Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Industria Alimentaria: Se hace camino al andar

En un año, en ese sector se reportan más de 102 millones de dólares por las afectaciones del bloqueo económico impuesto a Cuba por los Estados Unidos

Sortear obstáculos y recorrer largos caminos hoy constituye una práctica habitual entre las entidades pertenecientes a la industria alimentaria cubana para mantenerse activas y sobreponerse a las afectaciones provocadas por el bloque económico impuesto a Cuba por los Estados Unidos, los cuales representan en un año, más de 102 millones de dólares.

Con esa cantidad se hubiera podido recuperar parte del plantel industrial de ese sector, cuya misión fundamental es satisfacer necesidades de la población; también hubiera incorporado nuevas ofertas al mercado interno y exportado productos más competitivos, infirmó a la prensa Betsy Díaz Velázquez, viceministra del ramo.

Según su opinión tales daños repercuten directamente en el nivel de satisfacción de los nacionales, y fundamentalmente, se reflejan en el alza de los precios de productos importados, así como en la elevación de los costos de las importaciones y en las limitaciones para colocar sus  productos en mercados internacionales, todo lo cual está gravitando en la eficiencia del sistema empresarial de ese organismo.

Los ingresos que se dejan de recibir en el país por la exportación de bienes y servicios es la mayor afectación para ese sector, puntualizó la viceministra. Al respecto, destacó los daños a la empresa comercial Caribex, única exportadora de productos pesqueros cubanos, que hoy tiene limitada la entrada de los mismos a los Estados Unidos.

Ese mercado es considerado uno de los más importantes ya que sirve como referencia internacional para esos surtidos y, resulta determinante en la fijación de cotizaciones para diversas especies marinas y acuícolas. "Además tiene capacidad para asimilar la totalidad de las exportaciones de colas de langostas y de camarones marinos producidos en nuestro país", afirmó.

Se trata de surtidos que son acogidos en esa nación libres de aranceles. Sin embargo, Cuba al no poder acceder a ese escenario tiene que exportarlos a naciones europeas, a Canadá y Japón, lugares que aplican gravámenes de hasta 5 %. Cálculos realizados al respecto indican que para Caribex en un año, esto representa una afectación de 464 000 dólares.

Esa empresa en 2013, tuvo costos de importaciones por 19 600 dólares estadounidenses ya que de los mismos surtidos que son demandados en ese mercado (como colas de langosta y camarón marino), en el orden de 345 toneladas fueron exportadas a otros destinos distantes, donde los fletes marcan una afectación de 21 000 dólares, subrayó Díaz Velázquez.

Lejanía

Otro concepto destacado a propósito de las afectaciones del bloqueo  se refiere a las pérdidas por la ubicación geográfica del comercio, tanto en las exportaciones como en las importaciones. En el encuentro con la prensa se puso como  ejemplo, el de los fletes marítimos del año pasado, en los cuales la empresa Alimpex, encargada de importar partes, piezas e insumos para la industria alimentaria, tuvo gastos estimados en 2 270 104 dólares norteamericanos.

De ese volumen, 38 % corresponde a envíos realizados hacia Europa, donde hubo un incremento de los fletes y del BAF (Factor de Ajuste en las tarifas de los combustibles), así como de los recargos por cargas peligrosas. "Esto está asociado a productos que pudieron venir de los Estados Unidos", puntualizó.

La empresa mixta Los portales S.A. que produce y comercializa aguas minerales naturales y refrescos para el mercado interno y la exportación, según la viceministra, tiene localizados en Estados Unidos los productos que tuvo que importar de Europa. Sobre los mismos a manera de ejemplo mencionó a 57 contenedores con mercancía im-prescindible para la producción, cuyo flete desde el Viejo Continente tuvo una carga de 196 000 dólares norteamericanos, cuando desde Estados Unidos hubiera costado 94 000 dólares. "Por este concepto esta empresa erogó 102 100 dólares más", indicó Díaz Velázquez.

Según su explicación, la conocida empresa Stela productora de bombones y de chocolatería y exportadora de sus especialidades muy demandadas, ha tenido que comprar sus materias primas en otros mercados incluso de Europa por vía aérea, por tratarse de mercancías perecederas, y con altos fletes al no poder adquirirlos en el referido mercado de gran cercanía geográfica y efectuar el comercio con otros países distantes. En torno a ese acápite señaló que los incrementos de gastos, por transporte, fletes y seguros han cuantificado afectaciones durante un año, en el orden de los 144 700 dólares estadounidenses.

Según se dijo, la empresa mixta Bucanero S. A, productora de cervezas y maltas, pudiera adquirir el lúpulo o marta cervecera en EE.UU, considerado uno de los mayores fabricantes de esos renglones, a nivel mundial. Si se pudieran adquirir en la norteña nación, las importaciones de Bucaneros pudieran tener un ahorro por fletes de 15 000 dólares. También en ese país se podría adquirir trigo y productos cárnicos que ahora se compran en Europa, precisó la viceministra. Mencionó, asimismo, los 285 776 dólares que suman las afectaciones a la empresa mixta Papas & Co. que fabrica alimentos ligeros.

Dinero inmovilizado

Acerca del acápite que refiere la inmovilización de recursos, con inventarios y afectaciones monetario financieras explicó que la mayoría de las entidades pertenecientes a la rama alimentaria tienen que disponer de provisiones para ciclos por encima de tres meses. En estos casos se acude a mercados distantes que ofrecen productos con altos costos; en tanto, el dinero se mantiene inmovilizado en almacenes porque el flete, por ejemplo, desde China demora unos 60 días y desde Europa no menos de 45 días.

Las multas y prohibición a Bancos con los que operan las empresas del ramo también generan afectaciones. Sobre ese tema la viceministra dijo que hoy esa rama incurre en cuantiosos gastos al tener que pagar euros a países que operan con dólares estadounidenses.

A la industria alimentaria corresponde el desarrollo producciones de todas las ramas  que abarca esa esfera, incluida la de bebidas y licores, así como todo lo relacionado con la investigación, conservación, extracción, cultivo, procesamiento y comercialización de los recursos pesqueros.