Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Etapa con protagonismo del mercado nacional

El verano registra un alza de vacacionistas al país. La meta fijada para los arribos es de 3,7 millones de visitantes foráneos. Nuevos paquetes turísticos y recreativos

Aunque los aires primaverales todavía refrescan el clima en el archipiélago cubano, es un tiempo adecuado para hablar del verano mediante acciones de promoción y presentaciones al público de los nuevos paquetes turísticos y recreativos, especialmente creados para el disfrute de los vacacionistas nacionales.

Igual que siempre, es de suponer que en la venidera etapa estival el mercado interno siga ganando protagonismo por la masividad de turistas, como es habitual en el país. Sin embargo, acerca de tales propuestas se ha hablado poco. Hasta ahora solo alguna convocatoria suelta para las llamadas ventas anticipadas o de ocasión, más conocidas por outlet, término del inglés.

No obstante, las previsiones apuntan al crecimiento sostenido, según confirmó recientemente Mayra Álvarez, viceministra del ramo, al destacar ante la televisión los resultados del mercado interno por su positiva dinámica de crecimiento mantenida hasta el presente. Asimismo, anunció para 2016 la posibilidad de que sean atendidos más de 6 859 000 turistas/días nacionales en las instalaciones, lo que significará 13,8 % más que el año anterior.

Por ahora se notan adelantos en el Campismo Popular cuyas ventas para la temporada ya están abiertas, según informó en la radio nacional, Graicy Vega, especialista en Comunicación de la empresa comercializadora Cubamar, la cual ha puesto a disposición del público 83 promotores de ventas para facilitar reservaciones hacia cualquier paraje del país donde radique una de estas instalaciones.

Aventuras, excursiones, senderismo, cabalgatas, recorridos, y otras posibilidades del ecoturismo, que incluyen conocimiento de historia y arqueología, centran los programas de Cubamar, para los cuales brinda servicios de guías especializados en todas estas maneras de vacacionar durante el verano, entre las que están presentes las imprescindibles propuestas de sol y playa.

Las autoridades del turismo han reconocido la buena marcha de esta práctica tan demandada por los cubanos desde su apertura hace más de tres décadas y que aún constituye una atractiva propuesta de turismo masivo con precios económicos, y mantiene los objetivos de ofrecer servicios de calidad, variedad gastronómica, así como confort habitacional y amplias posibilidades recreativas.

En una retrospectiva sobre las ventas dirigidas al mercado nacional para el verano en años anteriores, se aprecia cómo las agencias de viajes y cadenas hoteleras por estos tiempos ya mostraban interesantes sugerencias para realizar excursiones y pasadías, así como de estancias en hoteles con rebajas de precios, entre otros valores añadidos para el mejor esparcimiento.

En consecuencia, la demanda ha mantenido aumentos consecutivos. En 2015, el mercado interno creció 7,5 %, con respecto al año anterior, según declaró a la televisión nacional, María del Carmen Orellana, directora general de Mercadotecnia, del Ministerio de Turismo.

Datos públicos de años precedentes referían que más de 1 000 000 de cubanos disfrutaron de las instalaciones y ofertas de la industria del ocio durante sus vacaciones. Igualmente se señaló que el crecimiento del turismo nacional ha oscilado entre 10 % y 20 %; en tanto, las propuestas para estas oportunidades se extendieron más allá de julio y agosto para cubrir también el mes de septiembre.

Se sabe de la gran aceptación que han tenido y de los beneficios y aportes a las entidades del sector, que valoran positivamente ese incremento y consideran una alternativa estable mediante la cual se reanima el trabajo y estimula la creatividad, al tratar de atraer a ese público, que ya se va haciendo habitual cuando en Cuba suben más las temperaturas. 

Asimismo, se ha confirmado cómo este segmento del mercado turístico se va posicionando en el país, una tendencia mostrada también en numerosas naciones que apuestan por el desarrollo de esta prominente industria, surgida de los nobles sentimientos de fraternidad humana a nivel mundial.

Ciertos directivos del sector reconocen que los cubanos animan los hoteles, y representan una posibilidad de intercambio tan deseada por los visitantes foráneos. Además, esta presencia  repercute en el aumento de la ocupación hotelera, aspecto muy favorable pues ayuda el mejoramiento de las operaciones.

Algunos especialistas han considerado que ese resultado influye positivamente en la eficiencia y rentabilidad del enclave, de la compañía encargada de la gestión y de igual manera, mejora las cifras a nivel de país.

Desde el momento de despegue este mercado comenzó a dar buenas señales de sus posibilidades de alza. Hace seis años, al inaugurar la Feria Internacional de Turismo, el titular del ramo Manuel Marrero Cruz, reconoció que "el mercado interno ocupa cada día un lugar más destacado".

Recordación oportuna

El balneario de Varadero representa uno de los sitios sobresalientes en la recepción de vacacionistas nacionales. Vale recordar datos de la prensa local que resaltaron la ubicación de Cuba como segundo mercado en ese polo, solo antecedido por Canadá, el principal emisor de turismo internacional hacia la Playa Azul.  

También en la zona turística de Holguín tuvo avances notables el mercado interno, ubicado en la tercera posición entre los emisores. En otras zonas de amplio desarrollo de la industria del ocio se hace notar la gran afluencia de los nacionales, como por ejemplo, en Jardines del Rey, al norte de Ciego de Ávila, así como en los cayos al nordeste de la central provincia de Villa Clara.

Hace un par de años, en 2014, los ingresos totales captados a partir de la presencia de los nacionales en el turismo, ascendieron a 147 306 600 cuc y reportaron 9,9 % de crecimiento, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

De cara al mercado internacional las previsiones para 2016 también apuntan al alza, y la meta fijada para los arribos es de 3,7 millones de visitantes foráneos, lo cual en opinión de la viceministra Mayra Álvarez, es un crecimiento importante para cualquier destino, sobre todo cuando se mantienen las condiciones del bloqueo, así como la prohibición a los estadounidenses de realizar viajes turísticos a Cuba.

Señaló la viceministra que durante el presente año en las instalaciones hoteleras cubanas serán atendidos más de 24 749 000 turistas-días extranjeros, lo que reportará 12,3 % de ascenso, en comparación con al año anterior.