Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ganar en calidad

Perfeccionar la calidad de sus servicios y actividades es el propósito de los trabajadores de  la salud, la educación, la cultura y el deporte en esta provincia, conscientes de que son derechos que la Revolución ha garantizado a los artemiseños.

Las prestaciones  del sector de la Salud están entre las más apreciadas por la población, por lo que se asumen estrategias y programas que han posibilitado un mayor número de consultas, intervenciones quirúrgicas  electivas y por mínimo acceso, además, de atender otras en las  primeras 24 horas.
Con premura, y en aras de la excelencia, este territorio logró  transferir  servicios de medicina interna y quirúrgica del hospital de  Guanajay hacia el Ciro Redondo, de Artemisa,  con alta  satisfacción en esas especialidades; el primero de estos se convirtió en  Materno Infantil al elevar la cifra de camas destinadas a ginecobstetricia y  neonatología, y en una segunda etapa, explica la doctora  Gladys González Priedes,  subdirectora de Asistencia Médica, se pretende transformarlo en  hospital provincial pediátrico.

También se prioriza la formación de especialistas, entre  más de 200 residentes,  con lo cual se fortalecen las atenciones secundaria y primaria, y disminuyen las remisiones hacia la capital del país.  
Con eficacia y sistematicidad atienden a los grupos priorizados,  pacientes con patologías crónicas y se da seguimiento al adulto mayor,  esfuerzo  que  permite a esta provincia mostrar una esperanza de vida de 77 años.

Estos programas se ejecutan en los 453 consultorios del médico de la  familia, 20 policlínicos, los hospitales de los municipios de Artemisa,  Guanajay, San Cristóbal y San Antonio de los Baños,  las  casas de abuelo, hogares de ancianos y los Centros de Atención al  Diabético y Genética.

El promedio de médicos y estomatólogos es de 4,3 y 0,7 por cada 1 000  habitantes, mientras el de enfermera es de 6,2, indicadores  que tienden a elevarse ante la formación de  nuevos galenos en las facultades de Ciencias Médicas localizadas en el  territorio.

Simultáneamente, se dan y concluyen mantenimientos  a la  infraestructura del sector, que incluye el bloque  de  hospitalizados  de la unidad  asistencial Ciro Redondo, la ampliación  de la terapia polivalente y de neonatología, el centro de referencia  al recién nacido y el rescate de las clínicas estomatológicas de  Mariel y Alquízar,  el taller de tallado de Farmacias y Ópticas, que redujo el período de recogida de las armaduras de espejuelos, labores que anteriormente debían hacerse en la capital y en Pinar del Río.

Un considerable aumento han tenido las finanzas otorgadas para la adquisición de equipos médicos y no médicos y otros de asistencia social, como las casas de abuelos y hogares de ancianos.

Como en otras partes del país, en Artemisa también se incentiva la medicina tradicional y natural para diversas  dolencias, por lo que se  fortifican los centros de producción local y fortalecen convenios con la agricultura para garantizar las materias primas  indispensables en la obtención de los fármacos.
Sin afectaciones asistenciales, esta provincia tiene más de 1 900  colaboradores en 25 naciones del orbe, en partícular, en América Latina.

La educación, garantía del futuro

Formar el capital humano que demandan las condiciones de desarrollo de  este territorio  son premisas de la Dirección de Educación y la  Universidad.

La Casa de Estudios Mártires de Artemisa forma profesionales en más de 30 especialidades entre las pedagógicas, cultura física, contabilidad  y finanzas, Ingeniería Industrial y Agronomía y otras de perfil   humanístico, en cuatro facultades.

La Dirección atiende el desarrollo local con la formación del potencial humano en  los distintos centros universitarios municipales y aspira  en el curso  2014/2015 incorporar la licenciatura en Derecho en cursos diurnos y el  Diplomado para cuadros de la provincia.

Además, mantiene estrechas relaciones con instituciones  investigativas y productivas en  pos  de proyectos de ciencia y tecnología para el avance  agroalimentario, y de financiamiento internacional,  que posibilita la capacitación de productores y acrecienta las  perspectivas para  mayores producciones y rendimientos.

También, asesora a  entidades que proporcionan gestión empresarial, capacitación del capital humano y se fomentan habilidades de dirección  en los disimiles sectores de la economía local.

Carlos Eduardo Suárez, rector de la Universidad, precisa que valoran la atención especializada que puede propiciar la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZDEM), y también AZCUBA en el sector  cañero.
Mantienen nexos con instituciones científicas, que les permiten  colaborar en la preservación del medio ambiente;  y junto con la  Asociación Nacional de Economistas y Contadores, labora  en  los controles  internos,  consultorías y asesoramientos. Otro quehacer que asumen es la  caracterización  de la identidad artemiseña, con el  objetivo de determinar los rasgos de cada municipio en función de los adelantos provinciales.

Se  establecen convenios docentes con las universidades de Pinar  del Río y La Habana en aras de la docencia, la investigación y la  extensión universitaria, e igualmente con planteles  en España y Latinoamérica, para el intercambio académico con vistas a mejorar la calidad en los  procesos diseñados.

La  Dirección Provincial de Educación fortalece los  programas y planes de estudio, mejora la cobertura docente y la educación técnica y profesional con 25 centros,  entre  politécnicos, mixtos, escuelas de oficio, y  alrededor de unas 400 aulas anexas que afianzan la destreza de los  estudiantes al localizarse en entidades productivas.

Con la primera graduación de maestros de las  enseñanzas preescolar y primaria se espera un mejoramiento en esos niveles de educación. La formación en escuelas  con  jardines, parcelas y huertos contribuirá  al autoabastecimiento y posibilitará inculcar en las nuevas generaciones una disciplina de trabajo en  concordancia con el modelo económico cubano y sus prioridades.

Artemisa tiene 13 escuelas de educación especial que atienden las  necesidades de sus alumnos, en estrecho quehacer  con el Centro de  Diagnóstico y Orientación.

Particular atención se presta a  los planteles del Plan Turquino, las cuales poseen novedosas tecnologías para la  enseñanza de niños y adolescentes.

Significativos son los objetivos en la formación vocacional y orientación profesional, con la creación de círculos  de interés y sus vínculos con organismos y empresas que los apadrinan.

Unión inquebrantable

Como hermanas gemelas marchan la cultura y el deporte en Artemisa, cada cual con su perfil pero con intenciones similares.

Se rescatan  instituciones culturales que estuvieron  cerradas durante años,  como la biblioteca  provincial, el cine y la Casa de Cultura de Candelaria, y otros espacios abren sus puertas, entre estos el Ecomuseo, en la comunidad Las Terrazas,  que  muestra  valores de la historia y  la arquitectura  del lugar.

Funcionan  talleres de repentismo infantil,  grupos de música campesina se convierten en profesionales, y  bandas de música, colectivos teatrales y representantes de las  artes plásticas realizan giras por zonas montañosas.

Las casas de cultura tienen mayor presencia de artistas aficionados, crece el número de integrantes de la Brigada José Martí, y se promueven  más  concursos, talleres y eventos en diferentes manifestaciones.

En la localidad de  San Antonio de los Baños se reparan los museos de Historia  y del  Humor,  y se crean espacios alternativos  para la presentación de grupos de  teatro y música.

Los siete Monumentos Nacionales (Ruinas del cafetal Angerona, en la ciudad de Artemisa, las casas natales de Rubén Martínez Villena en Alquízar y la de Carlos Baliño en Guanajay, el Complejo monumentario Antonio Maceo en Bauta, el Mausoleo Mártires de Artemisa, sitios de la batalla de Cacarajícara, en Bahía Honda y la Palma Corcho en San Cristóbal),  reciben mantenimiento, pero conservan sus  recorridos  por la historia, mientras se espera aumentar el nivel de la enseñanza artística con el funcionamiento de la Escuela Vocacional de Arte, que  forma a niños y adolescentes de las provincias de Artemisa y Mayabeque.

En Mariel están ocupados en el Complejo Cultural, en la formación  de artistas en teatro y danza y en la preservación del patrimonio  arqueológico enclavado en la ZEDM, donde existen  cuevas  funerarias aborígenes de las más importantes del occidente  cubano.

Al deporte se le brinda especial atención y se lleva a cabo la reparación de varias de las instalaciones, entre estas las canchas de tenis, deporte ilustre de los artemiseños;  en los próximos meses comenzará la construcción de otra, con  medidas internacionales,  para competencias de esa categoría.  

 La Escuela de Iniciación  Deportiva Julito Díaz también se reconstruye, con lo cual elevará el confort de los atletas y la calidad de los entrenamientos. Similares trabajos se efectúan en la Sala Polivalente, con el propósito de rescatar los gimnasios y las cátedras.

Tras un proceso de reparación, están flamantes el estadio 26 de Julio y su pizarra electrónica. Al mismo tiempo, se eleva el número de matriculados en la escuela de deportes, con lo cual se dispondrá de más profesores,  quienes contribuirán a propiciar en la población hábitos de ejercicios físicos.