Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Dieciséis pétalos con oro para La Habana

La culminación de la cúpula del Capitolio será otro regalo en los 500 años de la ciudad

Cuando la Habana cumpla sus 500 años podrá lucir, más bella y reluciente, la imagen de su Capitolio cuya cúpula, por encima de 90 metros sobre el nivel del Prado habanero, se develó el viernes 30 último, después de seis años de intenso quehacer en los 16 pétalos o nervios de piedra que lo conforman y que hoy lucen brillantes gracias a un enchapado con pan de oro ejecutado por expertos de la Federación Rusa.

De la elegante cubierta realizada en piedra, sobresale el color dorado que se  distingue en el normalmente luminoso horizonte de la capital cubana. Por debajo, justo en el centro de la parte superior,  se guarda la réplica de un diamante de 25 kilates que, desde la inauguración del edificio en 1929, marca la distancia por carretera entre La Habana y cualquier otra ciudad del país. Desde la citada fecha el inmueble ha asumido diversas funciones, hasta hoy, que es sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento).

A un cuidadoso trabajo de restauración tuvo que someterse -de carácter estructural primero y después restaurativo- la linterna superior con su aguja, así como  todos los nervios pétreos y la implantación de planchas de cobre que sustituyeron las que estaban dañadas. Posteriormente se ha trabajado con láminas de oro, tal como fue concebida originalmente.

Según declaraciones de Mariela Mulet Hernández, jefa del Grupo de Inversiones Prado, de la Unidad Presupuestada Inversionista de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) los trabajos en esa área comenzaron en el año 2013 cuando fue cubierta por primera vez para realizar un diagnóstico estructural. Posteriormente la linterna se demolió completamente y se reconstruyó en su totalidad hasta devolverle su magnificencia original en lo que se ha calificado una de las labores más complejas en el programa de conservación llevado a cabo, refiere el diario Juventud Rebelde.

En la cúpula han trabajado arquitectos, ingenieros y  expertos de la Federación Rusa que hicieron gala de un arte que conocen como pocos: “el de dorar metales como en las antiguas iglesias y catedrales de toda la Rusia Santa”, según expresión de Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, en ocasión de develarse al público la obra señalada.

En coincidencia con el aniversario 500 de la fundación de la urbe,  se encenderá también la linterna de la cúpula y el denominado como centelleador, el cual emitirá una luminosidad a más de 90 metros sobre el nivel de la calle, junto a la instalación de un moderno sistema de luces LED alrededor de toda la fachada. (Al momento de montarse, en la década de los 20s del siglo pasado, fue el único de su clase en el mundo y podía verse desde una distancia hipotética de 50 millas, según datos de EcuRed).

La cúpula del Capitolio, en el momento de su terminación en el siglo pasado, por su grandeza y elevación no solo se divisaba desde los más apartados extremos de la ciudad, sino desde una distancia superior a las 20 millas mar afuera. Sobre esa se encendía una linterna con cinco grandes reflectores giratorios, que junto a la del faro del Castillo del Morro, eran las dos luces que se veían a mayor distancia fuera de las costas habaneras.

Más alto, más ancho, más largo

El Capitolio Nacional de Cuba es una de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad capital, ubicada en el municipio de Centro Habana. Similar al de Washington D.C, es “un metro más alto, un metro más ancho, un metro más largo y mucho más rico en detalles”, según aparece en el sitio www.VisitarCuba.org.

Fue construido bajo la dirección del arquitecto Eugenio Raynieri Piedra e inaugurado en 1929. Para finalizar su construcción se necesitaron más de 5 000 obreros, tres años, tres meses y 20 días de trabajo; y unos 17 millones de dólares estadounidenses, y se utilizó piedra caliza blanca de Capellanía y granito.

Durante la seudorrepública era utilizado como sede del Congreso, pero desde el año 1959 albergó la Academia de Ciencias, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio ambiente y hoy es sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

La entrada está resguardada por seis gigantescas columnas
dóricas (de 1,55 metros de diámetro y 14,10 metros de altura), y se sitúa en lo alto de una escalinata con 55 peldaños de granito. A los lados de la escalera, en lo más alto, se muestran dos impresionantes esculturas de bronce, una masculina y otra femenina, ambas de 6,70 metros, obra del italiano Angelo Zanelli.

Singulares también son la Estatua de la República, o de La Patria, imagen femenina de bronce de 14,60 metros de altura, y más de 30 toneladas, la tercera bajo techo en el mundo por su tamaño, superada solo por el Buda de Oro de Nava, en Japón y la de Abraham Lincoln en el mausoleo erigido en su honor en Washington.

Protegida en su nicho, sostiene a la colosal obra una plataforma con tres escalones y una base de 2,50 metros de altura, fabricada con mármol ónix antiguo egipcio que simboliza la virtud tutelar del pueblo y el trabajo. En su interior, la estatua posee unos poderosos tensores que la sostienen y un túnel subterráneo que comienza en un recinto cercano posibilita el acceso a esta.

El tercero, de estilo neoclásico, se utilizó como zona de trabajo para las secretarías de la Cámara de Representantes; y el  Martí, con un hermoso cromatismo y de estilo del renacimiento italiano, como antesala de la biblioteca.

El Capitolio fue declarado Monumento Nacional en noviembre del 2010. Abierto al público, es uno de los centros turísticos más visitados de la ciudad, habiéndose convertido en uno de los iconos arquitectónicos de la urbe capitalina y  considerado habitualmente el edificio más imponente de la ciudad. y uno de sus símbolos más notables, equiparable al Castillo del Morro, la Catedral y la el Malecón habanero.  , Según EcuRed, algunos expertos lo consideran uno de los seis palacios de mayor relevancia a nivel mundial.

Acorde con los nuevos tiempos, el edificio del Capitolio de la Habana ha tenido un proceso de renovación con el fin de implementar su uso turístico y a menudo son programados encuentros, exposiciones, actos solemnes y actividades unidas a la difusión de la herencia histórica y arquitectónica del edificio.(ACN)