Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Que fluya el agua y avance la economía

Garantizar la disponibilidad de agua al sector residencial, instituciones científicas y las del sistema de salud pública, centros de aislamiento para pacientes sospechosos de portar el nuevo coronavirus, así como entidades claves de la economía y la producción constituyó un desafío

Cuba avanza progresivamente en la etapa recuperativa tras el impacto de la Covid-19, tanto en el actual escenario como en el complejo contexto por el que la Isla transitó durante estos últimos meses para lo cual ha resultado esencial el trabajo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Garantizar la disponibilidad de agua al sector residencial, instituciones científicas y las del sistema de salud pública, centros de aislamiento para pacientes sospechosos de portar el nuevo coronavirus, así como entidades claves de la economía y la producción constituyó un desafío, pues al azote de la enfermedad se unió una intensa y prolongada sequía meteorológica.

Así lo explicó en conferencia de prensa el vicepresidente primero del INRH Vladimir Matos Moya, quien además alertó: “si bien en mayo y junio las lluvias alcanzaron niveles favorables, todavía no existe una alta disponibilidad de agua; las precipitaciones no han sido suficientes para la recuperación de los acuíferos, sobre todo los que tributan a la capital. Por eso es preciso intensificar las medidas de ahorro”.

Se refirió a otras limitaciones, además de las climatológicas, que han debido sortear. Entre esas mencionó las roturas e importaciones que no pudieron efectuarse dado el difícil panorama mundial y los frenos del bloqueo estadounidense.

Con la lupa sobre La Habana

Desde el punto de vista de la disponibilidad de agua y la cantidad de personas afectadas, la capital cubana es el territorio más perjudicado por la sequía meteorológica, afirmó el Máster en Ciencias Leonel Díaz Hernández, director general adjunto de la empresa mixta Aguas de La Habana.

“Aunque Cuenca Sur mantiene un estado positivo y las otras fuentes que abastecen a la ciudad se comienzan a recuperar, este es un proceso lento y paulatino, por lo cual persisten los déficits en el abasto”, indicó.

El Oeste de La Habana (Lisa, Playa y Marianao) -resaltó- se benefició recientemente con una nueva planta potabilizadora. Se trata de la instalación que facilita el abasto desde la presa Maurín hacia el tanque de Ariguanabo, lo cual aportó al sistema aproximadamente 230 litros/segundo.

En el caso de los cinco municipios del centro (La Habana Vieja, Centro Habana, Cerro, Plaza de la Revolución y Diez de Octubre) las afectaciones son mayores, comentó el directivo, porque el sistema Vento no está aportando ni siquiera el 30 % del volumen del líquido que tiene capacidad para entregar.

Mientras, en el Este (Regla, La Habana del Este, Guanabacoa, San Miguel del Padrón y Cotorro), existen carencias de 456 litros/segundo, debido a problemas en el campo de pozos de Cuatro Caminos. En el caso de Arroyo Naranjo y Boyeros, al Sur, la dificultad radica en que nunca se ha podido intervenir con acciones de rehabilitación en sus redes de distribución; “pero el INRH trabaja para lograr un crédito que financie esas labores”, puntualizó Díaz Hernández.

Inversiones

El Director general adjunto de la empresa mixta Aguas de La Habana aludió también a las inversiones y las labores de mantenimiento que se han ejecutado en el transcurso de este año. En ese sentido destacó un desempeño positivo, independientemente de las ya conocidas limitaciones económico-financieras.

Los trabajos -argumentó- se han centrado fundamentalmente en los sistemas de abasto principales como Cuenca Sur, El Gato, Ariguanabo y Cosculluela; además de a las  zonas con abasto deficitario o que no reciben agua por redes.

“Desde marzo hasta junio se rehabilitaron 9,78 kilómetro (km) de redes de acueducto con tecnología de Polietileno de Alta Densidad (PEAD), se repusieron equipos de bombeo en diferentes fuentes de abasto, fueron instaladas dos pequeñas desalinizadoras (Cojímar y Playa), así como cuatro puntos de fácil acceso al agua (dos en La Habana Vieja y dos en Playa)”, remarcó.

Agregó Leonel Díaz Hernández que se colocaron más de 4 114 metros contadores para la correcta medición del agua (en el sector residencial 4 005 y en el estatal 109).

“Con las inversiones ejecutadas en este período se ha mejorado el servicio y se eliminaron 152 viajes de carros cisterna; además resultaron beneficiados 4 229 habitantes”, subrayó.

Asimismo, reconoció cuánto realizaron en 14 entidades de BioCubaFarma en apoyo al enfrentamiento a la Covid-19 en el país. En sitios claves como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el Instituto Finlay, los laboratorios AICA y Medsol, el Centro de Inmunoensayo, el Centro Nacional de Investigaciones Científicas, el Centro de Inmunología Molecular, entre otros, acometieron faenas de drenaje, abasto y saneamiento, todas importantes para el funcionamiento óptimo de esas instituciones.