Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Avanza economía vueltabajera

El país planifica un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente 3,4 %, pero ello significa estabilidad de la economía;  y para observarla en los servicios, en las producciones, y en la mesa hogareña,  es imprescindible 5% o más del PIB

Un crecimiento en la producción mercantil, las utilidades, la productividad y la eficiencia, por citar algunos  exhibe la economía pinareña en los meses transcurridos del año en curso.

Todo ello, según Jorge Luis Salas Rosette, director provincial de Planificación y Economía  constatan que las más de 100 entidades pinareñas laboran con eficiencia y superan lo alcanzado en etapas anteriores.

Pinar del Río, indicó, está en condiciones de cumplir con las cifras vaticinadas para 2013 al tener concebidos progresiones  en sus principales indicadores a lo que contribuirán, además, las acciones que se ejecutan en las diferentes empresas.

Comentó que se recupera la agricultura a pesar de los incumplimientos en algunas de sus ramas y en los cuales se adoptan las medidas correspondientes. Y ese desempeño es revelador porque ese sector impulsa, a su vez, el cumplimiento de otros como el industrial, que representa 26% de la producción mercantil vueltabajera.

Salas Rosette enfatizó que en el empeño, en general,  sobresalen los organismos de la construcción, el transporte, con cargas y pasajeros a trasladar, la pesca  que aporta unos  20 millones de pesos en moneda libremente convertible para el plan de exportación del territorio, por mencionar algunos.

Explicó que, como a inicios de año, más de 50 entidades, por diversas razones, presagiaban deterioro en algunos de sus indicadores y hoy exponen otra realidad porque trabajan en las causas y en la erradicación de las dificultades.

Hizo resaltar, asimismo, que cualquier análisis de la economía doméstica no puede sustraerse de las condiciones actuales y es la capacidad del país de solventar su consumo con los valores adquiridos por las exportaciones y la sustitución de importaciones.

El país planifica un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente 3,4 %, pero ello significa estabilidad de la economía;  y para observarla en los servicios, en las producciones, y en la mesa hogareña,  es imprescindible 5% o más del PIB.

En 2013, Pinar del Río no llegará a esa cifra, pero cuanto hagamos, precisó,  será en aras de un mayor impacto  y de los propios indicadores económicos e incluso, en 2014 hay que proseguir esa revisión para saber cuánto más debemos esforzarnos y perfeccionar,  por lo que, desde ya, se labora en esos objetivos.

El directivo  acotó que existe un mayor esfuerzo en  las empresas por nuevos productos que incrementen las finanzas, tanto por la exportación como la sustitución de importaciones, y cada empeño lo avalan la eficiencia, calidad, control y disminución de los gastos en aras de elevar el bienestar de los pobladores y acometer los programas de desarrollo económico-social previstos, así como la variedad de elaboraciones y servicios.

El programa de inversiones del territorio asciende a más de 121 600 000 pesos y está desglosado  en los diversos sectores económicos, en lo principal, en entidades gubernamentales con  50 000 000 de pesos, la agricultura en  pos de la producción de alimentos, arroz, forestales, ganadería, permitiendo consolidar lo logrado, prever aumentos y mayor eficiencia.

Otros  abarcarán proyectos de la energía renovable que contribuirán a disminuir los gastos por este concepto al instalarse biogás, molinos de viento y celdas fotovoltaicas, por citar algunas.

Las últimas, según explicó el dirigente,  estarán vinculadas a diversas  aplicaciones, con énfasis, en los motores de extracción de agua y se montan de manera experimental en diferentes áreas productivas.

Recalcó que las inversiones ayudarán, además,  a emprender nuevas obras y concluir otras pendientes de etapas precedentes. 

Los pinareños trabajan, asimismo, en más de 20 proyectos de Iniciativa de Desarrollo Local  en los diversos territorios de esta provincia, localizada a casi 170 kilómetros del centro de la capital cubana.

Muchos de esos aportan finanzas, en esencial los localizados en el municipio cabecera vueltabajero,  y se vinculan al comercio y a las industrias locales, con significativos resultados  para la comunidad.

Otros se vinculan  a la producción de alimentos, materiales de la construcción, los servicios, por mencionar algunos y, además de contribuir al progreso de esas entidades, aportan 30 % de los valores al gobierno  en pos de fomentar otros planes productivos y sociales.

Pese a los progresos que se exhiben,  quedan potencialidades aún sin explotar en el territorio, lo cual impone iniciativas y mejor aprovechamiento de los recursos existentes. Para elevar el nivel de vida de los pobladores de esas localidades y lograr saldos mayores.