Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Creció la economía pero persiste la pobreza

Las estimaciones de crecimiento para la economía mundial en 2017 se espera estén ligeramente por encima del 3%, cifra considerada- según expertos-  demasiado lenta para garantizar el cumplimiento de las expectativas de la ciudadanía en los países avanzados y emergentes

Las estimaciones de crecimiento para la economía mundial en 2017 se espera estén ligeramente por encima del 3%, cifra considerada- según expertos-  demasiado lenta para garantizar el cumplimiento de las expectativas de la ciudadanía en los países avanzados y emergentes, lo cual impediría el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, principalmente el de erradicar la pobreza extrema y crear trabajo decente para todos.

No obstante tales pronósticos, la desaceleración que se augura para 2020 pone en riesgo el avance en mejorar los niveles de vida de la empobrecida mayoría, alertó el Banco Mundial.

Los analistas plantean que la tasa de crecimiento para las economías avanzadas se incrementa en dos décimas pasando del 2 % proyectado al 2,2 %. El valor sintetiza la compensación entre pérdidas y ganancias.

Entre las primeras se encuentra la retracción del pronóstico de crecimiento norteamericano que aunque exhibe una mejoría significativa respecto a 2016, retorna al promedio débil del 2,2 % del período y debido a la inexistencia del prometido plan de obras públicas, se aleja de las expectativas.

 Entre las segundas se combinan una leve mejoría japonesa y un mayor crecimiento europeo encabezado por la Eurozona que en 2017 habría alcanzado un ritmo de entre 2,1 y 2,4 %, un valor que no dista mucho de marcas ya alcanzadas en 2015 y 2010.

Pero a decir verdad, uno de los factores más significativos que desde el año pasado remolca suavemente a la economía mundial es –una vez más- China, que muestra una inesperada aceleración: el avance en inversiones chinas en el terreno internacional resulta significativo y suman riesgos financieros a una economía mundial sujeta a la persistencia de un alto nivel de apalancamiento.

 Asimismo, se  alerta sobre la nada despreciable probabilidad de una nueva burbuja bursátil en Estados Unidos asociada al recorte impositivo de reciente aprobación parlamentaria –único éxito económico significativo de Donald Trump hasta el momento. Ambos organismos llaman la atención sobre el hecho de que, si en el corto plazo el crecimiento puede intensificarse, no hay que descartar la posibilidad de traspiés que empeoren las condiciones financieras.

La tasa de crecimiento del PBI mundial más alta desde el inicio de la recuperación en 2010 –equivalente al 3,6 % y cuatro décimas por encima del valor de 2016- originò gran euforia, pero el repunte más vigoroso y sincronizado entre países sigue resultando moderado en comparación con recuperaciones anteriores y el crecimiento per cápita en la mayoría de esos no alcanzará los niveles previos a la crisis.

Por otra parte, estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reflejan que el desempleo a nivel global afectó a más de 201 millones de personas en 2017, un aumento de 3,4 millones en comparación con 2016.

En su análisis, el organismo aseveró que esa tendencia se mantendrá y precisó que más de 1 400 millones de empleados en todo el mundo tienen ocupaciones vulnerables, de ellos, unos 780 millones son residentes en los países emergentes y en desarrollo y viven en condiciones de pobreza extrema o moderada.

Destacó la OIT que anualmente existe un crecimiento de 11 millones de trabajadores con empleos vulnerables, los cuales tienen menos probabilidades de encontrar puestos seguros con ingresos regulares y acceso a la protección social. (Fuentes: PL, Yahoo finanzas)