Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hotel Pelícano, el preferido en Cayo Largo

Ubicada en un entorno natural, la instalación totalmente climatizada y perteneciente al Grupo Gran Caribe, es actualmente el más demandado en ese islote

El hotel Pelícano, categoría cuatro estrellas y único dedicado al segmento de familia en Cayo Largo, es actualmente el más demandado en ese islote por la calidad de los servicios que presta, lo cual avala el alto porciento de repitencia.

Ubicada en un entorno natural, la instalación totalmente climatizada y perteneciente al Grupo Gran Caribe, posee 307 habitaciones, cinco restaurantes, tres bares y conexión a Internet, garantías a los clientes, quienes además disponen de servicio de cambio de moneda y caja fuerte.

“Promediamos los mejores indicadores de ocupación”, refirió a la ACN Julián Domínguez Montalvo —director general—, quien distinguió como primer mercado emisor a Canadá, seguido de Italia y Cuba, aunque se debe tener en cuenta el ruso, cuyo incremento es notorio, apuntó.

“Antes funcionábamos solo seis meses y actualmente  abrimos durante todo el año, eso posibilitó ocupar —en septiembre y octubre de 2017— el primer lugar de los servicios entre los 370 hospedajes de la Mayor de las Antillas e incluso ubicarnos por encima de los categoría cinco estrellas”, afirmó el máximo directivo del inmueble, localizado al sur de Cuba y subordinado administrativamente al Municipio Especial Isla de la Juventud.

¿Cómo marcan la diferencia?

“Las familias tienen la posibilidad de acceder a diversas ofertas recreativas atemperadas a los diferentes grupos etarios”, señaló Anisley Hernández Tejeda, especialista principal del departamento de animación.

“Mientras los mayores disfrutan de su tiempo de ocio, enseñamos a los más pequeños manualidades con conchas y otros objetos naturales, realizamos concursos de dibujo en el miniclub, los llevamos a la playa y los viernes en la tarde celebramos cumpleaños colectivos”, dijó.

Agregó que en las noches los minibailes son el centro de atención, momento que se aprovecha para los juegos de participación, pasarelas, y se preparan coreografías para acompañar a niños con aptitudes vocales o danzarias; y así contribuyen a que los vacacionistas disfruten a plenitud.

“En el restaurante La Yana los clientes pueden degustar una sabrosa langosta grillé -acompañada de camarón, mejillón y limón-, plato a la carta elaborado con mantequilla y vegetales, un toque de ajo y vino blanco”,  sugirió Enrique Barrero Suárez, chef de cocina del establecimiento.

Mientras, el producto estrella del lobby bar es el Café Pelícano, propuesta de Ana Chaveco Rodríguez  -dependiente gastronómica-,  quien presentó un cóctel elaborado con licor y café expreso, leche a punto de espuma y brandy.

Contribuye a marcar la diferencia la ubicación del hotel en la playa Lindomar, una de las 10 mejores del planeta, según clasificación otorgada, en 2017, por National Geographic, revista de ciencia de EE.UU.

A esa distinción se suma la transparencia de las aguas, ideales para el buceo contemplativo e incluso la contrastante blancura de la duna, con la variada gama de matices del mar que parecen escapados de un pincel.

¿Por qué retornan?

 “Canadá es el mercado que más aporta al alto índice de repitencia”, aseguró Domínguez Montalvo. Es entonces cuando Guy Cardin y Stephan Jean aparecen dispuestos a corroborar la aseveración del director general.

“En 2001 vinimos por primera vez a Cayo Largo, nos gustó por la tranquilidad y seguridad, refirió Cardin en perfecto español, idioma que aprendió hace tres años en su natal territorio norteño.

“Esas son las razones por las que elegimos este lugar para regresar una y otra vez, desde entonces hemos encontrado personas excelentes, como los trabajadores del hotel con quienes  hemos establecido amistad y ahora tenemos una familia aquí, comentó con desenfado.

“Las playas aquí son bellas, para mí las mejores”, afirmó el visitante, en tanto su coterráneo Jean enfatizó “también me gusta la tranquilidad del lugar y su seguridad. Conocí La Habana y me gusta, pero la vida aquí es más pausada y en la playa tenemos espacio suficiente para disfrutar”, comentó.

Lo que quedó en el tintero

“En agosto pasado se posicionó bien el mercado interno y debe fortalecerse con la modalidad daypass -paquete de servicios ofrecidos a los clientes que no pernoctan en el hotel-, donde se aprovecha la infraestructura de la instalación”, acotó el director general del hotel Pelícano.

Agregó que con la entrada de un vuelo más de Air Transat este mes debe crecer el número de turistas canadienses, flujo que aporta al alto índice de repitencia, el cual al cierre del pasado año registró 44 %.

A Cayo Largo es posible arribar por vía marítima y aérea, para lo cual existe una dársena y el aeropuerto internacional Vilo Acuña, capaz de atender a 300 pasajeros por hora y acondicionado para operar naves de gran porte, al cumplir las medidas de seguridad dispuestas por la Organización de la Aviación Civil Internacional. (ACN)