Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Mayor dinamismo para la inversión extranjera y el comercio exterior

Con esa convocatoria ha comenzado 2019 para coronar los esfuerzos y avances en la actividad de atracción del capital foráneo y la promoción de oportunidades y proyectos provechosos al país

Durante 2018 se aprobaron 40 nuevos negocios por un monto superior a los 1 500 millones de dólares, y de estos ya 35 están en proceso inversionista. “Estamos muy por debajo de lo que necesitamos, pero se comienza a ver algún resultado en los esfuerzos que estamos haciendo en la promoción de la participación del capital extranjero”.

Con esa aseveración, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca, precisó que el cálculo de cuánta inversión foránea requiere Cuba se hizo de una manera muy básica: “Necesitamos elevar la tasa de inversión que hoy está alrededor del 12 %, por lo tanto, cuánto dinero hace falta: dos mil millones de dólares al año, suma a la que aspiramos.

“Desde que se aprobó la Ley 118 en abril del 2014 hasta acá hemos comprometido capital por 5 500 millones, lo que no cumple con ese plan”, acotó e insistió en que desde esa fecha hasta 2016 solo se lograron 1 300 millones. “El grueso se ha podido comprometer en 2017 y 2018”.

Al comentar sobre la marcha de la inversión extranjera en el año que concluyó, Malmierca alertó sobre el necesario cambio de mentalidad para convertir las alianzas externas en un factor estratégico del desarrollo del país, saltando los disímiles obstáculos que aún se presentan en los procesos negociadores.

El esfuerzo incluye acortar los plazos de aprobación de los proyectos y reducir la burocracia para lograr que, de simple complemento, la inversión extranjera directa pase a ocupar un lugar relevante en la economía cubana, como una fuente importante para el desarrollo del país, e incluso considerarla fundamental para impulsar determinados sectores y actividades estratégicas como la energía.

Tal como se expresa en los Lineamientos de la Política. Económica y Social del Partido y la Revolución, desde que se aprueba la nueva estrategia, la inversión extranjera se valora como un factor decisivo y cuenta con un enfoque sectorial.

Otro elemento favorable fue, en el plano jurídico, contar con el Decreto Ley 313 para la creación de la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel.

De acuerdo con el titular, el Mincex elabora programas de promoción y de comunicación y perfecciona el uso de las carteras de negocios para promover los encadenamientos productivos, pero reconoció la existencia en primer lugar de elementos objetivos que interfieren como el bloqueo de Estados Unidos, el principal obstáculo para el desarrollo de la economía y también para la inversión extranjera.

“Este no solo afecta a las empresas estadounidenses, sino también a las del resto del mundo que se sienten intimidadas a la hora de hacer negocios con Cuba, es una especie de terrorismo financiero. Pero a pesar de eso la gente viene a invertir, no es un obstáculo insalvable”, precisó

Entorpecen los negocios, además,  la existencia de doble moneda y doble tasa de cambio, lo cual genera cierta incertidumbre, pues al hacer los cálculos económicos se crean distorsiones. “Cuando el país logre resolver esos problemas, esto tendrá un impacto positivo en la atracción del capital extranjero”, indicó.

Se suman las dificultades relacionadas con la falta de liquidez financiera que se afronta lo cual es más bien transitorio y hay otros en el orden subjetivo en los que hay que trabajar, pues está en nuestras manos resolverlos: las demoras innecesarias, la falta de preparación del personal negociador, las deficiencias en los estudios de factibilidad, entre otros.

Alertó sobre la demora en los procesos de negociación, y en la puesta en marcha de la inversión. “Ese tiempo que se pierde va en contra de nosotros”, puntualizó.

A propósito,  recordó el llamado del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la Asamblea Nacional del Poder Popular en días recientes, cuando llamó a trabajar no solo hasta que se aprueba la inversión, sino dar seguimiento  a la marcha.

“Lo que necesitamos con el capital extranjero es desarrollarnos, exportar y sustituir exportaciones”, señaló Malmierca al destacar que con ese propósito el Mincex imparte cursos para una mejor calificación del personal, no solo del Ministerio, sino de todos los organismos y empresas que intervienen en este proceso.

Remarcó Malmierca la necesidad  de cambiar la mentalidad y dejar atrás la idea de que la inversión extranjera es un mal necesario, algo que tenemos que hacer pero nos disgusta. “No debemos temerle y ponerle trabas a lo que podemos hacer en el marco vigente, pues la inversión extranjera es algo que puede beneficiar la construcción del socialismo”.

Al respecto citó las palabras del General de Ejército Raúl Castro en su informe al VII Congreso del Partido cuando afirmó: “Se requiere dejar atrás prejuicios arcaicos respecto a la inversión extranjera y avanzar resueltamente en la preparación, diseño y concreción de nuevos negocios”.

Un provechoso pliego de oportunidades

Generar oportunidades de inversión extranjera en los sectores estratégicos es hoy en Cuba una voluntad política como se confirma en la continua actualización de la Cartera de Proyectos desde 2014 hasta la fecha, en que la cifra cambió de 246 a 525 probables negocios en la última edición de esa abultada carpeta.

La Cartera de Oportunidades de la Inversión Extranjera 2018-2019 cuenta con 525 proyectos, por un monto de inversión estimado que supera los 11 609 millones de dólares. En esta oportunidad se incorporaron 168 nuevos proyectos vinculados con la ganadería, las industrias alimentaria, ligera y sideromecánica, así como la química, el turismo y la minería ( se retiran 104 que ya se han concretado, han cambiado su alcance o se encuentran en negociación).

Ahora se cuenta con una nueva Cartera, más diversa en su composición por actividades y sectores. De igual modo, se adecúan los montos de inversión de 13 proyectos, según los resultados de sus estudios de prefactibilidad, y se actualiza la política para el sector industrial, enfatizando en la necesidad de lograr encadenamientos productivos.

Déborah Rivas Saavedra, directora General de Inversión Extranjera del Mincex, al ilustrar los avances en la Cartera presentada para 2018-2019, subrayó que al dejar de ser solo un complemento, la inversión extranjera se considera vital en la renovación del modelo económico cubano, sobre todo para concretar los encadenamientos productivos.

Estas iniciativas están distribuidas por todo el país y de estas, 45 se encuentran en la Zona Especial de Desarrollo (ZED). El turismo se ratifica con el mayor número de oportunidades, con 187 proyectos dentro de ese pliego. Actualmente,  se continúa invirtiendo en el desarrollo de los puertos y aeropuertos, y se presta especial atención a la infraestructura ferroviaria.

Precisó que, gracias a la participación de las jurisdicciones locales en los programas de inversión, se dividen los proyectos por cada una de las provincias, pues el interés no puede ser solo de los organismos e instituciones, de las OSDE y sus entidades, sino que a nivel territorial también deben sumarse al proceso negociador y acompañar su ejecución.

Se trabaja por eliminar obstáculos, se han modificado algunas normas complementarias que acortan los procesos de evaluación de los inversores para que todo fluya más rápido sin dejar a un lado el rigor necesario, por lo que ya se anunció que en 2019 entrará en funcionamiento una Ventanilla Única para todos los negocios fuera del Mariel, a partir de confeccionar un software como una ventanilla virtual que acompañe todo el proceso para que el inversionista llegue al resultado final en un proceso corto.

ZED Mariel, joya de la economía cubana

Sobre el estado y evolución de los proyectos de la Zona Especial de Desarrollo Mariel informó su directora general, Ana Teresa Igarza Martínez, quien señaló que 2018 fue un buen año para la captación de inversiones en ese enclave económico.

Hasta la fecha se cuenta con 43 negocios aprobados y, como la Zona está en constante movimiento, hay otros ahora mismo en fase avanzada para su concreción. “Este es el año en que más monto de inversión extranjera se ha captado, con 474 millones”.

De esos, una parte importante ya está avanzando en su proceso inversionista. “Esto va a ir generando hacia la economía esa liquidez que hace falta; estamos en un buen momento pero aspiramos a más; tenemos que seguir creciendo”, aseveró.

En total la ZED Mariel ha captado 2 130 millones en inversión y cuenta con 17 proyectos en operaciones. “Todavía no logramos la cifra a la que aspira la economía de alcanzar crecimientos estables del PIB y,  por tanto,  hay que seguir despegando. Pero este ha sido un muy buen año para la Zona y las compañías que están ahí establecidas”.

Precisó que como todas las zonas de su tipo en el mundo hay que crear infraestructura, y precisó que cada año se invierten cerca de 300 millones por parte de los fondos del propio Estado cubano para propiciar esas condiciones. Por ejemplo, en 2018 se trabajaron más de 200 hectáreas para ubicar en estas a los inversionistas. Se han hecho avances en las infraestructuras, los viales y las redes de comunicación.

En tanto, ahora la ZED Mariel está enfrascada en la consolidación de los servicios vinculados. También en 2018 se concluyó una terminal multimodal donde llega el ferrocarril y se comunica con otras formas de transportación. Se trabajó igualmente en el centro de elaboración de alimentos, que ya concluyó su obra civil.  “Se garantiza alimentos para 5 000 trabajadores y se debe incrementar a 10 000”.

Se labora en el área del fondo habitacional y las primeras casas serán para moradores aislados en la región, lo cual constituye un aporte para la provincia de Artemisa, donde está situada la Zona. “Somos un polo empresarial muy importante para la provincia que le va a tributar desarrollo. Hoy estamos presentes en seis de sus municipios y mantenemos una constante interrelación con las autoridades locales”.

Sobre la reciente aprobación de la primera concesión administrativa en la ZED Mariel, Igarza explicó que la empresa de capital 100 % vietnamita, ViMariel S.A., recibió la licencia de obra para ejecutar la primera fase del parque industrial que construirá en un área de 156 hectáreas, localizada en el Sector A de esa zona estratégica para la economía cubana.

Señaló que en esto va a fortalecer ese trabajo de captación de capital fresco para nuestro país, y llamó a mover el pensamiento a la misma velocidad que lo hacen los empresarios, pues está claro que las cadenas globales de valor se mueven hacia donde tengan mejores condiciones. “Es un proceso de enamoramiento continuo. Lleva trabajo e interacción”, puntualizó.

En cuanto a los sectores estratégicos en los que está vinculada la ZED, mencionó los productos químicos, tecnología de la construcción, producciones como las de detergente, pañales desechables, andamios en función de la actividad de la construcción, pinturas y la industria de la biotecnología, entre otros.

Indicó que este año también se sumó una empresa mixta con Estados Unidos, en este caso con el Instituto Roswell Park de Nueva York, para producir -desde esa propia área y con destino a la nación norteña- vacunas para combatir el cáncer.

Entre las metas citó la aprobación reciente del programa de desarrollo de negocios hasta el 2042, cuya primera meta quinquenal vence en el 2022. A los esfuerzos del sector A, se suma el B con similares funciones industriales y logísticas. El sector G se dedicará a la industria de materiales de la construcción y el H que lo están dirigiendo a la industria turística, especialmente a la actividad inmobiliaria de los campos de golf.

“Estamos, como parte de ese programa, promoviendo servicios modernos para nuevas empresas con diversidad en las actividades: comunicación, servicios de software, entre otros. También los servicios vinculados al transporte tienen que crecer y diversificarse. Tiene que haber gamas de servicios adecuados a cada cliente con las condiciones que cada uno demanda”, señaló.

La directiva apuntó que la ZED se esmera en la preparación de la fuerza de trabajo, su calificación, la captación del personal, para adecuar sus labores a las necesidades de la economía cubana y al avance de las empresas.

Se refirió al perfeccionamiento del Sistema de Ventanilla Única que suma a otros organismos que intervienen y acortar el tiempo de las autorizaciones que requieren los inversionistas. “El propósito es que el inversionista llegue una sola vez a la oficina a recoger el documento firmado”.

Citó además los más altos estándares de atracción de negocios, tanto de tecnología de última generación, como respetuosos con el medio ambiente, que caracterizan a la ZED, pues solo se admite acceder a tecnologías limpias, no contaminantes y que impacten favorablemente en la economía.