Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hacer realidad lo imposible

Contra todo pronóstico, la empresa Internacional Cubana del Tabaco (ICT) cumplió sus cifras de exportaciones, una demanda del país para elevar los ingresos

Por demoras en la entrada del nuevo equipamiento,  al cierre de septiembre 2018, la empresa Internacional Cubana del Tabaco (ICT), acumulaba atrasos millonarios en sus compromisos productivos. Lo que parecía entonces imposible, lo consiguieron con jornadas intensas, emulaciones internas y madrugadas en vela.

“Las maquinarias, que debieron entrar en abril-mayo, llegaron en septiembre  y octubre. Eso nos llevó a un atraso en nuestro objetivo de produccir de ocho millones de unidades. Ya con las máquinas en la industria, en octubre, nos propusimos recuperar lo perdido”, explicó Ricardo Soler Silva, presidente de ICT.

Sin dejar de reconocer la existencia de los problemas, las deficiencias y los aspectos negativos que existen en cada proceso, actividad y área, ICT ha cumplido una vez más los principales compromisos del plan de la economía para este año.

Cierre de año

Fue 2018 una etapa de tensiones, como bien recuerda Yardley Rodríguez, operaria de máquinas de bovinas: “este año ha sido duro, pero hicimos lo que nos propusimos”, dice.

Cuando solo restaban tres meses para terminar el año y cumplir los objetivos productivos, nos faltaba 45 millones y  se hacía imprescindible alcanzar estos niveles, de lo contrario se arrancaba el 2019 sin productos terminados en nuestros almacenes”, indicó Manuel Fernández Concepción, director económico.

Surgieron entonces la jornada del esfuerzo decisivo de octubre a diciembre, 45 millones por el 60 aniversario y la campaña 60 horas de trabajo voluntario y la emulación semanal dentro de los turnos de trabajo, entre otras iniciativas para estimular la producción. “Varios récord productivos individuales se implantaban y se rompían diariamente, algunos quedarán para la historia como los 17 047 000 unidades envasadas alcanzados en noviembre”, dijo.

Los resultados entre octubre y diciembre le garantizaron a ICT reducir atrasos, acercarse a sus planes y crecer respecto a 2017 en varios indicadores, destacó Fernández.

Para este directivo, los indicadores más importantes son los de comercio exterior, la razón principal de la industria: “se ingresaron divisas al sistema bancario nacional por exportaciones de nuestros productos 19 436 000 dólares, lo que representó 2,4 millones por encima de lo proyectado. En el caso del mercado interno, se produjo un déficit como consecuencia de la contracción del turismo, ante lo cual se abrieron 54 nuevos puntos de venta para minimizar las afectaciones”.

Además, indica, las cuentas en el exterior están conciliadas y dentro de los términos acordados, reciben cada mes los pagos pactados, se han regularizado las importaciones de bienes y servicios a partir de la rotación de los inventarios y las coberturas establecidas,  con el fin de disminuir las erogaciones al exterior, sin que esto signifique riesgo a la producción.

A su vez, se pagó lo previsto para el año de la deuda por el crédito para el financiamiento de las inversiones y se honró el pago de los dividendos al socio extranjero y al socio nacional.

Inversiones

Durante la etapa, se siguió invirtiendo en la modernización de la empresa, como parte de un proceso iniciado en 2016,  y se ejecutaron inversiones por más de 2 000 000 de dólares -seis ligadoras del formato mini con las tecnologías más avanzadas y dos de formato short, una entubadora y una retractiladora, así como equipos para la cocina-comedor y elevadores, mientras lo pendiente en materia de transporte se espera entre antes del cierre de año.

“Primero fueron dos equipos y ya contamos con 10 de esas máquinas, que recogen todas las mejoras que han hecho diferentes fabricantes a lo largo de la historia del tabaco hecho a máquina. Tuvimos el privilegio de ser la primera empresa del mundo en obtenerlas, equipos muy productivos, que trabajan con mucha más eficiencia y que desde el punto de vista de la explotación dan muchas ventajas, tanto para la operaria como para el personal técnico que las atiende”, explicó el directivo.

Según indicó, ICT tiene concebido un proceso inversionista de ampliación para almacenes, pero desde el punto de vista productivo lo que hemos buscado es la manera de obtener maquinaria más productiva y no ocupar más espacio.

Mirada comercial

En 2016, ICT lanzó el Cohíba Short puritos y en 2018, el Trinidad Short puritos . “Como hay tanta demanda por la buena aceptación que han tenido esos productos, no damos abasto, aun en medio de las campañas antitabaco existentes en el mundo, sobre todo en Europa. Hemos decidido consolidar lo que tenemos ahora y no lanzarnos a extendernos”, explicó.

En países como España, Francia, Alemania, Reino Unido y Grecia, así como en Asia se encuentran los principales mercados de los productos de esa empresa de capital mixto con Imperial TobaccoGroup (cuarta compañía tabaquera internacional del Reino Unido), fundada en 2001 y cuyo objetivo es la fabricación y distribución de todo el tabaco cubano hecho a máquina.

Las marcas líderes son las mismas del tabaco torcido a mano: Cohíba, Montecristo, Partagás, Romeo y Julieta. “Hay una que solo produce ICT, Guantanamera, la primera marca cubana del siglo XXI, surgida en 2002, y que ha tenido mucho éxito. Está concebido para el fumador medio europeo, acostumbrado a una ligada más suave que la del habano cubano torcido a mano y considerado el mejor tabaco del mundo”, dijo Soler Silva.

2019

Según dijo el presidente de ICT, la producción de 2018 era necesaria para comenzar el 2019 con todas las condiciones: los inventarios necesarios en almacén para tener productos cuando los clientes pidan, las maquinarias que entraron en septiembre y octubre, la materia prima, el personal preparado, la organización de las brigadas, y los grupos de trabajo. “No hay ningún problema para cumplir los compromisos de 2019 en Internacional Cubana de Tabaco”, apuntó.

De acuerdo con el director económico, el plan de 2019 de producción y venta se caracteriza por una estabilidad en unidades físicas y un cambio en la estructura de productos, con incremento en los valores. “Eso nos permite ir a la mejora y la elevación de la eficiencia productiva y económica, por lo que se ha declarado como el año de la eficiencia en ICT”, puntualizó.

El plan de producción de liado asciende a 157 millones, aunque cambian los surtidos y formatos. En el envasado, se mantiene la cifra de 2018, de 151 millones, y la estrategia debe mantenerse: garantizar la estabilización productiva desde inicios de año, enfatizó.

“El plan de ingresos al país por las exportaciones asciende a más de 20 millones de dólares para crecer 4,4 % en relación con 2018 y esto tenemos que garantizarlo por lo que significa para el país”, reiteró el director económico. A su vez, sostuvo, se garantiza la continuidad del proceso inversionista, que se corresponde con el programa de desarrollo del tabaco industrializado.