Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Imperativo para Cuba avanzar en derivados de la caña

Afirma director ejecutivo de la Organización Internacional del Azúcar (OIA) en Congreso Diversificación 2017. Presentaron cartera de oportunidades para la inversión extranjera en el sector azucarero de Cuba

Para Cuba constituye un imperativo primordial continuar avanzando hacia un mayor desarrollo y uso eficiente de los derivados de la caña de azúcar, afirmó José Oribe Vides,  director ejecutivo de la Organización Internacional del Azúcar (OIA), quien ponderó la experiencia y capital humano de la Isla para defender ese propósito.

Oribe Vides ofreció una conferencia magistral sobre la inversión en el azúcar: realidad, tendencia y desafío, en la apertura del XIV Congreso Internacional sobre Caña de Azúcar y Derivados, a la que asistió José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Oribe Vides explicó que en el año 2012 su organización realizó un estudio exhaustivo sobre inversiones directas en el sector azucarero, incluyendo fusiones y adquisiciones que se registraban en los más importantes polos azucareros del planeta.

La referida investigación mostró que desde finales de ese período se han observado cambios en las inversiones, generados por merma de los precios en el mercado mundial y contracción de márgenes de ganancia.

Sin embargo, precisó, la reacción no ha sido homogénea y siguen existiendo instancias donde los consorcios internacionales continúan enfocando a la integración de operaciones en la cadena de suministros.

Más adelante indicó que en octubre de 2016, la OIA realizó un nuevo estudio sobre los factores principales para el desarrollo de las inversiones, la cual reveló el interés de los inversionistas por acudir a lugares con experiencia azucarera, disponibilidad de campos y fábricas, existencia de programas de investigación y desarrollo, disponibilidad de recurso humano e infraestructura en general.

No obstante, comentó, también para ellos resulta de interés la Certeza Jurídica que ampare la inversión, estructura accionaria, acceso a insumos (maquinaria, agroquímicos, repuestos), contratación de personal calificado y profesional, y tratamiento del capital.

En ese vital camino, Oribes expresó que la Mayor de las Antillas tiene mucho potencial que ofrecer a los inversionistas por encontrarse posicionada en el entorno geográfico ideal, su vasta tradición azucarera, contar con personal capacitado, sus posibilidades de acceso a mercados para exportaciones y otras múltiples oportunidades, aunque también abocado al cambio climático como el resto de los países del planeta, pero donde ya se acometen acciones para mitigar su impacto.

“Cuba debe y puede continuar avanzando en un mayor uso eficiente de los derivados de la caña de azúcar, entre estos alcoholes y bebidas, alimento animal y otros productos”, y agregó que en ese sentido la OIA puede ayudar en el establecimiento de contactos en otras naciones y en la participación de foros para promover el potencial científico del sector.   

El director ejecutivo de la Organización Internacional del Azúcar, que administra su comercio internacional a partir de un sistema de cuotas de exportación, señaló que Cuba es líder mundial en materia de abonos y fertilizantes orgánicos, y elogió el alto grado de especialización de su personal.

Por su parte, Noel Casañas Lugo, vicepresidente del Grupo Empresarial Azcuba, expuso la situación actual y perspectiva de la Industria Azucarera cubana.

Diversificación 2017 sesionó la semana última en Pabexpo, con la participación de más de 700 delegados de 25 países, que incluyó el XXIII Congreso Latinoamericano y el III Iberoamericano de Malezas, donde se abordaron temas relacionados con los avances en la tecnología azucarera, eficiencia industrial, energía a partir de la biomasa, alcoholes y bebidas, alimento animal y agricultura cañera, entre otros.

También debatieron sobre gestión de la calidad y del medio ambiente, cadenas productivas y de valor, administración y gestión tecnológica, bioestimulantes, maduradores, biofertilizantes y bioplaguicidas.

Seminario China-América

El Seminario China- Latinoamérica sobre enfrentamiento al Cambio Climático, incluido en el programa de Diversificación 2017, registró en esta tercera edición una fuerte presencia de empresarios chinos y de otras naciones.

El ingeniero Arodis Caballero Núñez, director general del Icidca, explicó que este Seminario antecedido por otros encuentros, el primero en Rio de Janeiro (Brasil), en septiembre de 2016 y el segundo en Pekín, en diciembre último, promueven la identificación de proyectos en energía limpia y el desarrollo de acciones para mitigar el cambio climático mediante la Innovación en Tecnologías de Energía Limpia y Transferencia de Tecnología.

Recordó que el referido evento es fruto de la reunión entre el Gobierno chino con representantes gubernamentales de América Latina, celebrada en el año 2014, con el propósito de identificar acciones que ayudarán a  trabajar de conjunto entre instituciones, universidades y empresas chinas con sus contrapartes de naciones latinoamericanas.

Caballero Núñez indicó que al Ministerio de Ciencias y Tecnologías chino se le asignó una función coordinadora del presupuesto conferido por el Gobierno de ese país para desarrollar tales proyectos, y se constituyó  en el 2015, un denominado laboratorio (espacio de identificación de trabajos), coordinado por la Universidad de Tsinghua, en Pekín, una de las más prestigiosas instituciones de educación superior en el gigante asiático, y su coordinador es Dehua Liu, director de su Instituto de Química Aplicada.

En La Habana en esta ocasión se reunieron especialistas de las referidas instituciones de China y de América Latina, más una fuerte presencia de empresarios en la línea de identificar proyectos en energía limpia y en acciones para mitigación del cambio climático.

Caballero Núñez refirió que en ese plan destaca por Latinoamérica la Universidad Federal de Río de Janeiro, que obtuvo un presupuesto chino-brasileño destinado a la creación de un centro Brasil-China para impulsar esas acciones y participan también Cuba, Perú, Argentina y un grupo de instituciones.

Por la Mayor de las Antillas interviene el Icidca, que mantiene histórica relaciones con la Universidad de Tsinghuay funge como coordinadora entre las instituciones chinas y cubanas, incluidos proyectos de la Universidad de La Habana y de otras entidades del país, que se ponen a disposición del programa “siempre con la idea que no queden en el mundo de la academia, sino que aterrice en un negocio, en una acción concreta que contribuya al objetivo de buscar proyectos de energía limpia, ya sea eólica, solar o biomasa”.

Recordó que en el primer seminario en Río de Janeiro, “pusimos a disposición del programa todo el proyecto cubano de las bioeléctricas, que resulta extremadamente abarcador y ambicioso, que requiere de un financiamiento y de transferencia de tecnologías y tiene una fuerte presencia china en técnica y financiamiento”. 

El director del Icidca resaltó el poder de convocatoria de la parte china para el éxito de esta tercera edición “recuerden que los primeros encuentros fueron a fines del pasado año y ya se logra una participación importantes de potenciales inversionistas para acometer los objetivos que promueve este evento, lo que muestra una acción en espiral en busca de identificar posibles proyectos en este campo”.

Junto a especialistas del Icidca también participan representante de la Dirección de Energía Renovable del Ministerio de Energía y Minas, y la Agencia del Medio Ambiente del Citma.

Foro de negocios

Como mejor preámbulo para el Seminario, se desarrolló el Foro de Negocios que despertó el interés de empresarios de varios países que asistieron por primera vez en la capital cubana a la presentación de la cartera de oportunidades para la inversión extranjera en el sector azucarero de la Isla.

Francisco René Lleó Martín, director general de la empresa Zerus, ofreció razones convincentes para invertir en la agroindustria cubana y sus derivados, a partir de la preparación técnica de su personal, bajos costos de producción, disponibilidad de materia prima, infraestructura y mercado local creciente, entre otras ventajas.

La Sociedad Mercantil del Grupo Azucarero Azcuba promueve negocios conjuntos, y una de las prioridades estratégicas es el sector energético por el hecho de que es baja la utilización de las Fuentes Renovables de Energía (FRE), las cuales solo originan 4,3% de la electricidad que produce el país

Al respecto, se refirió a la modalidad de empresa mixta, en cuya ejecución no bastan créditos o financiamiento propio por ser muy grandes, y ejemplificó con la colocación simbólica, en abril pasado, de la primera piedra para la construcción de la mayor bioeléctrica cubana dedicada a la producción de energía limpia.

En las cercanías del central azucarero Ciro Redondo, en la provincia de Ciego de Ávila, la moderna planta con tecnología china estará a cargo de la empresa mixta Biopower S.A, entidad formada con capital de la firma británica Havana Energy y la cubana Zerus.

Esa planta producirá electricidad con el bagazo de la caña que genere dicho central y cuando concluya la zafra empleará leña de marabú, muy abundante en los campos de su territorio.

Lleó Martín citó también la necesidad de mejorar la rentabilidad y recuperar la capacidad con nueva tecnología de la fábrica de Sorbitol, que se utiliza como edulcorante, y la única de su tipo en Cuba, localizada en el municipio de Florida, en la provincia de Camagüey y se refirió a la existencia de proyectos para la ampliación y modernización de destilerías de alcohol, de roneras y la fábrica de calderas.

Feria Comercial

La Máster en Ciencias Bárbara Rodríguez González, coordinadora de la Feria, destacó la amplia participación de empresas extranjeras y cubanas en la principal bolsa comercial del sector azucarero en la Mayor de las Antillas, que sesionó también en Pabexpo, como parte de Diversificación 2017.

En esta ocasión expusieron sus productos y servicios 35 compañías foráneas que representaron otras 42 entidades de unos 20 países, y 11 empresas cubanas que mostraron los avances y esfuerzos del país para continuar impulsando el desarrollo, sobre todo, de la diversificación de esta industria azucarera.