Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Buenos resultados del Gran Hotel Manzana Kempinski en primer año de operaciones

Diversifica sus mercados y mantiene buena ocupación. Anuncian expansión de esta cadena hotelera suiza de conjunto con Gaviota hacia otros destinos del país

Transcurrió un año desde la apertura del Gran Hotel Manzana Kempinski, ubicado en el centro de La Habana, y aún se habla del momento inicial cuando deslumbró a nacionales y visitantes con la imagen sobria y elegante de su arquitectura y ambientación y confirmó la presencia del primer hotel cinco estrellas de lujo, en el país.

Durante este período ha conquistado nuevos mercados de diversos continentes y mantenido buena ocupación en sus 246 habitaciones, según manifestó a la prensa Alexis Llanes, director adjunto de la instalación.

Asimismo, destacó características singulares del hotel en el cual se ofrecen nueve categorías diferentes entre sus cuartos, aunque considera que cada habitación, geométricamente, es única pues no se concibió, ni funcionó antes como tal esta edificación completamente remozada, de la cual se preservó la fachada y se reconstruyó todo el interior.

Sobre la habitación presidencial significó su amplitud, 200 metros cuadrados, y la vista privilegiada hacia el Parque Central y el entorno citadino, en el cual sobresalen los edificios del Gran Teatro Alicia Alonso y el Capitolio de La Habana.

En el hotel están disponibles más de 70 canales de televisión e igual cantidad de emisoras de radio y presta servicios el llamado circuito de restaurantes y bares, entre los cuales se destaca el bar Constante, cuya estética europea cambia con el ambiente lleno de colores, reflejo de cubanía y con su especialidad el afamado cóctel Daiquirí, en homenaje al emblemático Floridita, situado frente a este novedoso recinto, explicó el Director Ejecutivo.

Se integra a ese conjunto el Lobby bar ubicado en el segundo nivel, con capacidad para 150 personas, con área para fumadores y música en vivo la mayor parte del tiempo; también el denominado cigar-bar Evocación, que ofrece rones cubanos y todas las marcas de habanos y donde funciona un sistema especial de extracción de humo.

Abierto mientras tiene clientes, el restaurante Panorámico presta servicios, a la carta, en un ambiente climatizado y además de los huéspedes también atiende a otros visitantes que lo elijan. En el último piso, en el solárium se puede disfrutar de una vista grandiosa de la capital cubana.

También está disponible un área para eventos, con cuatro salones (Progreso A y B y Prado A y B) uno de los cuales tiene capacidad para 300 personas y posibilidades para dividirse y asumir simultáneamente varias citas.

En opinión de Llanes, en el Gran Manzana presta servicios uno de los Spa mejor dotados en cuanto a equipamiento y cantidad de prestaciones que es manejado por una compañía especializada y bien posicionada a nivel mundial.

Igualmente, dijo que el gimnasio ofrece ciclos de ejercicios con pesos y otras formas modernas de hacer actividad física con la posibilidad de asumir programas diseñados específicamente para clientes que viajan con estas especificaciones personales. Entre sus ofertas se destacan los servicios de sauna, el llamado circuito termal, una suite  y cabinas de tratamiento y  de masajes.

En intercambio con la prensa, Alexandro Benedetti, ejecutivo de ventas y marketing de la instalación, manifestó que ha sido un año muy satisfactorio para el hotel y para los grupos hoteleros Kempinski y Gaviota, a partir del precio medio establecido para un mercado nuevo en el segmento de lujo y “estamos muy satisfechos”, aseveró.

Según su opinión, por ser Kempinski el grupo hotelero de lujo más antiguo de Europa, creado a finales de 1900, en Berlín , Alemania (ahora grupo internacional con sede en Ginebra, Suiza), tiene muy firme sus raíces y cultura al estilo del Viejo Continente, donde se registran los principales mercados en naciones como: Francia, España, Reino Unido y Alemania.

Aunque reconoció que también, y con mucha sorpresa, se conquistaron este año otros mercados en la región latinoamericana por el incremento de las emisiones desde México, Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Igualmente, confirmó, “estamos atendiendo a clientes de mercados nuevos como es el Medio Oriente, China (con muchísimo futuro ya que hay interés), Rusia y Australia, que trajo un grupo de 280 personas, el más grande que hemos tenido en el hotel”.

Reconocimiento y expansión

Una muestra del positivo desempeño logrado en su primer año de trabajo es el Premio Versailles Continental, de arquitectura, ganado por el hotel Gran Manzana Kempinski por la extraordinaria restauración y remozamiento del edificio de la antigua Manzana de Gómez, en La Habana Vieja, según palabras expresadas a la prensa por la directora ejecutiva de Imagen de Chile, Myriam Gómez.

Al respecto, añadió que al galardonar la arquitectura comercial, consagrada a hoteles, comercios, tiendas y restaurantes, también significa una mirada hacia la armonía y el respeto a los espacios en el concierto urbano de la región.

Otro hecho de trascendencia en este período de tiempo ha sido el anuncio publicado en la celebración del primer aniversario de las operaciones del hotel por Xavier Destribats, gerente general de la instalación: “hemos apostado por Cuba y vamos a seguir creciendo en alianza con la entidad estatal Gaviota”. Igualmente, confirmó el desempeño exitoso en un año de funcionamiento.

La apertura de esta instalación a mediados de 2017 marcó la entrada de Kempinski en América y el Caribe, donde ahora proyecta establecerse con nuevas instalaciones, según han declarado los directivos de la compañía.

Esta cadena hotelera suiza constituye uno de los grupos de mayor prestigio en el mundo por su desempeño en instalaciones de lujo, es el más antiguo de Europa y gestiona más de 70 hoteles, en una treintena de países.