Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Sostenibilidad como premisa para el desarrollo

La compañía canadiense se propone garantizar la productividad sostenible, fortalecer los proyectos de níquel y cobalto, junto a los nuevos proyectos para aumentar la producción de energía

Con resultados de más de 750 millones de dólares canadienses en contribuciones económicas a los países anfitriones, a partir de empleos y contratos locales, pago de impuestos, inversión comunitaria, Sherritt International Corporation arriba este 2017 a su aniversario 90.

Uno de sus mercados insignias durante más de 25 años lo ha sido Cuba, donde se ha propuesto garantizar la productividad sostenible, fortalecer los proyectos de níquel y cobalto, junto a los nuevos planes para aumentar la producción de energía.

Así lo define a Opciones Mark Sitter, director de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad, quien asegura que los  inversores extranjeros, como su empresa, tienen un importante compromiso y deber en la contribución al  desarrollo sostenible en cada una de las naciones anfitrionas.

“Buscamos ser un productor de níquel de bajo costo, que potencie el desarrollo sostenible para sus empleados, inversionistas y comunidades implicadas”.

Al igual que muchas empresas que mantienen vínculos comerciales con Cuba, Sherritt International Corporation ha sufrido las presiones y limitaciones impuestas por la política de bloqueo del Gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo -asegura Sitter-, el estar por más de 25 años en esta gran Isla demuestran que podemos seguir los negocios y de forma exitosa. Siempre hemos tenido en Cuba un socio comercial de confianza.

Explicó que la compañía canadiense constituye hoy uno de los principales inversores en el sector de la energía y la minería, a partir de las relaciones con las empresas Unión Cuba-Petróleo (Cupet), Energas S.A y la Unión Eléctrica (UNE).

Sobre uno de los proyectos más recientes, la empresa Energas, el directivo de la Sherritt explicó que la planta de producción aprovecha el calor residual de turbinas de gas para generar electricidad en las instalaciones de Varadero y Boca de Jaruco.

“Promovemos una energía más limpia, y tenemos proyectos dirigidos a buscar soluciones más eficientes para generar electricidad, siempre en un trabajo de conjunto con nuestros socios comerciales cubanos para proteger el medio ambiente”, afirmó.

El nuevo gasoducto de Energas -dijo-, permitirá recuperar aproximadamente 150 000 metros cúbicos de gas previamente quemado en la atmósfera (fuente de dióxido de carbono), y se prevé que la nueva planta de ácido de Moa Níquel (concluida en 2016) reduzca las emisiones de CO2 en 100 000 toneladas por año.

Comentó que en 2007 el sistema alcanzó el estatus de Mecanismo para un Desarrollo Limpio (CDM) de la ONU, y han recibido bonos por la reducción de GEI.

Mark Sitter comentó que actualmente producen 1/3 de todo el crudo nacional en Cuba, destinado al mercado interno, y de complemento Energas produce la energía más limpia, representando el 15 % de la disponible en la red de distribución cubana.

El directivo apuntó que la Sherritt durante más de dos décadas ha sido capaz de contribuir al desarrollo responsable en la Isla, “continuaremos trabajando con nuestros socios aquí para fortalecer los proyectos de níquel y cobalto, junto a los nuevos proyectos para aumentar la producción de energía”.

“En Sherritt estamos comprometidos con garantizar un lugar de trabajo seguro y gratificante, operando éticamente, demostrando responsabilidad medioambiental, involucrando a los grupos de interés y beneficiando a las comunidades. Alcanzamos o superamos los estándares en los lugares donde operamos y mantenemos un mejoramiento constante de nuestro desempeño”, afirmó.

Reducir cualquier impacto ambiental

Entre los objetivos que se ha trazado Sherritt International Corporation para un futuro inmediato destacan el perfeccionamiento del marco jurídico y regulatorio, así como de las normas de responsabilidad social y medioambiental.

Otro de sus principios, como define Mark Sitter, es la diversificación de la producción de níquel de la mano de una gestión que reduzca el impacto ambiental y promueva la conservación.

Asimismo la compañía propone un mejoramiento de la eficiencia energética y el desarrollo de la energía renovable, en correspondencia con los objetivos de desarrollo de Cuba y su política económica y social.

Durante este tiempo la empresa ha logrado una reducción del 4 % en las emisiones de los gases de efecto invernadero de alcance 1, y avanzan en la implementación de un programa de minería sostenible de la Asociación de Minería de Canadá.

Destacó el potencial de los minerales lateríticos en la Isla -ubicado entre los cuatro mayores del mundo-: el níquel y el cobalto tienen características altamente duraderas, flexibles y anticorrosivas, que son esenciales para la infraestructura de acero de larga duración y las fuentes de energía de baja emisión de carbono.

Ahora estamos enfocados en garantizar la productividad sostenible, bajar los costos y creemos que para eso se evidencia un diálogo muy fructífero con la parte cubana, apuntó.

Inversión comunitaria en Cuba

Siguiendo la premisa de un desarrollo sostenible Sherritt International Corporation tiene en acción un programa de inversión social en la Isla, para lograr que las comunidades cercanas a sus operaciones reciban beneficios de la minería, siempre en coordinación con las autoridades gubernamentales.

Según explica Mark Sitter se procuraron equipos para satisfacer las necesidades de desarrollo local, se invirtieron alrededor de cuatro millones de CUC entre el 2006-2016, lo que contribuyó al mejoramiento del alumbrado público a lo largo de 150 km, el transporte con la llegada de 13 autobuses, así como la reparación vial.

Dijo que como parte de una política de conservación ambiental, de conjunto con el Gobierno cubano, en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt no se ha realizado trabajo de prospección de ningún tipo desde el año 2001.

La empresa mixta Moa Níquel oficialmente hizo dejación de su concesión de exploración minera y acordó realizar una evaluación para determinar cuál es el mejor manejo de rehabilitación de las áreas alteradas, señaló.

Sitter explicó que desde el establecimiento de la empresa mixta en 1994, 640 hectáreas de suelos han sido rehabilitadas,  con la intención de restaurar de los suelos en Moa, que son muy ácidos.

Como parte de los esfuerzos en la recuperación tras el paso del huracán Matthew por la zona, Sherritt realizó un donativo a las Naciones Unidas que superó los 100 000 dólares canadienses, mientras que la Empresa Mixta aportó fuerza de trabajo y recursos para los trabajos de reconstrucción.

Reconocimientos a Sherritt International Corporation

• Premio de Líder Emergente en Responsabilidad Corporativa en Canadá, por Corporate Knights.

• Premio Estrella Verde de la ONU por la prevención y preparación en situaciones de emergencia.

• Premio Syncrude a la Excelencia en Desarrollo Sostenible por el Instituto Canadiense de Minería