Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hazaña con cifras y letras

Camaronicultores cubanos alcanzan sus mejores resultados productivos y de exportación de los últimos ocho años

El fomento de las exportaciones es uno de los caminos que tiene la economía cubana para avanzar, y aunque hay sectores que aún no alcanzan índices satisfactorios, el año 2013 fue el mejor en la historia de la camaronicultura en la Mayor de las Antillas.

Los trabajadores de la rama están imbuidos de una elemental ley económica acerca de la creación de riquezas, "lo único que resolverá nuestros problemas", al decir de Marino Murillo Jorge, vicepresidente del Consejo de Ministros, al intervenir en la reunión ordinaria de la Octava Legislatura del Parlamento cubano en diciembre último.

Cuando sesionaba este importante evento, ya habían sido cosechadas 4 116 toneladas de camarón, 3 074 con destino a las ventas en el exterior, en mercados de Asia, Europa y América.  La tonelada de camarón hoy se cotiza como promedio a 4 420 CUC.

Y si las cifras son importantes, mucho más lo es su significado, en tanto para lograrlo se conjugó el concurso de las cinco unidades empresariales de base productoras de la Isla. En 2012 únicamente llegaron a lo proyectado las de Holguín y Tunas de Zaza, en Sancti Spíritus.

Pero ahora cumplieron todas por primera vez y hubo marca histórica para la de Santa Cruz del Sur, en Camagüey, mientras la entidad granmense obtuvo indicadores que la distinguen como la mejor de su tipo en el país, al ser la que más toneladas exportó, sinónimo de camarón con mejor calidad. Igualmente disminuyó el factor de convertibilidad de pienso.

Los casi 1 540 trabajadores de la rama alcanzaron lo que a fines de 2012 le parecía imposible a muchos, cuando se recolectaron algo más de 3  toneladas. En esta ocasión solo necesitaron más organización y eficiencia, lo cual -evidentemente- marca el despegue en una rama con capacidad creciente con vista a ingresar divisas, según ha reiterado el licenciado Orlando Jiménez Vargas, director general de la Empresa para el Cultivo del Camarón (ECCAM),  surgida en 2011 a partir del reordenamiento empresarial en el sector.

Y si sobresaliente fue la cosecha también merece tal calificativo lo exportado, unas 3 074 toneladas del crustáceo, 98 más que el récord de hace ocho años, lo cual determinó para sobrepasar el monto de lo previsto en ventas en el exterior, con 13,6 millones de CUC.

La mayor hazaña

Para abundar acerca del valor de dichos números baste ejemplificar que la mayor hazaña en la cosecha de camarón databa de hace ocho años, cuando se pescaron 4 343 toneladas aunque distante del plan. Fueron comercializadas fuera de nuestras fronteras 2 952 toneladas, por un valor de 11,7 millones de pesos. 

Conversar con especialistas de ese interesante mundo nos adentra en un factor decisivo cuando se habla de eficiencia en 2013: el indicador tonelada de pienso consumida por tonelada de camarón producida, que fue de 2,1, o sea, 600 kilogramos menos a lo gastado en igual etapa del año precedente.

Válido es mencionar otros elementos, como la restructuración y fortalecimiento de la empresa, sobre todo las 21 granjas que son la célula básica; y el perfeccionamiento de los sistemas de pago por resultados.

El director general de la ECCAM dijo que influyó, además, la decisión del país de flexibilizar la adquisición de pienso, con cobertura de 45 días, mayor control del proceso productivo, la experiencia del personal y disponer de una especie sana del crustáceo.

Aunque en ciernes, el pasado año se obtuvieron algunos frutos producto del proceso inversionista aprobado hasta 2016, a partir de las potencialidades en el cultivo del camarón como renglón exportable. Este programa iniciado en el último cuatrimestre hará rejuvenecer a las camaroneras con más de 20 años de explotación.

No se trata de "dar colorete" , porque está previsto el mantenimiento y la reparación de los equipos tecnológicos, de la industria  y de los estanques tanto para la cría de larvas como su siembra y desarrollo, así como la adquisición de nuevos equipos y el mejoramiento del transporte de todo el proceso productivo.

El empeño se las trae, pues cubre a las 2 402, 4 hectáreas de estanques localizadas en Cienfuegos, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín y Granma. 

Sin embargo, las posibilidades de desarrollo en el cultivo del camarón superan en 30 veces a la capacidad actual y, por ende, son inmensamente promisorias las perspectivas productivas y de exportación.

Los crecimientos, aseguran los expertos, serán sobre la base de la eficiencia y la inversión extranjera, esto último en fase de negociaciones y garantizará continuar ampliando la cartera de negocios, que hoy tiene a siete grandes compradores en Europa, Asia y América.

Resulta sin dudas una estrategia bien pensada y por lo pronto, con la capacidad actual, los trabajadores del sector comenzaron 2014 con el firme propósito de sacar del agua 4 500 toneladas y exportar 3 030, para dejar bien sentado que al camarón aunque se duerma, no se lo llevará la corriente.