Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Incrementará capacidad productiva

Con nuevas inversiones continúa el proceso de modernización tecnológica en busca de calidad superior a tono con el desarrollo del sector gráfico a nivel internacional

En su onceno año de operaciones la empresa mixta Durero Caribe S.A, productora de estuches e impresiones gráficas de elevada calidad, se plantea nuevas inversiones para incrementar la capacidad productiva y continuar el proceso de modernización tecnológica, con el cual ha sentado pautas en el sector de la poligrafía y en la cultura de los envases que acompañan y visten a los productos cubanos.

Según Carmen Gutiérrez Cepero, directora general, tales proyectos se sustentan en el objetivo esencial de continuar mejorando la calidad estructural y gráfica de los diseños, a partir de modernas tecnologías y del movimiento constante que facilite la modificación de las materias primas, la introducción de nuevos envases con imágenes y colores novedosos y otros valores agregados para conseguir mejores productos.

Respalda estas aspiraciones la organización de esa empresa que pone en práctica una singular manera de evaluar los resultados y las posibles inversiones mediante consenso, aprovechando la inteligencia colectiva de profesionales, técnicos y experimentados operarios.

En opinión de la Directora, el colectivo -menos de un centenar de trabajadores- se distingue por el orgullo de pertenecer a esa empresa. Todos tratan de aportar una idea que pueda ser un reto, realizable a partir del valor intelectual de los recursos humanos cuya elevada formación y capacitación es reconocida internacionalmente. “Tenemos que seguir avanzando, de lo contrario nos pasa por arriba la vida”, subrayó.

Gutiérrez Cepero anunció la llegada y puesta en funcionamiento en mayo próximo de una nueva máquina pegadora de estuches, que casi puede elevar en 50 % a la que se encuentra en explotación actualmente. “Tendremos dos buenas pegadoras, con grandes prestaciones y alta productividad, comparable con indicadores del primer mundo. En ese mes lograremos un escaloncito de crecimiento que nos va a permitir una mejor holgura y disminuir los plazos de entrega a los clientes”, explicó.

Luego de realizados los trámites de prórroga de la empresa mixta, se prevé adquirir una troqueladora que también superará la productividad de la mejor de Durero Caribe y con la cual sumarán tres de su tipo en funcionamiento en esa empresa.

Pero el gran salto hacia la modernidad y la calidad de las producciones de la fábrica lo constituye la posible adquisición de una máquina impresora ultravioleta de seis colores, y además una torre de barniz, que sería la primera instalada en Cuba.

Según la Directora las impresiones en tintas ultravioletas se diferencian con las de offset en que se puede imprimir sobre papel metalizado, cartoncillo acomplejado poliéster, para confeccionar estuches de brillo (muy utilizados en la perfumería) y que requieren de papeles especiales preparados para esos tipos de tintas. Es una máquina con otras prestaciones y bondades en el proceso tecnológico, que también permite imprimir plásticos. “Ahora el país está listo para dar otro salto”, señaló.

CALIDAD RECONOCIDA

En materia de calidad Durero Caribe sigue el camino escogido desde el inicio de sus operaciones. Por ello se prepara para recertificar sus Sistema de Gestión de la Calidad con las normas ISO 2001, obtenido por primera vez en 1999 y ratificado cada tres años; y para conseguir igual acreditación en las ISO 14 001, relativas al impacto mediambiental. Para octubre venidero se presentará a la certificación con las normas ISO 18 001, referida a la seguridad y salud del trabajo.

Fernando Pérez, director de calidad, asegura que la empresa introduce constantemente mejoras en los procesos para lograr que los productos satisfagan las exigencias de los clientes y se mantengan a tono con la evolución del mercado. A la vez que se alcancen resultados económicos favorables.

Explicó que en la entidad todo no es perfecto, pero en su opinión lo esencial es identificar dónde se pueden hacer mejorar y, en consecuencia, establecer las acciones correctivas o preventivas. Como parte de la vigilancia por la calidad, se aplican encuestas mediante las cuales se miden varios criterios como la posición ante la competencia, facturación y entrega, calidad de los productos, plazos de entregas y precios, entre otros. En este momento la principal insatisfacción está en los plazos de entrega, sin embargo sobresale el prestigio en cuanto a la calidad, y las encuestas reportan más de 94 % de satisfacción de los clientes.

CRECER

Durante estos once años de trabajo el crecimiento ha sido el signo distintivo de Durero Caribe, cuyas ventas siguen en ascenso. En los dos primeros meses de 2009 los resultados superaron lo previsto en todos los indicadores, explicó Carmen Gutiérrez.

Dijo que este año ante la creciente demanda de productos con mayores valores añadidos y la capacidad limitada de la fábrica “decidimos quedarnos con menos clientes hasta tanto se concreten las inversiones, porque no podemos atender mal a lo que constituye rubros exportables para el país. Tenemos solamente 40 clientes, -de 150 en 2008- y casi el doble de la demanda, en relación con la capacidad productiva de Durero Caribe” precisó.

Los resultados económicos del pasado año en esa empresa fueron espectaculares, en opinión de la Directora General, quien informó que las ventas aumentaron en 12 % en relación con 2007 y pusieron a tope la maquinaria. “En general todos los parámetros de la empresa han sido espectaculares, es el cierre contable más bonito que hemos tenido en todos estos años porque no hay indicadores que pudiéramos criticar”, subrayó.

Aseguró que exhibieron resultados positivos los indicadores de costo por peso de venta, la utilidad, la productividad, el valor añadido de la producción y los componentes de calidad. Agregó que "terminamos 2008 con 98 trabajadores promedio y casi alcanzamos los 100 000 dólares de venta por trabajador, cifra que compite con la eficiencia de las empresas de países desarrollados.