Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Soluciones integrales para fumigacion y jardineria

Esa unidad pertenece a la Empresa de Aseguramiento, Servicio y Transporte Agropecuario de Ciudad de La Habana

La Empresa Provincial de Aseguramientos, Servicios, Suministro y Transporte Agropecuario de Ciudad de La Habana hace honor a su nombre: contribuye al aseguramiento técnico y material de la agricultura urbana en la capital, y cuenta para ello con seis unidades y 523 trabajadores.

Por sus servicios y lo que aporta al desarrollo de la empresa, una de sus unidades más importantes es la de fumigación y jardinería, también identificada con el nombre comercial de Garza, para recordar a esa pequeña ave que es todo un símbolo de control biológico dentro de la agricultura nacional.

“Garza surgió precisamente con el objetivo de que los ingresos en divisas por su gestión sirvieran para amortizar los gastos en la misma moneda en el resto de las unidades”, explica el ingeniero Jesús Ríos, gerente de esta entidad.

Más allá de esa misión indirecta, en los pocos años de vida de la unidad sus trabajadores se han esforzado para crear una amplia carpeta de soluciones integrales en las ramas de la fumigación y la jardinería, que responden a cualquier necesidad del cliente y esperan continuar perfeccionando.

CONTROL DE ENFERMEDADES, PLAGAS Y VECTORES

“En muchas ocasiones uno menciona la fumigación y el que te escucha se ubica en una idea muy concreta, muy limitada, pero el espectro de lo que hacemos es mayor -abunda el licenciado Humberto Ramírez Sardinas, director de esa unidad. Lo que proponemos en Garza es el control integral y profesional de enfermedades, plagas y vectores, tanto en interiores como en exteriores, y lo denominamos así porque partimos del principio de que la eliminación total de un agente de estos no es posible, y de que el tratamiento tiene que basarse en la prevención.

“Según esa visión, tenemos bien definido que un pacto o contrato con un cliente implica toda una serie de acciones. En primer lugar, se realiza un estudio de los locales y áreas, antes de la aplicación del tratamiento, y con vistas a determinar los productos y medios idóneos; luego se aplican las técnicas intensivas de control con el objetivo de disminuir la población de vectores a los mínimos niveles. Pero todo no termina aquí; sobre la base del control establecido, debe mantenerse la aplicación periódica del producto utilizado, y tras el paso de un tiempo prudencial puede rotarse a otros productos que garanticen mayor efectividad en el proceso del tratamiento total.

“Tampoco puede olvidarse la orientación al cliente sobre la forma correcta de higienización de las áreas tratadas, en un término no menor de las 72 horas tras la aplicación, así como la evaluación integral conjunta y mensual sobre el trabajo realizado, su continuidad o las alternativas de modificación ante cualquier situación de emergencia”, puntualiza Ramírez.

Su unidad ofrece servicios tales como: el control de plagas tradicionales (cucarachas, roedores domésticos, hormigas, plagas de almacén, moscas, chinches, garrapatas y pulgas, entre otros); la sanidad vegetal, que permite conservar la salud de los jardines y de las plazas urbanas, la instalación de un sistema integral contra moscas, y el novedoso servicio contra insectos xilófagos (termitas, comején, etc.), entre otros.

“Un elemento fundamental a nuestro favor es la buena preparación del personal técnico, algo de lo que nos preocupamos a menudo impartiendo cursos internos o seminarios de estudiosos e instituciones extranjeras. Sabemos que quien esté mejor capacitado no solo podrá brindar un servicio más completo, sino que además logrará mantener la retroalimentación con los clientes”, corrobora el directivo.

Otro aspecto definitorio en su desarrollo dentro del mercado, es que en Garza siguen el principio de emplear productos de última generación, de eficacia probada y provenientes de firmas reconocidas, como la alemana Bayer y la mexicana Allister. “Usamos por tanto todas las modalidades posibles: geles, sprays, cebos, postas, insecticidas sin olor y sin color, productos de poca residualidad, y siempre autorizados para la salud ambiental; además de mochilas, bazucas y paquetes completos de lámparas contra insectos voladores”.

Aunque esta unidad es relativamente joven, cuenta ya con una carpeta de unos 470 clientes a los que ofrece sus servicios. Destacan entre ellos: Aerogaviota, todas las tiendas de Cimex más otras nstalaciones de esa cadena, los Sylvain de la industria alimenticia, la empresa de transporte Viazul, la Cámara de Comercio, el aeropuerto internacional José Martí, la cadena Islazul, Suchel Tropical, Suchel Proquimia, y la cadena de restaurantes de lujo, además de una serie de instalaciones de la salud pública a las que apoyan con servicios en moneda nacional.

LA JARDINERIA: UNIDAD EN DESARROLLO

Por su parte Jorge Luis Márquez, jefe de la unidad de jardinería, se refiere a los servicios y operaciones de su grupo de trabajo.

“Además de la jardinería integral en interiores y exteriores, y las decoraciones con flores y plantas, hemos incorporado proyectos de montaje de sistemas de riego, así como proyectos completos para el montaje y mantenimiento de un jardín, todo ello con el ánimo de poder ofrecer un servicio ‘llave en mano’ a nuestros clientes”, aclara.

“Para hacer nuestras ofertas cada vez más ecológicas también estamos añadiendo elementos naturales en las plantaciones, como la tierra vegetal, la materia orgánica y el humus; y tratamos de destacarnos por la seriedad y calidad de nuestros servicios y un mantenido trabajo de seguimiento al cliente.”

Todas estas actividades se soportan en el sistema de viveros que tiene la agricultura a lo largo de la ciudad, y en la estrecha vinculación con cooperativas de la capital que producen plantas ornamentales.

Entre los principales clientes cabe mencionar hasta el momento al INDER, la Comisión Electoral Provincial, la Cámara de Comercio, el teatro Karl Marx, algunas empresas de la cadena Cimex, la firma Gran Antilla S.A., la inmobiliaria Siboney, el Banco Financiero Internacional de Quinta y 94, Veracuba