Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Precio del petróleo mantiene tendencia alcista

El Brent se ubicó a 57,39 dólares por barril una de las rachas de incrementos semanales más larga del referencial desde junio de 2016

El precio del petróleo mantuvo su tendencia al alza tras conocerse la posibilidad de interrupción de los suministros de crudo de Iraq debido a los conflictos políticos.

El Brent se ubicó a 57,39 dólares por barril una de las rachas de incrementos semanales más larga del referencial desde junio de 2016, mientras el crudo liviano de Estados Unidos cotizó a 51,62 dólares por barril.

Las tensiones en Iraq pudieran dar al traste con una interrupción del bombeo de petróleo, lo cual favorecería la disminución de la sobreoferta mundial.

Los analistas estiman que los mercados permanecen alertas a la situación y al cumplimiento del acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes exportadores de reducir 1,8 millones de barriles diarios.

El convenio de la OPEP intenta reequilibrar la cotización del petróleo pero Estados Unidos torpedea el pacto con un incesante aumento de la producción.

Mientras, la inflación de la zona euro fue inferior a la esperada en septiembre, mostraron datos de Eurostat publicados el viernes último, que remarcó que el aumento de los precios permanece débil y respalda el argumento del Banco Central Europeo (BCE) de una remoción solo gradual de los estímulos.

La inflación en el bloque monetario de 19 países se mantuvo estable en un 1,5 % este mes, incumpliendo las expectativas de 1,6 %  bastante por debajo de la meta del BCE de casi 2 %.

Con la inflación debilitándose en los próximos meses y tocando probablemente un punto bajo de menos de 1 % a comienzos del próximo año, el BCE se encuentra en una posición difícil: un fuerte crecimiento económico justificaría un endurecimiento de la política monetaria, pero precios al consumidor débiles llaman a una continuación de los estímulos.

El compromiso probable es una pequeña reducción en compras de activos a partir del próximo año, acompañada por una promesa de mantener la política monetaria expansiva por más tiempo.

A fines de octubre, el BCE tendrá que decidir sobre la política monetaria para el próximo año y sus integrantes apuntan a un ajuste. Eso sugiere que solo vienen cambios pequeños y que el banco ni siquiera registraría un posible fin de las compras de activos.

La inflación subyacente, que excluye la volatilidad de los precios de alimentos no procesados y energía, se ubicó en 1,3 % interanual frente a 1,2 % del consenso de mercado.

El problema del BCE es que aunque el bloque ha creado más de 7 000 000 de empleos desde lo peor de su crisis, aún existe capacidad ociosa en el mercado laboral, lo que mantiene contenidos los salarios y en último término a la inflación. El Banco Central ha incumplido su meta de inflación por casi cinco años y prevé seguir haciéndolo al menos hasta fines de la década. Los mercados están aún más pesimistas con pronósticos a largo plazo que sugieren que todavía no alcanzará su objetivo hasta bien adentrada la próxima década.

El gasto del consumidor estadounidense subió levemente en agosto ya que el huracán Harvey afectó las ventas de automóviles, y la inflación anual avanzó a su ritmo más lento desde fines de 2015, en un indicio de una moderación del crecimiento en el tercer trimestre.

El Departamento de Comercio dijo que el gasto de los consumidores, que representa por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, creció apenas 0,1 % el mes pasado, también porque temperaturas inusualmente templadas redujeron la demanda de servicios.

El gasto de los consumidores en agosto estuvo en línea con las expectativas de economistas consultados en un sondeo de Reuters. La lectura de julio se mantuvo en un alza del 0,3 % en julio. (Fuentes Reuters y Yahoo Finanzas)