Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ecuador, avances sin caminos neoliberales

Cifras oficiales señalan que por primera vez en la historia, las familias ecuatorianas pueden cubrir 93 % de la canasta básica con sus ingresos, mientras que antes de 2007 solo llegaba a 60 % de cobertura

Los verdaderos cambios en América Latina para bien de sus pueblos se expanden por la región, entre estos destaca Ecuador con un franco despegue económico y la proliferación de programas sociales que han sacado de la pobreza a millones de sus ciudadanos.

Desde que hace seis años, en enero de 2007, el presidente Rafael Correa llegó al poder y aplicó la llamada Revolución Ciudadana, los avances han sido notables. En ese corto período se lograron mayores adelantos que en los 50 años anteriores de seudorrepública.

Después de los desastres económicos ocurridos en el país en los inicios de 2000, que dieron al traste con tres gobiernos pro occidentales tras aplicar políticas neoliberales extremas como les orientaban el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), Correa alcanzó la presidencia y en noviembre de 2009 fue reelegido por otros cuatro años.

Actualmente, pese a tener el apoyo de la gran mayoría del pueblo, el mandatario lucha por su nueva reelección (el próximo día 17) contra una fuerte campaña internacional encabezada por Estados Unidos, que cuenta con el apoyo de la oligarquía nacional la cual controla importantes medios de comunicación.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena, ha reconocido los logros de Ecuador en la disminución de la pobreza, que en la década de 1990 llegaba a 60 %, y en la actualidad se cifra en 25 % debido a su política económica del Buen Vivir.

La CEPAL destacó el constante crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) -alrededor de 5 % promedio anual- y los aportes de 25 % a la inversión pública; así como enfatizó los esfuerzos para combatir la desigualdad y reducir los índices de pobreza desde los estratos más bajos.

Cifras oficiales señalan que por primera vez en la historia, las familias ecuatorianas pueden cubrir 93 % de la canasta básica con sus ingresos, mientras que antes de 2007 solo llegaba a 60 % de cobertura.

Un índice clave resulta la tasa de desempleo que en 2012 se ubicó en 4,8 %, una de las más bajas del continente; y además el mejoramiento de la calidad de vida en siete puntos porcentuales y el crecimiento del sector no petrolero en 8,5 %.

Desde principios de su mandato Correa eliminó los graves problemas que dañaban a la nación: expropió a los banqueros los bienes mal habidos; forzó a las petroleras transnacionales a cambiar sus contratos en  beneficio del pueblo; suspendió el pago de la deuda externa por considerarla ilegítima y les propuso a los acreedores la recompra con un descuento de 70 %.

Entre los objetivos de la Revo-lución Ciudadana se halla la de implantar un modelo progresista basado en la inversión social, la cual superó los 20 000 millones de dólares de 2007 a la fecha, más del doble de lo destinado para ese sector en los siete años anteriores de la llegada del gobernante Movimiento Alianza PAÍS.

Fuentes oficiales aseguran que ese presupuesto se ha logrado, en primera instancia, por la voluntad política del Gobierno y, en segundo lugar, por la aplicación de políticas económicas como son: imple- mentación de un sistema de compras públicas transparentes; renegociación de la deuda externa (que solo en intereses ahorró 300 millones de dólares anuales); eliminación de fideicomisos para garantizar pago de la deuda.

Asimismo, se agregan el retorno del ahorro público (800 millones de dólares); optimización del uso de recursos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS); y el mejoramiento de la negociación y comercialización del petróleo.

Los programas sociales abarcan la implementación de la educación y la salud pública universal y gratuitas; asistencia social a ancianos y el apoyo a madres solteras cabezas de familias, mediante el Bono de Desarrollo Humano otorgado a más de 1 800 000 beneficiarios.

Ese bono se incrementó de 30 a 50 dólares mensuales, con la condición de que las madres enviaran a sus hijos a las escuelas y garantizar su adecuado crecimiento con programas de alimentación infantil.

En el transcurso de estos años se eliminó del trabajo a más de 500 000 niños y niñas, y para 2015 el Gobierno se plantea erradicar la desnutrición en menores que se ci-fra en 25 % a nivel nacional. Ecua-dor ha iniciado un programa social para reducir en un 50 % en 2013, la anemia en niños menores de cinco años y en mujeres embarazadas.

La CEPAL colocó a Ecuador como uno de los mejores países en disminución de la pobreza, así como en la atención a personas con discapacidades.

Para alcanzar ese objetivo, médicos y trabajadores sociales ecuatorianos y cubanos del programa solidario Manuela Espejo, recorrieron todas las zonas del país e identificaron a más de 200 000 personas con algún tipo de discapacidad.

En un reciente discurso durante la actual campaña electoral que concluirá el próximo 17, el presidente Correa enfatizó que en estos años "se terminó con el yugo deuda externa, se eliminó la tercerización y la mendicidad infantil, y se generó un salario digno de más de 300 dólares que permite acceder a la canasta básica de alimentos por primera vez".

Agregó que se cumple anticipadamente con las metas del milenio, y se han realizado impor- tantes avances en la universalización de la salud y la educación, esta última base de la Revolución Ciudadana y en la cual se ha invertido ocho veces más que los demás gobiernos, mientras en salud se han construido numerosos hospitales equipados con nuevas tecnologías, como mamógrafos y tomógrafos, a la par que se construyeron 230 000 viviendas.

Ecuador, al igual que otros países del área como Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina, Nicaragua, Dominica y otros que se unen a la nueva era que recorre a la América Latina, apuesta por un orden social más justo, que elimine las graves consecuencias de miseria y pobreza dejadas por las políticas neoliberales que proliferaron en la zona.

Con esa hoja de logros a favor de la gran mayoría de la población ecuatoriana que ya alcanza los 15 640 000 habitantes, el presidente Rafael Correa se dirige a su reelección con el apoyo de más de 60 % de los votantes, según las últimas encuestas. Una vez más las fuerzas de derecha de la región quedarán frustradas.