Lunes
20 de Mayo  2024 

Cuba en el camino de renovar su matriz energética

La Isla multiplicará por seis el uso de las fuentes renovables de energía para 2030 cuando prevé lograr un 24 % de la participación de las mismas en su esquema para producir electricidad


Martes 06 de Septiembre de 2016 | 12:00:00 AM 

Autor

Ledys Camacho Casado

Cuba, enfrascada en avanzar de manera sostenible, prioriza y promueve un mayor uso y diversificación de las fuentes renovables en su esquema energético, en lo cual ya cuenta con un programa dirigido a incrementar la independencia en esa rama, reducir los costos y aumentar la eficiencia y seguridad en el suministro de electricidad a todos los sectores de la economía y a la población.

Especialistas y funcionarios del ministerio de Energía y Minas confirmaron la necesidad del país de transformar su matriz energética en lo cual resulta muy conveniente la participación de la inversión extranjera, teniendo en cuenta el favorable marco regulatorio que ofrece la Ley 118 aprobada en  marzo de 2014 y la voluntad del Gobierno para impulsar esa esfera.

También la Mayor de las Antillas considera primordial su apuesta por el empleo de las Fuentes Renovables de Energía  (FRE) en su afán de contribuir a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, en correspondencia con los compromisos pactados en los acuerdos internacionales sobre el cambio climático.

El director de Energía Renovable del Ministerio cubano de Energía y Minas, Rosell Guerra Campaña, en una Cumbre internacional recién efectuada en La Habana, se refirió a la política aprobada para el desarrollo de las FRE y la eficiencia energética, como una de las prioridades en el proceso de actualización del modelo económico cubano, y cuya meta para 2030 es lograr un 24 %  de participación de dichas fuentes en la producción de electricidad del país (actualmente apenas alcanza 4,5 %).

Al intervenir en una reunión sobre el sector energético, realizada en el hotel Meliá Cohiba durante los dos primeros días de septiembre, Guerra señaló que Cuba cuenta con un abundante potencial en FRE y citó por ejemplo, la energía solar, pues la Isla tiene una elevada radiación durante todo el año, que le permite la aplicación de tecnologías fotovoltaicas y térmicas.

Además, una producción cañera en crecimiento le posibilita al país el uso más eficiente del bagazo  residual como combustible, complementado con el desarrollo de la biomasa forestal y los residuos de cosechas agrícolas.

Dijo el experto que también en la nación caribeña hay un potencial eólico significativo (sobre todo en la zona oriental del país) más un pequeño aporte en materia hidroenergética, que pueden ser aprovechados, además del uso creciente de las tecnologías para obtener biogás a partir de las excretas de animales y otras para la valoración de los residuos sólidos urbanos.

"A partir de lo identificado, nuestras posibilidades de inversiones son amplias, y por tanto se proyecta instalar en los próximos años más de 2 100 megawatts en nueva potencia con tecnología de FRE y que incluyen 755 MW en centrales bioeléctricas de biomasa cañera, 700 MW en parques solares fotovoltaicos y 633 MW en parques eólicos, que de conjunto con otras inversiones aseguran el cambio deseado en la matriz energética", aseveró el directivo.

Rosell  Guerra subrayó que el problema principal en esa esfera en Cuba es el alto volumen de dependencia de los combustibles fósiles (el 94 % de la energía eléctrica se produce con estos y es la causa fundamental del alto costo del kilowatt/hora que se obtiene en el país).

"Estamos obligados a reducir el costo de la energía para que nuestras producciones y servicios sean realmente competitivos en la región y el mundo", acotó.

Conrado Moreno Figueredo, director del Centro de Estudio de Tecnologías Energéticas Renovables (Ceter), explicó que uno de los objetivos de este evento es conectar los intereses de las compañías del sector en otros países con los de Cuba sobre todo en materia de FRE, en las que el país se interesa por promover sobre todo la biomasa cañera y no cañera, la energía solar y la eólica, además del gas acompañante.

Este último aunque es una fuente de energía no renovable, desempeña un papel relevante en la modificación del cambio de la matriz energética del país, teniendo en cuenta su disponibilidad y los beneficios para el medioambiente.

Cuba aún no ocupa un lugar destacado en el uso de las FRE en la región pero -recalcó- aspiramos a lograrlo aprovechando el alto nivel de calificación educacional y científico-técnico de nuestros especialistas, pues en sus objetivos de desarrollo, el país ha tenido en cuenta la participación del capital foráneo en su programa inversionista y el marco regulatorio se actualiza y continúa en perfeccionamiento.

Al respecto reseñó la cartera de oportunidades de negocios en esa rama, la cual ha sido publicada y divulgada; en tanto las instituciones nacionales han preparado a sus especialistas para que los procesos de negociación se realicen con profesionalidad y transparencia. "Las condiciones están creadas, queda ahora aprovecharlas", enfatizó Moreno.

Potencial energético de la Isla

Sobre el programa de desarrollo de las FRE en Cuba profundizó Ramsés Montes Calzadilla, director de Política Energética del Ministerio de Energía y Minas, quien recordó que el país alcanza un 99,2 % en el nivel de electrificación, cerca del 98 % lo suministra el Sistema Eletroenergético Nacional y el resto responde a las FRE, sobre todo en zonas apartadas o montañosas donde se emplean paneles solares fotovoltaicos.

Remarcó la alta dependencia de la importación de combustibles fósiles como uno de los más graves problemas de la economía.

La Isla produce cuatro millones de toneladas de petróleo y gas al año que se destinan principalmente a la generación eléctrica, y solo cubre un 50 % del consumo del país.

Varios de los ponentes en la reunión  exaltaron la significación de la Revolución Energética en Cuba, una primera fase de lo que ahora se retoma  con la apuesta por las fuentes renovables pues en esos años se logró, en función de la eficiencia, renovar los equipos electrodomésticos y hoy esa política tiene continuidad.

En aquella ocasión se lograron sustituir 9,4 millones de bombillos incandescentes y ahora se trata de suplantar unos 13 millones de luminarias fluorescentes por las LED y la otra meta es cambiar dos millones de cocinas eléctricas de resistencia por las de inducción en el sector residencial,  mucho más óptimas.

Se extenderá a todo el alumbrado público la tecnología LED, unas 250 000 lámparas de las que ya se instalan  en algunas avenidas como el Malecón habanero y Boyeros.

Durante las dos jornadas los asistentes recibieron una pormenorizada explicación sobre las oportunidades de inversiones, los proyectos implementados, algunos en ejecución y otros de gran potencial para futuros negocios y conocieron sobre los incentivos para el capital foráneo a partir de una presentación de especialistas del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

El Director Ejecutivo (CEO) de New Energy Events LLC, Matthew Perks, intervino en la sesión inaugural y agradeció el alcance del encuentro, que contó con los auspicios de esa compañía y de IJ Global, además de las cubanas Unión Eléctrica, Cámara de Comercio y el Ceter.

El evento tuvo el apoyo de los ministerios de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, del Turismo y de la Agricultura, así como del Grupo Empresarial Azcuba.

A la Cumbre sobre Energía e Infraestructura recién efectuada en La Habana asistieron empresarios, expertos y ejecutivos de cerca de 60 compañías de una veintena de países de América Latina, Asia, Europa y Estados Unidos, interesados en conocer de primera mano las posibilidades de inversión energética en el país.

Comparte esta noticia