenido de las ventas en los últimos años, en 2015 el alza fue notable, en correspondencia con el crecimiento del turismo y la consolidación de las diferentes propuestas de las bodegas que en algún momento apostaron por unirse a Freixenet y podrán continuar beneficiándose con las favorables proyecciones para el sector turístico.

En esta permanencia, explica Teresa Fornaris, asistente ejecutiva de la empresa, sostienen una idea que sabe a más: aun con un consumo responsable, el vino no es solo para momentos excepcionales, hay que hacer especial cada momento de la vida.