Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Moscú no cree en presiones

Lo más interesante de las nuevas proyecciones económicas del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)

La comisión europea publicó una carta del comisario ejecutivo José Manuel Barroso, dirigida al mandatario ruso en la que ratifica la disposición de la Unión Europea de realizar consultas con Rusia y Ucrania en torno a la cuestión de la seguridad del tránsito del gas, como propuso Moscú.

Por otro lado, lo más interesante de las nuevas proyecciones económicas del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no fue que pronosticaran un crecimiento más lento de América Latina en 2014, algo ya sabido, sino que previeran una recuperación en 2015 y 2016.

Según el informe del FMI, presentado en su reunión primaveral del pasado 8 de abril en Washington, la economía de Latinoamérica crecerá 2,5 % este año, y 3 % el año próximo. Entre las economías más grandes de la región, la de mejor desempeño será la de México, que crecerá 3 % en 2014 y 3,5 % en 2015, según el FMI.

El año pasado, para esta misma época, tanto el FMI y el Banco Mundial, así como la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal) pronosticaron que Latinoamérica crecería 3,5 % en 2013. Ahora, esas mismas instituciones reconocen que la región creció tan solo 2,5 % el año pasado.

Y en el continente asiático las últimas reformas económicas en China y Japón demostrarán ser eventos clave que producirán importantes implicaciones económicas y del mercado financiero. En China existen varias reformas que se pondrán en marcha en los próximos años, tales como la liberación de las tasas de interés, la convertibilidad de divisas, la migración laboral y la reforma fiscal. Todas estas reformas previstas son medidas necesarias para cambiar la calidad del crecimiento económico de China, y pueden no producir resultados inmediatos en la producción, pero van a sentar las bases de una economía más equilibrada, con un mayor crecimiento y una menor inflación.

Respecto a Japón, la estrategia se basó en depreciar al yen japonés con el fin de reactivar a la economía, haciendo más competitivas a sus exportaciones. Con tasas de interés casi en cero y caídas en el yen este objetivo parece estar cumpliéndose. 

El Banco de Japón tiene la meta de lograr una inflación de 2% anual, para ello deben tomar medidas adicionales para sostener la campaña de reactivación. Estas medidas podrían incluir la ampliación del programa de alivio cuantitativo existente o una intervención en el mercado de divisas.

Finalmente, las preocupaciones por posibles interrupciones en el abastecimiento caracterizaron la jornada petrolera de la pasada semana, con los precios mostrando resultados mixtos. Los expertos explicaron que se mantiene el temor de que la crisis en Ucrania interrumpa los suministros del crudo provenientes desde Rusia.

El debilitamiento del dólar respaldó las ganancias de materias primas cotizadas en el billete verde después de que la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), Janet Yellen, remarcó la necesidad de mantener una política monetaria expansiva, debido a la inflación persistentemente baja y a la debilidad económica.

En dicho entorno, el contrato Brent, de referencia en Europa, perdió 11 centavos y se vendió a 109,49 dólares por barril. El estadounidense ganó 15 centavos y se negoció a 103,91 unidades el tonel, mientras que la cesta de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo se cotizó a 106,06 dólares. (Fuentes: Prensa Latina, Reuters y EFE)