Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Fortalecer presencia en el ámbito internacional, propósito de la CELAC

Para ello es necesario una mayor unidad de sus países miembros, trascendió en la clausura de la III Cumbre de ese organismo regional

Impulsar la unidad entre los integrantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es necesario para lograr una mayor presencia en el plano internacional, expresó el flamante presidente pro tempore de ese organismo regional, Rafael Correa, en su discurso clausura de la III Cumbre,  a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno.

Dijo que solo la unidad hará grande a esta región y llamó a los estados miembros a actuar siempre con posiciones comunes, y realizar intervenciones de manera conjunta ante las Naciones Unidas.

Anunció que durante el año que durará en ese mandato, su gobierno trabajará en cinco ejes principales: reducción de la pobreza extrema y la desigualdad; la educación, ciencia, tecnología e innovación; medio ambiente y cambio climático; financiamiento para infraestructura y conectividad, y fortalecimiento del bloque.

Correa manifestó que la pobreza es fruto de la inequidad y esta a su vez consecuencia de perversas relaciones y constituye un imperativo moral para la región y el planeta entero combatirla.

“Actualmente hay 68 millones de latinoamericanos que viven en la extrema pobreza, en la etapa de desarrollo de nuestros países debemos eliminar toda forma de pobreza”, subrayó.

Aseguró que con una mejor distribución de los recursos podría eliminarse y anunció que su país tomará importantes medidas en este sentido que complementen el trabajo que se ha hecho hasta hoy.

En el ámbito educativo y tecnológico indicó  que trabajará en duplicar la inversión hasta el año 2020 prioritariamente en la educación superior.

Destacó la necesidad de demandar a los contaminadores globales. “Nuestros hermanos caribeños podrían enfrentar grandes catástrofes naturales”, así como sucedió en la Amazonía ecuatoriana tras los daños ocasionados por Chevron.

Declaraciones

Los 33 países miembro de la CELAC  aprobaron por  unanimidad la llamada Declaración Política de Belén que consta de siete apartados con compromisos sobre la llamada "agenda de desarrollo post 2015", como la cooperación regional. Ese documento  plantea como una de las prioridades la lucha contra el hambre y la desigualdad en la región.

Reafirma que  la CELAC es el foro de diálogo y de concertación política por excelencia de los 33 países de la región, en el que se expresa su  unidad en la diversidad, se fomentan las posiciones comunes y el intercambio de experiencias en múltiples ámbitos, tanto regionales como globales.

“Reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando sobre la base del consenso, resaltando el carácter multiétnico, pluricultural, plurinacional y diverso de la Comunidad en sus trabajos; y orientar nuestro trabajo regional, hacia la implementación de acciones con vocación e impacto regional que nos permitan encontrar soluciones conjuntas a desafíos y problemas comunes,  manifiestan los dignatarios en la Declaración.

Al mismo tiempo, los gobernantes suscribieron  27 declaraciones especiales, entre las que se destaca el llamamiento a "poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos sobre Cuba" y la condena a las sanciones contra Venezuela.

También han vuelto a estar presentes las negociaciones de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la reivindicación soberana de Argentina sobre las Islas Malvinas.

Además, han respaldado "una declaración especial de la CELAC sobre el problema mundial de las drogas, en la que se reafirma la importancia de fortalecer la cooperación regional para enfrentar este tema".

Igualmente han hecho un llamamiento a la comunidad internacional "para resaltar la importancia de que todos los actores involucrados en la dinámica de financiación y cooperación para el desarrollo honren los compromisos adquiridos sobre esta materia en diversas cumbres, foros y reuniones de alto nivel". 

Destacan aportes de Cuba a integración

Los esfuerzos de Cuba en pro de la integración de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) fueron destacados por la mayoría  de los mandatarios.

Unánimemente, los gobernantes se pronunciaron por el fin del bloqueo impuesto por Estados Unidos a la Isla y se congratularon por la decisión de los presidentes Raúl Castro y  Barack Obama de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países, rotas por la potencia norteña en 1961.

En su discurso, el Presidente cubano  afirmó que la normalización de esos nexos no será posible mientras exista el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra La Habana; no se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo; no cesen las transmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales y no haya compensación justa por los daños humanos y económicos causados a su país.

 “Si estos problemas no se resuelven, este acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos no tendría sentido”, agregó y subrayó que  no sería ético, justo ni aceptable exigir a Cuba nada a cambio.

Señaló que no puede esperarse que la Isla acepte negociar los aspectos mencionados por sus asuntos internos, absolutamente soberanos.

“El presidente Barack Obama podría utilizar con determinación sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, lo que está en sus manos hacer, aún sin la decisión del Congreso”, puntualizó.

Sobre las negociaciones entre ambos gobiernos realizadas recientemente en La Habana, explicó  que se pudo avanzar porque ambas delegaciones se trataron recíprocamente con respeto, como iguales y acotó que para seguir avanzando tendrá que ser así.

Dijo que los resultados de las conversaciones demuestran que hay profundas diferencias pero se pueden encontrar solución a los problemas mediante un diálogo respetuoso e intercambios basados en la igualdad soberana y la reciprocidad en beneficio de sus respectivas naciones.

“Como he afirmado reiteradamente Cuba y Estados Unidos debemos aprender el arte de la convivencia civilizada basado en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos, en la cooperación en temas de interés común que contribuya a la solución de los desafíos que enfrentan el hemisferio y el mundo”, recalcó.

Pero, aclaró, no se debe pretender que para ello Cuba tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, de claudicar en uno solo de nuestros principios ni ceder un milímetro en la defensa de la soberanía nacional.

“No nos dejaremos provocar, pero tampoco aceptaremos ninguna pretensión de aconsejar ni presionar en materia de nuestros asuntos internos, indicó y añadió que nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos”.

Preguntó si acaso podrían restablecerse las relaciones diplomáticas sin reanudar los servicios financieros a la Sección de Intereses de la Mayor de las Antillas y su Oficina Consular en Washington, cortados como consecuencia del bloqueo financiero y  cómo explicar el restablecimiento de relaciones diplomáticas sin que se retire a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional.

“Cuál será en lo adelante la conducta de los diplomáticos estadounidenses en La Habana respecto a la observancia de las normas que establecen las convenciones internacionales para las relaciones diplomáticas y consulares”, también interrogó.

“La situación actual abre, modestamente, una oportunidad al hemisferio de encontrar nuevas y superiores formas de cooperación que convienen a las dos Américas, subrayó y añadió que ello permitiría resolver acuciantes problemas y abrir nuevos caminos”.  (SE)