Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Por un incremento en la producción de miel ecológica

La miel ecológica debe producirse sin la intervención de ningún tipo de química

EL 2003 resultó un año muy bueno para la apicultura nacional. Se produjeron 7 200 toneladas de miel, que representan la cifra más elevada de los últimos 12 años, y también en el mercado exterior las cotizaciones de este producto, así como de las ceras y los propóleos, fueron las más altas de los últimos tiempos, situación diferente a la del resto de los renglones exportables de la agricultura. Es propósito de los apicultores para el 2004 buscar mayores rendimientos por colmena, esencial para aprovechar al máximo los recursos materiales. El pasado año crecieron en 9 % las exportaciones de miel ecológica y se duplicaron las ganancias generadas por estas, gracias a los elevados precios que este producto obtiene en el exterior, donde una tonelada llega a cotizarse por encima de los 1 300 dólares. Estos logros, sumados al hecho de que por su composición floral la miel cubana es muy demandada en diversos lugares del mundo, han confirmado el criterio de que el país tiene que seguir apostando por la apicultura ecológica. Hasta el momento ese proyecto de desarrollo se ha extendido a más de 30 municipios, sometidos a un riguroso proceso de evaluación y certificación de sus producciones por un organismo internacional acreditado para ello. Incluso en algunas provincias del oriente de la Isla, como Santiago de Cuba, más del 50 % de la miel que se acopia tiene ya la categoría ecológica. Sin embargo, aun cuando este movimiento ha prendido muy bien entre los apicultores, solo el 25 % de lo producido a nivel de país cumple esa condición. Por ello el Grupo Empresarial de Agricultura de Montaña, rector de esta actividad por el Ministerio de la Agricultura, ha previsto para este año la ejecución de un plan que favorece el crecimiento vertical y horizontal de los apiarios dedicados a una producción más sana, que en términos de mercado significa producir con valores agregados. Al más corto plazo, la aspiración es conseguir que un 30 % de la producción total de la apicultura para el 2004 pueda venderse como producción ecológica en un mercado externo donde resulta creciente la tendencia al consumo de este tipo de alimentos. Pensando en futuro, estos volúmenes deben incrementarse mucho más. EL PRIMER CONGRESO: OTRA AYUDA En el cumplimiento de estos objetivos deben colaborar el Primer Congreso de Apicultura y el Primer Encuentro Latinoamericano de Apicultores, convocados para celebrarse los días del 6 al 9 de septiembre próximo en el Palacio de Convenciones de esta capital. Las dos citas se fundirán en un solo evento organizado por el Ministerio de la Agricultura, el Grupo Empresarial de Agricultura de Montaña y la Estación Experimental Apícola, y cuenta con el auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otras organizaciones. En estas reuniones participarán científicos, técnicos y productores líderes de la actividad apícola que encontrarán un ámbito propicio para compartir, intercambiar y debatir los avances de esa rama en los últimos años. Entre las temáticas de los plenarios se encuentran el manejo y explotación de las colmenas, la flora y la polinización, la apiterapia, la patología y la economía apícolas, la genética y la gestión de calidad, y por supuesto, la producción de miel orgánica.