Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

El precio de los alimentos continúa su caída

El descenso refleja las elevadas expectativas sobre la producción. La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura señaló que espera una producción "récord" de cereales

El precio de los alimentos continuó cayendo a escala mundial en enero, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), quien señaló que espera una producción "récord" de cereales. 

Según la FAO, el índice de precios de los alimentos, que el organismo establece cada mes sobre la base de cinco familias de productos como cereales,  carnes, leche, aceites y azúcar bajó 1,9 % respecto a diciembre de 2014 para  situarse en 182,7 puntos.

Este descenso refleja las elevadas expectativas sobre la producción.  

La FAO también revisó sus estimaciones sobre la producción de cereales  de 2014 al alza, hasta las 2 534 millones de toneladas, bajo el efecto de las mejores perspectivas para los cereales secundarios, una producción  récord. Según sus primeras previsiones, espera asimismo cosechas favorables  para 2015.

Las buenas condiciones de la oferta hicieron caer el precio del trigo, la  carne de cerdo y el aceite de soja, constató la organización con sede en Roma.

El índice de precios de los cereales cayó así 2,9 % respecto a diciembre, y es 34 % inferior a su máximo de junio de 2008. Las compras mundiales de  trigo cayeron 7 % respecto al mes anterior, reflejo de una oferta abundante. 

Las existencias de cereales para 2015 se estiman en 623 millones de toneladas, en alza de 8 % frente al año anterior. Se espera que los  inventarios de trigo y maíz aumenten, y que los de arroz se reduzcan en cerca  de cuatro millones de toneladas, en India, Indonesia y Tailandia.

A nivel mundial, la FAO prevé que se emplearán 1 104 millones de toneladas  de cereales para el consumo alimentario, 1,1% más respecto al año anterior.

Como resultado, la relación entre el stock y el consumo de cereales para  2014/15 debería aumentar al 25%, su nivel más alto en más de una década.

El índice de precios alimentarios mundiales muestra una tendencia a la baja  desde abril de 2014. La caída de enero estuvo relacionada con la abundancia de  reservas, pero también con el fortalecimiento continuo del dólar y con los  débiles precios del petróleo. El índice de precios de la carne fue el único que aumentó desde enero de  2014, 6,6 %; el índice de productos lácteos fue el que sufrió el descenso  más acusado durante el mismo período de 12 meses (-35 %). (AFP)