Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Palmares continúa ambiente renovador

En esta empresa extrahotelera prosigue el proceso inversionista para mejorar las instalaciones. Aperturas con motivo de los 500 años de La Habana

Tras la alegría por los festejos del aniversario 500 de La Habana, la compañía extrahotelera Palmares, del sector de turismo, prosigue la terminación de numerosas obras de reparación y remodelación como parte de un amplio programa inversionista en sus instalaciones, en especial, en lugares emblemáticos que ya engalanan la capital cubana.

Algunas muy relucientes,  ahora prestan esmerados servicios que complacen a los visitantes como el Café Bulevar, el bar Pekín y los restaurantes La Torre y La Ferminia. También abrieron con nueva imagen diversas áreas de los complejos turísticos 1830 y La Giraldilla, así como del Club 500, José Antonio Echevarría, la cafetería El Trébol y la Finca Guanabito, estos dos últimos en la zona este de la ciudad, entre otras.

A partir del plan de 2019 Palmares emprendió transformaciones relevantes para el beneplácito de la población y  en correspondencia con la relación calidad-precio de las diversas prestaciones y ofertas, a partir del interés por enriquecer el producto integral ofrecido por esta entidad extrahotelera, confirmó recientemente a Opciones, Jorge Luis Acosta Paula, director general.

Con tantas motivaciones “Palmares ha estado de fiesta, expresó Melkin Marín Cazalvilla, directora de operaciones de la Sucursal Habana Centro, que abarca unas 124 instalaciones, algunas en territorio de Artemisa, al finalizar un recorrido con la prensa y representantes de agencias de viaje.

Igualmente, Mireya Romero Álvarez, especialista comercial de la Sucursal Palmares Habana Este, destacó los notables cambios mostrados ahora en la amplia red extendida hasta zonas de la provincia de Mayabeque, con más de 150 instalaciones en las cuales se brindan variados servicios incluido el de turismo vinculado con la naturaleza y la vida campesina en el país.

Pinceladas del recorrido

Luego del proceso restaurador en el Complejo Turístico La Giraldilla,  mediante un proyecto muy abarcador, los visitantes podrán disfrutar, en especial las familias, de un ambiente para la recreación bien concebido y diverso para garantizar estancias placenteras.

Ubicado en el municipio de La Lisa, ese sitio ha “sido totalmente restaurado, principalmente la mansión que dispone de salones decorados al estilo de la época de su origen (1925). Tiene dos bares y el Patio, servicios de gastronomía y actividades recreativas en las tardes y noches de miércoles a domingos”, explicó Mireya Romero.

Luego de reparada la cava soterrada, que dispone de más de 300 tipos de vino, se mantienen todas las características requeridas para conservar estas bebidas con la temperatura adecuada y ofrece también servicios gastronómicos y vinos franceses, españoles, italianos, chilenos y argentinos.

La funcionaria explicó que se trabaja en la terminación de la piscina y de la sala multipropósitos, ubicada en el espacio donde anteriormente funcionaba la sala de fiestas Macumba. A este Complejo Turístico se le incorpora el llamado bulevar gastronómico-comercial con ofertas de comida ligera, licorera, cremería, sodería y varias tiendas de la empresa Caracol, que complementan estos servicios.

Al final de dicho bulevar estará una casa típica campesina para las ofertas de comida criolla al carbón, además de ranchones que serán las áreas de sombra, y un parque infantil con servicio de guardería, una novedad en la red extrahotelera.

En el Complejo Turístico 1830, en el Vedado, se ha trabajado para dejar listos los cuatro salones del restaurante de la planta baja,  con comida criolla e internacional, así como el bar de vinos y tapas, un Karaoke y la cafetería Dos Aguas, que brinda desayunos y presta servicios hasta las 12 de la noche, manifestó Amado Amaya, subgerente.

Nuevos, pero conocidos

A 121 metros de altura, en el piso 33 del edificio Focsa tuvo su reapertura del restaurante-bar La Torre, totalmente renovado como “salón emblemático de toda la vida preferido por habaneros y turistas”, afirmó su gerente Katiuska Tirado Rodríguez.

Ese lugar único, desde el cual se disfruta de hermosas y sugestivas vistas de La Habana, “como si fuera una maqueta”, explicó Tirado, dispone de un salón con 40 capacidades, donde se puede degustar de la coctelería, en especial la surgida en el nuevo milenio, y de un servicio internacional con matices a la francesa.

En la misma esquina de San Rafael y Galiano ya presta servicios y con gran demanda el Café Bulevar, que abre a las ocho de la mañana con la oferta de desayunos y continúa con almuerzo y cenas hasta las 11 de la noche. Se categoriza como un café de alto estándar con capacidad para más de 80 personas, según palabras del gerente, Osmany Toledo.

Muy cerca, en el Barrio Chino, reabrió con una novedosa imagen el bar Pekín con variedad de coctelería y una oferta especial  denominada Cóctel feliz, que puede ser Daiquirí, Cubata, Mojito, Cuba Libre y Tinto Verano, confirmó Sergio Galán, su gerente.

En medio del Vedado el restaurante La Fuente se ha desbordado por la gran la afluencia de público, aseguró el chef Carlos Manuel Hun González, y afirmó que ahí se elaboran las “las mejores masas de cerdo de La Habana”, aunque se mantiene la oferta de siempre, distinguida por la comida internacional y criolla como cerdo asado al carbón, pollo, lomo ahumado. Esta singular instalación ha tenido excelente aceptación y tiene disponibles 72 capacidades.