Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Alerta sobre riesgos de política expansiva del BCE

Mediante la compra de deuda por 2,6 billones de euros en casi cuatro años, el BCE ha reducido los costos del crédito para estimular los préstamos en la zona euro

Los riesgos asociados con la política monetaria ultra expansiva del Banco Central Europeo (BCE) tienen que ser “monitoreados de cerca” tras años de expansión económica, dijo el economista jefe de esa institución, Peter Praet.

La advertencia de Praet probablemente será tomada como señal de que el BCE está cada vez más consciente de los efectos colaterales de su política de enormes compras de bonos y tasas de interés ultra bajas, que se prevé que se desmantele lentamente en los próximos meses.

Eso sería una victoria para los integrantes alemanes del BCE y de otros países más ricos de la zona euro, que se han quejado por largo tiempo de los precios inflados de las propiedades y  los bonos como resultado de la política del banco.

“Todavía se necesita una política monetaria paciente, prudente y persistente”, afirmó Praet. “Al mismo tiempo, y en particular en esta etapa del ciclo de política monetaria (...), se deben observar de cerca los riesgos de nuestra política”, agregó.

Mediante la compra de deuda por 2,6 billones de euros en casi cuatro años, el BCE ha reducido los costos del crédito para estimular los préstamos en la zona euro, que el mes pasado crecieron a su ritmo más veloz desde 2009.

Sin embargo, el crecimiento económico se ha desacelerado este año y la expansión de los préstamos también parece haberse nivelado, lo que sugiere que el ciclo de crecimiento del bloque ha llegado a su punto más alto mientras el banco central comienza a reducir sus medidas de estímulo.

Los inversores de los mercados de dinero prevén que la primera alza de tasas del BCE desde 2011 tenga lugar en octubre o diciembre de 2019. Mientras,  la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) recomendó a otros países priorizar la inversión pública y la demanda interna por encima de las exportaciones para fortalecer la economía, modelo que aplica  el Gobierno boliviano.

De acuerdo con el ministro de Economía de ese país, Mario Guillén, el sistema que realiza Bolivia hace más de una década implementa esas acciones recomendadas por el organismo internacional y sus resultados positivos son visibles en varios sectores de la sociedad.

Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo el lunes anterior para reemplazar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las conversaciones con Canadá empezarían de inmediato, con la expectativa de llegar pronto a un pacto, por lo que el  peso mexicano ha reaccionado a la noticia con fuertes subidas.

La noticia de un acuerdo preliminar con miras a modernizar el TLCAN, vigente entre Estados Unidos, México y Canadá desde 1994, también impulsó al alza a la bolsa de Wall Street.

El presidente estadounidense Trump considera cerrado el viejo pacto por lo que cambiará el nombre y se llamará ahora Acuerdo de Comercio de EE.UU. y México, ya que -en su opinión- el TLCAN tiene connotaciones muy negativas.

Por su parte, Peña Nieto calificó el acuerdo de muy positivo y añadió que potenciará la competitividad en la región.

El  acuerdo estará vigente durante 16 años, pero cada seis años habrá una oportunidad para resolver problemas o modernizar aspectos del acuerdo. Las partes luego acordarían si continúan con el acuerdo 16 años más.

Estados Unidos había propuesto que el acuerdo renegociado terminara cinco años después a menos que los tres países acordaran mantenerlo. Canadá y México objetaron la propuesta.

La presión pasa ahora a Canadá, que forma parte del acuerdo comercial desde el inicio y no participó en las últimas conversaciones bilaterales con sus otros dos socios.

En la conversación telefónica, Trump marcó distancias respecto a Canadá; mientras que Peña Nieto no aludió al cambio de nombre del acuerdo y expresó su “deseo” de que Ottawa se “reincorpore” al pacto. (Fuentes PL y Yahoo Finanzas)