Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Vuelve la fiesta del vino al Hotel Nacional de Cuba

Como en ocasiones anteriores, el Salón 1930 de la emblemática instalación capitalina, acogerá del 3 al 5 de octubre la XIII Fiesta Internacional del Vino, plaza por excelencia para que los gourmet de las bebidas espirituosas degusten selectas marcas en el más acogedor de los ambientes 

Cada vez que se aproxima una festividad vinícola en el hotel insignia de la capital cubana, no puedo menos que recordar a ese gran poeta chileno que fue Pablo Neruda y decir con él: "Yo levanto la copa grande, la copa de los siglos, la lleno con el sol… y bebo el vino resplandeciente… Bebamos el día con su fuego y la noche con su sangre… bebo en honor del sol y de la nieve, de la tristeza y de la dicha. Bebo por el amor y por el dolor. Bebo por el fuego y por la lluvia".

Así pues, el especialista del Departamento Comercial del Hotel Nacional de Cuba, Víctor G. Rosquete Pérez, informó al semanario OPCIONES que en la XIII edición se prevé la presencia de bodegas y firmas comercializadoras en la Isla de distinguidas marcas de vino con tradición de concurrencia a esa cita.

Como ejemplo mencionó a las bodegas Joan Sardá y Freixenet, y entre las comercializadoras a Inversiones Pucara, ITM, D & B (que en la Fiesta de 2011 trajo vinos de las bodegas Barollo y Colli Euganei en sus variedades Merlot, Cabernet, Pinot Grigios, Frater blanco, tinto y otros), y la Cámara de Comercio Italo-Cubana (CCIC), la cual conjuga un grupo de viticultores que aportan la uva, la procesan, la vinifican, embotellan y con posterioridad la distribuyen en los mercados internacionales.

Todo lo anterior está en sintonía con el constante crecimiento de un segmento de mercado turístico especializado que permitirá atraer hacia Cuba a compañías y empresas interesadas en comercializar sus productos.

"El Salón 1930 de nuestra histórica instalación, declarada Monumento Nacional en 1998 -recordó el especialista-, acogerá a mixólogos, catadores, productores, distribuidores, vendedores, sommeliers, profesionales de la gastronomía, enólogos y empresarios de diferentes cadenas y entidades para intercambiar experiencias y tomar parte en catas, degustaciones y presentaciones de nuevas marcas".

Asimismo, durante tres jornadas las bodegas participantes en la celebración tendrán la oportunidad de confraternizar, realizar la presentación de nuevas bebidas espirituosas al mercado cubano, y paralelamente deliberar sobre las actuales tendencias y mostrar a los potenciales clientes las bondades de cada vino.

Novedades en el XIII Festival vitícola

Los organizadores del evento se han propuesto, en coordinación con Habanos S.A. y la Asociación Culinaria de Cuba, que sus participantes disfruten de novedades tales como maridajes de vinos, puros habanos y platos especiales, entre otras actividades colaterales.

Entre estos lances cabe esperar la celebración de una cata a ciegas de cada tipo de vino (blanco, tinto, rosado o espumoso) cuyo jurado lo integrarían expertos profesionales y clientes amantes del vino, quienes seguirían un orden lógico de las marcas en concurso, garantizándose su temperatura y técnicas de servicio, según la naturaleza de estas.

De igual modo se pretende efectuar una degustación de habanos, previa la conferencia demostrativa del "Maridaje Ideal Auténticos Habanos con Excelentes Vinos", donde cada firma participante debe contactar con los representantes de Habanos S.A. con el fin de dar a conocer los vinos a presentar en aras de que dicha entidad proponga las marcas de habanos y vitolas que mejor mariden con los espirituosos seleccionados.

No podía ser de otro modo: un buen vino ve la luz en el viñedo y un buen habano en la vega, nombre que distingue al lugar donde se cosecha la mejor hoja de tabaco del mundo.

De ahí que en esta festividad tan elitista, el gourmet puede rendir homenaje a los incomparables Cohiba, Romeo y Julieta o cualquier vitola del más que centenario Partagás, en franca armonía con los Syrah, Cavernet Sauvignon o Carménere, por no hacer la relación demasiado extensa. 

Pero también los organizadores están enfrascados en que se lleve a cabo una conferencia de expertos con el tema "Novedades dela Culinaria", evento en que cada firma tendría la posibilidad de asistir e invitar a personas interesadas, abordado por sommeliers, maítre y chef de prestigiosas instalaciones del país, durante la cual se darían a conocer novedades del maridaje de vinos con tendencias actuales de la cocina cubana e internacional.

Lo anterior estaría apoyado, además, por la degustación "Maridaje Ideal Vinos con Platos Especiales", en la que las firmas participantes contarían con un Chef  encargado de confeccionar y presentar en pequeñas porciones para su degustación, los maridajes ideales en este sentido.

Selectas marcas para gourmet selectos

El vino, a qué dudar, deviene sustancia viva y en constante transformación en el interior de su envase, lo cual puede compararse con la hoja de tabaco, que una vez convertido en puro habano, tampoco deja de mejorar si se conserva con la temperatura y humedad adecuadas.

Tanto la vid como el tabaco constituyen soporte material de costumbres que las culturas heredaron de generación en generación, y que han sobrevivido a catástrofes naturales o humanas. En resumen, ambas plantas precisan un cultivo delicado, regido por parámetros agronómicos específicos, por lo que el concepto de terroir, (este término proveniente del latín para designar a una extensión bien delimitada y con particularidad llamativa en su producción agrícola), las distingue cabalmente.    

El ser humano es la suma final de la armonía y la tensión dialéctica de lo animal y lo social, de lo instintivo y lo civilizado. Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha comido casi siempre lo mismo: carnes, vegetales y frutas. Entonces lo hacía por satisfacer el apetito físico y seguir vivo.

Hoy, comer es cada vez más un acto social, o más bien un modo de enriquecer el espíritu mediante la vista, el olfato y el gusto. O como dejó sentado el profesor Julio Fernández Bulté en el prólogo de "Mi pasión gourmet", de Yamir Pelegrino Rodríguez, "… el arte del buen comer, del comer civilizado, amatorio, socializado y digno, ha alcanzado hace ya mucho tiempo la inteligencia y la palabra de los grandes poetas. Sencillamente, porque comer puede ser vulgar ejercicio de salvajes o delicada misión de solidaridad, amistad, cultura y amor".

La venidera XIII Fiesta Internacional del Vino reunirá, en un solo haz, el arte del buen beber, fumar y comer: bienvenida, pues, este nuevo convite del paladar y los sentidos en el Salón 1930 del Hotel Nacional de Cuba.