Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Los inventarios en la mira del control interno

La XII Comprobación Nacional al Control Interno se centra en esta ocasión en las acciones de control y uso de los inventarios

La XII Comprobación Nacional al Control Interno, que se desarrolla en todo el país  desde el  1ro. de noviembre hasta el 12 de diciembre próximo, examina las operaciones realizadas de enero a septiembre de 2017 y se centra en esta ocasión en las acciones de control y uso de los inventarios, uno de los temas más recurrentes y que ponen en ascuas a la tan demandada eficiencia empresarial.

El llamado es a aprovechar los recursos y gestionarlos de forma eficiente para lograr mayor eficacia en el manejo de los inventarios ociosos o de lento movimiento y así no poner en riesgo, incluso, el cumplimiento de los planes económicos de una entidad.

Aunque el asunto es prioridad en el actual ejercicio de comprobación, hay otros puntos que son evaluados con igual rigor y profundidad, entre estos, la contratación económica, el estado de las cuentas por cobrar y pagar (su documentación y fiabilidad), el control racional del uso de combustible, el comportamiento del pago a privados y, cuando se requiere el análisis incluye el efectivo en caja y banco, los activos fijos tangibles y la ejecución del proceso inversionista.

Según informó la vicepresidenta del Consejo de Estado Gladys
Bejerano Portela, contralora general de la República de Cuba, el propósito esencial es “evaluar el Sistema de Control Interno implementado, en cumplimiento de la política y normativas aprobadas para objetivos priorizados vinculados a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, actualizados para el período 2016- 2021, y los Objetivos de Trabajo de su primera Conferencia Nacional”. 

En esta edición participan más de  2 000 auditores,  unos 1 000 estudiantes universitarios de diferentes especialidades (Contabilidad, Derecho, Ingeniería Química e Industrial),  a quienes se suman profesores de ese nivel de enseñanza.

También intervienen en el proceso 17 expertos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), quienes acompañan el análisis y chequeo de los productos químicos y desechos peligrosos en las entidades.

Un total de 361 acciones de control se prevé completar en este período de 30 días hábiles en el terreno, que implican  339 inspecciones de contraloría y 22 comprobaciones especiales (21 corresponden a la Oficina Nacional de Estadísticas e Información -ONEI- en los territorios), y contemplan las fases de planeación, ejecución e información al Consejo de Dirección y a los trabajadores, en cada una de las entidades inspeccionadas.

Se verifican en total 138 entidades, 123 unidades empresariales de base (de estas, dos son estructuras de Sociedades Mercantiles), 98 unidades presupuestadas, dos establecimientos comerciales, que en general abarcan a 19 Organismos de la Administración Central del Estado (OACE) y Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), más 16 Administraciones o Consejos de la Administración Provincial y el municipio especial Isla de la Juventud.

La muestra abarca una gran diversidad de sectores, entre estos los de mayor peso se relacionan con la rama agroalimentaria, los combustibles, las entidades de subordinación local y aquellas dedicadas a la actividad logística, como es el caso del grupo Gelma, del Ministerio de la Agricultura.

Verificar, comprobar, esa es la cuestión

Más que una comprobación, este proceso representa una oportunidad única para capacitar in situ a las administraciones, directivos y especialistas de los centros evaluados, pues se trata de una acción interactiva, de carácter preventivo, resultado de una labor en equipo, con plena madurez,
transparencia y responsabilidad para ejercerla.

La Contralora subrayó que se trata de un trabajo que no debe enclaustrarse entre las paredes de una oficina, ni debe interpretarse como un mero informe con una relación de problemas para luego ajustar cuentas a alguien. Lo que debe primar es la voluntad de hacerles frente y eliminar las causas para concretar soluciones definitivas allí, en la base, donde se producen los bienes y se generan y prestan los servicios.

“Una vez analizados los resultados del informe de la acción de control con el consejo de dirección de la entidad, es de gran importancia y de estricto cumplimiento que se explique la información a los trabajadores y a sus dirigentes sindicales en un lenguaje claro y sencillo, precisando con suficiente argumentación las violaciones y deficiencias detectadas, sus consecuencias, las causas que las generan y las responsabilidades de los implicados”, remarcó a la prensa la vicecontralora general, Alina Vicente Gaínza.

Del 16 al 30 de enero de 2018 serán las reuniones para analizar los informes resúmenes en los Consejos de la Administración Provincial y en la Isla de la Juventud, con la presencia de los directivos y ejecutivos de cada territorio. Y en la primera mitad de febrero del año venidero, los contralores Jefes de las Direcciones Integrales de Control y Supervisión de la Contraloría General, coordinarán los encuentros que deben efectuar con los consejos de dirección de los OACE, los OSDE y las entidades que correspondan.