Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

¿Por qué las bioeléctricas en Cuba?

Se inicia en la provincia de Ciego de Ávila la construcción de una instalación de este tipo

Las bioeléctricas -entre las principales plantas para aprovechar las potencialidades energéticas de la biomasa de la caña de azúcar-, constituyen hoy el programa élite de esta industria a nivel mundial y para que pueda sobrevivir necesita la diversificación de los usos de ese cultivo, en primer lugar con la producción de energía con el bagazo, la fibra del vegetal.

Cuba acaba de iniciar en el central Ciro Redondo -en la provincia de Ciego de Ávila, a unos 430 kilómetros al Este de La Habana- la construcción de una instalación de este tipo, la cual representa una inversión de 186 millones de dólares.

Se trata de una de las mayores y más importantes obras de las que se realizan en esta Isla con la participación de capital extranjero, según anunciaron durante la colocación de la primera piedra para la construcción de esa planta.

La instalación se erigirá con la participación de la empresa mixta Biopower S.A., formada por Havana Energy Limited (domiciliada en Guernsey, Reino Unido), y Zerus S.A, compañía cubana creada para desarrollar negocios con capital foráneo, patrocinados por el Grupo Azcuba dentro y fuera del país.

Según el director general de Zerus S.A., Francisco Lleó, la bioeléctrica aportará 62 megawatt (MG), cuando esté en funcionamiento en diciembre del 2019.

Producirá electricidad con el bagazo de caña del ingenio, y cuando finalice la zafra utilizará marabú, precisó Lleó en el acto organizado en el lugar donde montarán esa obra.

Origen

En mayo de 2016 Biopower S.A y el Instituto de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de Sanghai (Simee), empresa con sede en China, firmaron el contrato para establecer el Proyecto de Generación de Energía de Biomasa Ciro Redondo.

De acuerdo con Bárbara Hernández, directora de Generación Eléctrica de Azcuba, la planta no se propone mejorar la instalación existente, sino montar una nueva con tecnología muy moderna.

En la industria de la caña de azúcar en el mundo es común contar con calderas entre 85 y 90 bar y 85 % de eficiencia de turbogeneradores de extracción-condensación, para generar vapor de alto valor y durante la zafra convertirlo en calor y electricidad por cogeneración.

La bioeléctrica está ubicada en un área de cinco hectáreas, aledañas al central mencionado. La mano de obra que laborará en ella residirá en la zona próxima al ingenio y en las comunidades azucareras asociadas.

Principales ventajas

Entre algunas de sus principales ventajas figuran la de permitir el aumento de la capacidad nacional de generación de energía eléctrica basada en la biomasa renovable, y diversificar y agregar valor a la producción de azúcar.

También, incrementar la eficiencia, asegurar la producción de sacarosa, reducir costos, elevar la participación de las fuentes renovables en la matriz energética nacional, reemplazar los combustibles fósiles importados, mejorar el medio ambiente e introducir nuevas tecnologías.

Tiene además una influencia positiva en el medio ambiente, ya que la energía que aporta proviene de fuentes renovables, por lo que no aumenta el contenido de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Asimismo, utilizará marabú, maleza considerada un excelente combustible, que ha invadido millones de hectáreas cubanas, como biomasa para el período fuera de zafra, lo que posibilita liberar los campos que se necesiten para otros cultivos y sin costo para el agricultor.

Ese plan se enmarca en las proyecciones estratégicas de las autoridades del sector energético cubano de cambiar la matriz de generación eléctrica, ahorrar combustible fósil y reducir su excesiva dependencia del petróleo importado.

De acuerdo con Lleó, de los 25 proyectos de bioeléctricas, 11 ya tienen identificados sus socios y fuentes de financiamiento, mientras se avanza en los restantes.

El programa consiste en la construcción, montaje y puesta en marcha de plantas energéticas de esa clase, de 20, 35, 50 y 60 MW en todas las provincias del archipiélago cubano.

Constituye además una cartera de oportunidades abierta al mundo mediante la ley cubana de inversión extranjera.

Un aspecto importante es que los mayores aportes de electricidad excedente se lograrán mejorando la tecnología de la fábrica de azúcar, para disminuir sus consumos de vapor y electricidad y asegurar la disponibilidad de biomasa.

La generación de electricidad a partir de fuentes renovables de energía, en especial del bagazo de caña, es hoy una prioridad estratégica en el desarrollo del sector y del país.

De ahí que el programa incluya el montaje de 950 MW en plantas diseñadas con parámetros de eficiencia que permiten generar conjuntamente altos niveles de electricidad excedente.

Actualmente la agroindustria azucarera en Cuba, con una generación bruta de 750 GW/H, aporte el 81 % de toda la energía de las fuentes renovables en el país y representa el 3,5 % de la matriz energética nacional. (PL)