Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Solucionan discrepancias China y la UE

Las dos partes enfrentaron su peor disputa a mediados de 2013 en torno a la venta en el viejo continente de productos de la industria fotovoltaica de China, entre ellos paneles solares

China y la Unión Europea (UE), su principal socio comercial, alcanzaron un intercambio en 2013 de 566 200 millones de dólares, informó a finales de la semana pasada el ministro de Comercio del gigante asiático, Gao Hucheng, quien agregó que finalmente lograron solucionar sus discrepancias en torno a los paneles solares y convinieron en arreglar futuras diferencias mediante negociaciones mutuamente beneficiosas.

Las dos partes enfrentaron su peor disputa a mediados de 2013 en torno a la venta en el viejo continente de productos de la industria fotovoltaica de China, entre ellos paneles solares.

Lo anterior se conoció durante la entrevista que Gao Hucheng concedió a la prensa acreditada en las sesiones anuales de la Asamblea Popular Nacional (APN), donde también informó que el sector de la energía solar fotovoltaica de China ha vuelto a nacer en un corto período de tiempo.

Cabe recordar que los europeos culparon entonces a los fabricantes chinos de estos productos de hacer dumping en ese mercado, una discordia que ocasionó pérdidas de 20 000 millones de dólares en ese sector comercial y puso en juego el trabajo de 400 000 chinos. La UE decidió en junio de 2013 imponer impuestos anti-dumping a las importaciones de productos fotovoltaicos chinos, un asunto solucionado un mes más tarde luego de rondas de conversaciones que terminaron con el acuerdo de arreglar las diferencias a través de compromisos de precios.

Asimismo, Gao aclaró que los cambios fundamentales han tenido lugar en la diversificación del mercado y la tecnología, en particular en costos de producción y valor añadido, y reconoció que esa situación enseñó a la industria china la lección de que no se puede desarrollar a ciegas y confiar totalmente en las ventas en el extranjero.

Por otro lado, la actividad manufacturera en Estados Unidos acusó muestras de desaceleración, según reconoció el Departamento de Comercio, al sufrir en enero una contracción de los nuevos pedidos de bienes a las fábricas. Dichos pedidos de productos manufacturados bajaron 0,7 %, más de lo previsto por los expertos, quienes esperaban una disminución de 0,4 puntos porcentuales.

Sobre el particular ya a mediado de febrero, la Reserva Federal (FED) estadounidense se había adelantado en informar que la producción manufacturera había sufrido en enero su mayor caída desde mayo de 2009. El retroceso fue atribuido sobre todo al hecho de que las fuertes nevadas limitaron la actividad del sector.

Los datos estuvieron en línea con un reciente informe especializado que mostró que el abrupto deterioro de las nuevas órdenes provocó en el primer mes del año el descenso de la actividad manufacturera, a la vez que las cifras ponen en alerta a los analistas, quienes aprecian mayor lentitud en ese importante componente del Producto Interno Bruto del país.

Mientras, Grecia puso sus barbas en remojo al ver arder las de Ucrania, tomando en cuenta que unas eventuales sanciones contra Rusia, por parte de la UE, podrían lesionar el sector del turismo, pues de unos años a la fecha el turismo ruso ha devenido uno de los mayores que visitan la nación helénica.

Desde el inicio de la crisis griega, en 2009, el turismo ruso cuadriplicó su presencia en el país y, en concreto, durante el primer semestre de 2013 experimentó un aumento de 47 %, aportando ingresos superiores a los 340 millones de euros. Pero si la UE sanciona a Rusia debido a la posición de Moscú en relación con lo sucesos en Ucrania, dicha organización podría congelar fondos y prohibir viajes, según aseguró el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy.  Fuentes: (Reuters, www.preciopetroleo.net y Prensa Latina)