Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Inaugurarán este mes el Gran Hotel Manzana Kempinski La Habana

Es una instalación de lujo cinco estrellas plus, con seis pisos y 246 habitaciones de estas el 29 % son del tipo suite y junior suite. La instalación cuenta con una variedad de restaurantes y bares

Este mes abrirá sus puertas el Gran Hotel Manzana Kempinski La Habana, situado en la capital cubana -frente al Parque Central-,  de cinco estrellas plus, con seis pisos y 246 habitaciones.

Estamos satisfechos con que Cuba sea la puerta de entrada para Kempinski Hotels en las Américas, declaró en la Isla Xavier Destribats, gerente general del Gran Hotel Manzana Kempinski La Habana.

El también representante en la región de esa cadena hotelera suiza –la más antigua de Europa-, destacó las potencialidades de este destino, visitado en 2016 por más de cuatro millones de viajeros de diversas nacionalidades.

Ese grupo rubricó un contrato de administración hotelera con Gaviota, mediante el cual abriría en La Habana  su primer hotel de lujo cinco estrellas plus en la histórica Manzana de Gómez, construida entre 1894 y 1917 como el primer centro comercial en estilo europeo. 

Destribats manifestó que se sienten complacidos con el trabajo realizado por la empresa cubana Inmobiliaria Almest y la Asociación Económica Internacional Unión de Construcciones Militares (UCM)–Bouygues, encargadas de la ejecución del proyecto iniciado en marzo de 2014.

Puntualizó que el producto final corresponde a lo que Kempinski aspiraba, al estar en sintonía con la imagen y filosofía de esta marca, distinguida por ofrecer servicios de lujo.    

Sin descartar la posibilidad de gestionar en un futuro otros hoteles en la Isla, el entrevistado dijo que por ahora desean empezar con el Manzana y hacerlo bien.

El 29 % de las 246 habitaciones de Kempinski La Habana son del tipo suite y junior suite. La instalación cuenta con una variedad de restaurantes y bares.

En el sexto piso se ubican una piscina pública, un bar, una cafetería, cuatro salas de negocios, un gimnasio, un SPA, salones donde se ofrecerán servicios de masaje y acupuntura, y una terraza con un restaurante panorámico con vistas a una ciudad declarada maravilla del mundo moderno.

La planta baja dispondrá de áreas de venta de la cadena de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) Caribe y del grupo empresarial CIMEX, con 16 locales destinados a productos de marcas reconocidas como Gucci, Mango y Lacoste.

Surgido en 1897, Kempinski administra actualmente 75 hoteles cinco estrellas en más de 30 naciones.

De acuerdo con datos oficiales, existen en Cuba 76 contratos de administración hotelera con 17 gerencias foráneas, las cuales gestionan el 60,5 % del total de la capacidad de alojamiento del país.

Este año la Mayor de las Antillas  espera recibir a 4 200 000 visitantes internacionales, 164  423 más que los contabilizados en el calendario anterior

Escenario histórico

La Manzana de Gómez, como se conoce el lugar donde está ubicado este hotel, es uno de los sitios  más populosos de la ciudad, con gran afluencia de visitantes extranjeros, y posee una larga historia  vinculada con el comercio y el desarrollo de la capital cubana.

Algunas voces le catalogaron en su momento como impresionante monumento al comercio en La Habana, monstruo de fachadas herméticas y vista al Parque Central.

Oportunamente, el historiador de La Habana Eusebio Leal, confirmó la reconstrucción del edificio allí situado y los comercios que ocupaban sus espacios, pero el tiempo los deterioró.

El periodista e historiador cubano Ciro Bianchi mencionó en su momento el tema y alertó que desde hace más de 100 años ese lugar constituye punto de referencia para los habaneros, pues muchas personas tenían en boca la frase: Lo compré en la Manzana de Gómez.

La  otrora edificación se ubicaba en las calles San Rafael y Neptuno, y Monserrate y Zulueta, y en sus inicios ocupó solamente una planta, con galerías cubiertas hasta 1918 que se le añadieron cuatro niveles, y para facilitar los accesos le colocaron ocho ascensores.

En total llevó 560 cubículos que se emplearon en oficinas, y otras instancias como las academias comerciales Pittman, ubicadas en el segundo nivel y la Gregg, en el quinto, con alumnos en busca de prepararse en métodos de taquigrafía y mecanografía.

En uno de esos espacios estuvo la Institución Iberoamericana de Cultura presidido por el sabio cubano Fernando Ortiz, además de representaciones consulares y diplomáticas.

Otra de las delegaciones en el lugar correspondía al ambiente legal, con notarias y bufetes, y al mundo literario y periodístico con la oficina de la revista Show liderada por Carlos M. Palma, que en su tiempo llevaba amplia circulación en Cuba y parte del extranjero.

Los detalles de historiadores insisten en que desde 1832 las tiendas acapararon las calles habaneras de Muralla y Oficios, junto a otras arterias, y muchas personas preferían los paseos vinculados con los comercios, sobre todo las mujeres. (Agencia Cubana de Noticias y Prensa Latina)