Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Lanza Chile concurso vinatero 2014

Más de 90 stands, cuatro catas liberadas a cargo de expertos enólogos y sommeliers comprenden el evento supremo que se efectuará del 1 al 3 de octubre venidero

Caliterra Tributo 2011 es el nombre del Mejor Vino Carménére de Chile este año, un punto de partida hacia la monumental Feria Internacional en el Hotel Plaza San Francisco en su vigésimo aniversario, reporta desde Santiago de Chile la agencia Prensa Latina.

Dos elementos cruciales para un país como Chile que vive la fiesta del vino a cada momento, sobre todo después de afincarse como cuarto exportador mundial del vitis vinifera, detrás de los reputados Francia, Italia y España.

De hecho el Caliterra Tributo fue una sorpresa, al estilo de los venidos a menos que finalmente imponen una calidad de alto vuelo, según reconocidos enólogos que dieron el premio al país que convirtió la cepa francesa de carménére en símbolo nacional.

Empero Marta Jiménez, gerente de operaciones, Maricarmen Sirven, comercial y María Ignacia Beas, de marketing del Hotel Plaza San Francisco, solo piensan en los festejos del 20 aniversario de la Feria de Vinos de octubre próximo.

En la industria destacan los mayores embarques de vino fino chileno, que durante el año pasado crecieron ocho por ciento y ya captan 52 % del total de ventas al exterior, dijo una fuente especializada.

Para confirmarlo, una degustación en anticipo de Malbec de viña de Maipo 2010; Gran reserva de Tarapacá 2011 de Cabernet de Sauvignon; Miguel Torres, Cariñena 2009; y Syrah de Errazuris 2009, nada mal como aproximaciones.

La nación transandina se consolidó en la lista por encima de otros países con notable prestigio internacional en la producción de vinos, como Sudáfrica, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Alemania y Portugal.

Considerado el vino insignia de Chile, el carménére se produce con la cepa originaria de Medoc, Burdeos, pero salvada en este territorio sudamericano cuando la plaga de la filoxera en la segunda mitad del siglo XIX acabó con los cultivos.

Prácticamente erradicada de su Francia natal, la uva carménére se afincó en los viñedos chilenos y en la actualidad es aquí donde se reconoce su calidad original hasta por los propios enólogos galos.