Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cepil, amigo de la higiene

Fundada en 1963 por el Che, la empresa “Juan Antonio Márquez” fue reconocida durante muchos años como la fábrica de cepillos y brochas, elaborados a base de pelo de animal y madera y en diferentes modelos, para barrer las calles, la limpieza de la industria azucarera y de armamentos, el lustrado del calzado, entre otros

Fundada en 1963 por el Che, la empresa “Juan Antonio Márquez” fue reconocida durante muchos años como la fábrica de cepillos y brochas, elaborados a base de pelo de animal y madera y en diferentes modelos, para barrer las calles, la limpieza de la industria azucarera y de armamentos, el lustrado del calzado, entre otros.

A sus más de 50 años, luego de numerosas inversiones, se han convertido en la única entidad del país que produce 40 productos de plástico de diversos usos en el hogar, los hospitales, el turismo y resto del sector empresarial, pero su competitividad se ve lastrada por el alto costo de las materias primas, todas de importación: el monofilo o “pelito” para fabricar 1 000 escobas cuesta 797.00 dólares, según declaró a Opciones, el Licenciado y Máster en Administración de Empresas, Oscar Lorenzo Morales Jiménez, director general de Cepil.

 “Nuestros productos no son competitivos, porque se realizan con una materia prima muy cara, a lo que se añade los costos de transportación desde el otro lado del mundo; por otra parte, los productores aseguran sus mercancías y al final esas políticas proteccionistas redundan en un incremento de los precios de los materiales directos”, indicó.

“Cepil -continuó- es la única empresa del país que tiene un surtido de 40 artículos de amplia demanda en el hogar, los hospitales, el turismo y el resto del sector empresarial, de manera que podemos reactivar la formación bruta de capital fijo con cada producto que reduce o evita al país la importación de ese mismo producto, es decir, que se exporta en fronteras, en interés de garantizar nuestra gestión técnico-productiva y sustituir importaciones”.

“Pregúntale a Oscarito por qué no hay escobas”

Así le dijo Mirta Pina Paz, auxiliar de limpieza, a la periodista. Cumplido el encargo, el también Coordinador del Consejo de Cooperación del Ministerio de Industria (Mindus), integrado por 20 entidades de Ciego de Ávila, expresó: 

“La organización empresarial tiene la infraestructura y la tecnología instalada, no así la materia prima, necesitamos comprarla. El Turismo nos dio un crédito, adquirimos el monofilo o “pelito” y fabricamos las escobas que nos encargó este sector, conforme a un principio japonés llamado pro-
ducción terminada sobre ruedas o just in time; ahora el Ministerio de Economía y Planificación (MEP) acaba de asignar un financiamiento de 15, 000.00 USD para las producciones consignadas a la salud pública.

“Como miembro asociado a la Cámara de Comercio de la República de Cuba (CCRC), recibimos un crédito de inversión procedente de China de 4,1 millones de USD para la producción de envases y el principal cliente será la fábrica de pinturas Vitral; son siete máquinas de inyección con el respectivo equipamiento auxiliar, además de otros moldes que mejoran la calidad de algunos productos, tal es el caso de los cestos con sus tapas para los baños, muy demandados por el Turismo.

 “Este proceso inversionista contribuirá también al desarrollo de nuevos productos de alta demanda popular para la venta en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), escobas, pozuelos, cepillos dentales, etcétera. Durante la Feria Internacional de La Habana un empresario se interesó en hacer negocios con nosotros. La prioridad es la sustitución de importaciones y estamos abiertos a todas las modalidades de inversión extranjera, ya sea mixta o producciones cooperadas.

En medio de la guerra comercial que sufre el mundo, ¿volverá Cepil a los cepillos y brochas de pelo de animal y madera, al menos para cubrir la demanda de un fragmento de la sociedad que no tiene acceso al peso cubano convertible, las Unidades Presupuestadas, por ejemplo?

“En el Consejo de Cooperación del Ministerio de Industria nos reunimos todos los meses, se analizan los resultados productivos y de eficiencia, y muchas de las empresas, con la colaboración de otras, resuelven los problemas; desempeñan un papel importante las comercializadoras porque priorizan en su gestión a los miembros del Consejo; el tema del encadenamiento productivo y la cogestión con la pequeña y la mediana empresas cubanas se hace mediante las Industrias Locales, las cuales poseen talleres en cada municipio y trabajan con la recortería de nuestras entidades”.

Se puede evaluar para que estas pequeñas factorías, con la experiencia de los 55 años de Cepil, resuelvan la demanda de escobas y escobillones que necesitan los Servicios Comunales; las brochas para pintar e, incluso, para el afeitado masculino, y los cepillos para lustrar el calzado, con madera, pelo de animal y fibra, pro-
ducciones mucho más ecológicas que las de polietileno, el cual puede tardar hasta 400 años para biodegradarse, con la consiguiente contaminación del medio ambiente.

Autonomía=Capacitación

Cepil tiene 294 trabajadores organizados en siete unidades empresariales de base (UEB), tres productivas (encerdado, artículos plásticos y cepillos dentales) y cuatro de apoyo. Existen tres turnos de trabajo que laboran las 24 horas del día, de lunes a sábado. “El capital más importante de nuestra empresa es el humano y nos esmeramos en su atención”, asegura el director general.

“El salario medio está por encima de los 860.00 cup, y sumando la estimulación por resultados rebasa los 1,200.00 cup. Se paga también estimulación en divisas cuando se cumple los indicadores de eficiencia, como promedio son 15.00 cuc, más 12.60 cuc de estipendio alimentario. Existe un universo juvenil dentro del cual 14 profesionales de nivel superior, comprometidos, muestran  posibilidades de ser parte de la reserva de cuadros.

“En materia de capacitación -informa Vivian Espinosa Rodríguez, directora de la UEB de Encerdado- los directivos de la organización cursamos un postgrado sobre la Ley de Empresas y en este momento estamos participando en otro, de Organización y gestión empresarial, auspiciados ambos por el Centro de Gestión, Superación Técnica y Administración del Mindus (GESTA), a distancia. Este último incluye 18 temas, afines con el mismo número de sistemas que componen el Sistema Integrado de Gestión (SIG), previsto en el Perfeccionamiento Empresarial (Calidad, Planificación, Contabilidad, Capital humano, Control interno, Medio ambiente, Innovación tecnológica, Dirección general, Comercialización y ventas, Logística, Jurídico, Auditoría y control, entre otros).

“Todos estos cursos -explica- están certificados por el Ministerio de Educación Superior (MES), de manera que avalan a los empresarios para desarrollar otras actividades de superación. Termina con una tesina de los ocho participantes, y la empresa sale potenciada porque cada vez que comienza un tema, antes se hace un diagnóstico sobre el Sistema objeto de estudio que genera un plan de acciones para la mejora continua de la producción”.