Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Escenario favorable para la industria nacional

El efecto multiplicador del sector hacia otras ramas de la economía reportó el pasado año 10,7 % de incremento

Los amplios proyectos de expansión del turismo hasta 2030 representan un escenario idóneo para el aumento de las producciones de la industria nacional dirigidas a tan promisoria rama, vital en el desarrollo económico del país.

La influencia de la llamada industria del ocio en el desempeño de otras esferas fue reconocida por Manuel Marrero Cruz, titular del Ministerio del Turismo (Mintur) durante la Feria Internacional del ramo en la cual confirmó que "en el año 2015 se experimentó el efecto multiplicador de nuestro sector hacia otras ramas de la economía obteniéndose ingresos directos del turismo por más de 2 800 millones y esto significó 10,7 % de incremento".

Asimismo, el Informe Central del VII Congreso del Partido recordó que "cada hotel que se inaugura es una fábrica más que genera, dentro de nuestras fronteras, ingresos de exportación muy necesarios para el país".

Recientemente, en la Feria de Conciliación del Plan de la Economía 2017, se pudieron apreciar ciertos avances en el intercambio entre directivos del turismo y los productores, ante quienes se expusieron las líneas identificadas para elevar la competitividad del destino turístico cubano.

Se destacó la posibilidad de continuar perfeccionando los sistemas de calidad, en particular, de los insumos y productos destinados a la industria del ocio y se pudieron conocer las ofertas de bienes y servicios, así como la relación entre calidad y precio.

En esa ocasión, Alexis Trujillo, viceministro primero de esa rama, opinó que se ha logrado mayor coordinación y conciliación de las demandas. Al respecto señaló: "creo que hay más conciencia por parte de la industria nacional en el nivel de respuestas, también las entidades del turismo tienen mejor comunicación en este sentido, con la industria nacional".

Sería muy positivo que se aprovecharan estas circunstancias para dar un impulso efectivo en estos vínculos teniendo en cuenta, que la infraestructura del turismo acelera su ritmo de crecimiento y también avanza la cartera de negocios en su nueva apertura a las inversiones extranjeras.

Aunque son pocas las referencias estadísticas sobre la situación actual de surtidos específicos del país para la industria del ocio, está claro que su incremento constituye un objetivo de prioridad en el interés de sustituir importaciones y mantener activos los sectores productivos, entre otros propósitos inherentes a la dinámica del desarrollo económico.

Se ha hablado de ciertas producciones puntuales en cuanto a mobiliario, los módulos de aseo para las habitaciones, ciertas confecciones y uniformes, y de aportes en la ambientación de inmuebles. Pero la demanda es amplía y requiere de mayores respuestas.

Naturalmente, la habilitación de los hoteles nuevos y los remozados representa, quizá, la necesidad principal. Según lo informado hasta la fecha por las autoridades del ramo, está prevista la ampliación de la planta hotelera con la construcción de más de 100 000 habitaciones en un período de unos 15 años, además de la reparación de otras instalaciones en explotación para elevarles sus estándares.

Tal despliegue es acompañado por otros desarrollos extrahoteleros como la creación de marinas y campos de golf, en un programa que ya tiene identificados los posibles lugares para estas instalaciones.

A simple vista, en estas áreas se abren numerosas oportunidades para los productores con el propósito de cubrir demandas en los más diversos renglones. Ante esta perspectiva las industrias pudieran plantearse, por ejemplo, cómo garantizar los abastecimientos para las casi 3 000 habitaciones hoteleras anuales construidas en el país, una cifra que podrá alcanzar las 5 000, a partir de 2019, por solo mencionar una arista del amplio espectro de posibilidades que ofrece la llamada locomotora de la economía.

Punto de mira

Otro punto de mira y de guía para los productores pudiera ser la Cartera de Oportunidades de Negocios para la Inversión Extranjera, contentiva de 126 propuestas que sirven de base para constituir nuevas asociaciones económicas internacionales, informó Marrero Cruz.

También dijo que "el turismo cubano a partir de la nueva Ley de Inversión Extranjera apuesta por esta modalidad, por la entrada de capital fresco al país, y de compañías que tengan know how y experiencia y contribuyan a la diversificación de nuestro producto, la construcción de nuevas instalaciones y la modernización de las existentes".

Según trascendidos de la reciente Feria Internacional de Turismo, los 11 primeros proyectos del programa hasta el año 2020 ya tienen socios identificados o están en diferentes etapas de negociación.

José Reinaldo Daniel Alonso,  director de Negocios del Mintur, dijo a la radio nacional que cuando se identifiquen las nuevas parcelas para futuros proyectos se mantendrá la modalidad de empresa mixta para el desarrollo hotelero. Al respecto puntualizó  las potencialidades que aún posee el país para el progreso del turismo.

Refirió que existen demandas insatisfechas dado el creciente interés de los visitantes en los recorridos por ciudades patrimoniales y zonas  vinculadas con la naturaleza en el norte de Camagüey,  Las Tunas, y otras provincias del oriente cubano, Cienfuegos y Viñales.

Este último, dijo, es uno de los polos con más crecimiento, sin embargo, no cubre la demanda con las ofertas del Mintur, sino con las casas particulares. Según el directivo todo ello constituyen nuevas oportunidades con miras a las inversiones extranjeras.