Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ojala que llueva café… de Oriente a Occidente

Para Cuba la producción cafetalera deviene estratégica si se tiene en cuenta que alrededor de 89 % de la población lo consume de una u otra forma, y la media de consumo nacional es superior a 42 % comparado a nivel mundial

Bebida de amplio consumo en el planeta, el café constituye el principal producto de las montañas cubanas, aunque en los últimos tiempos, diversos factores han provocado pobres rendimientos de los cafetales, la mayoría de notoria antigüedad.

Sin embargo, un resultado estimulante, aunque lejano aún de las potencialidades y necesidades del país, experimentó la producción cafetalera en la zafra 2011-2012, luego de proponerse acopiar 6 443 toneladas del grano y obtener 7 100, con lo cual superó 10 % su plan y creció 24 % respecto a la zafra precedente.

Entre los aspectos positivos sobresalió su mejor organización, mayor eficiencia y el incremento cualitativo de la recolección y el despulpe, lo cual posibilitó que 85 % de todo el grano recogido fuera de primera o segunda calidad. 

Otra tarea desarrollada con éxito durante 2011 fue la siembra de 7 100 hectáreas de cafetos, cantidad que supera ampliamente a la lograda en años recientes, y las 8 500 hectáreas previstas el pasado año.

Hoy el principal reto de los colectivos cafetaleros presentes en ocho de las 15 provincias del país es el de trazarse planes sólidos, que se cumplan sobre la base del esfuerzo real y no, como aconteció en la pasada zafra, en la cual hubo territorios, empresas y otros grupos que excedieron su meta con una amplitud desmesurada, reflejo de la escasa seriedad en sus estimados de cosecha, en muchos casos por deficiencias en la aplicación del clásico método de conteo estadístico-matemático.

De ejecutarse cabalmente lo previsto en el desarrollo cafetalero, el país espera duplicar para 2016 la baja producción de café y alcanzar las 15 000 toneladas, aunque todavía esa cifra resulta insuficiente comparada con las 24 000 necesarias para cubrir el consumo y la exportación.

Oportunamente, el presidente cubano Raúl Castro anunció ante la Asamblea Nacional que la Isla no podía seguir erogando sumas millonarias destinadas anualmente para importar el grano y cubrir el consumo local, como sucedió entre 2010 y 2011 cuando tuvo que comprar 18 000 toneladas de café para satisfacer el consumo interno. 

A causa de los altos precios de los alimentos en el mercado internacional y el genocida bloqueo de Estados Unidos, hoy el café Robusta le cuesta a Cuba alrededor de 2 300 dólares por tonelada, ubicado en puertos nacionales, mientras que en el caso de la variedad Arábiga, la otra mundialmente comercializada y de mucha más calidad, el costo actual para la Isla sobrepasa los 4 560 dólares por tonelada.

Por donde nace el Sol

La cosecha cafetalera 2011-2012 en la provincia Santiago de Cuba nuevamente cumplió el estimado de acopio del cerezo y hasta creció casi 4 %, en relación con la campaña anterior; los más integrales al completar sus planes en acopio, despulpe y toneladas, fueron los municipios Songo-La Maya y Guamá.

Para los especialistas esa tuvo matices diferentes, que influyeron directamente en una mayor eficiencia como por ejemplo, los preparativos y la organización en el período de precosecha desde la base hasta la Comisión Provincial de Café; el emplantillado y disposición de la fuerza recogedora; la entrada a tiempo de más de 90 % de los recursos; el incremento del precio del café recogido, así como mayor control y exigencia que disminuyeron el desvío del grano.

Resulta alentador conocer que en esta ocasión más de 70 % del café recogido en la zafra santiaguera se concretó con la fuerza interna -los cooperativistas, campesinos, recogedores habituales y sus familiares, los pobladores serranos en general-, disminuyendo así las tradicionales movilizaciones de los estudiantes al Plan la escuela al campo, con ahorro de recursos materiales y combustible. Mención especial merecen los beneficiados por el Decreto Ley No. 259, relacionado con la entrega de tierras ociosas en usufructo, quienes realizaron significativos aportes en los macizos cafetaleros de Segundo Frente, San Luis, Songo-La Maya y Tercer Frente.

Sergio Castillo Hechavarría, jefe de café del Grupo Provincial en Santiago de Cuba, anunció que la zafra cafetalera reportó más de 3 020 toneladas (52 % de la producción total del país), y que el compromiso para 2015 es producir 7 000 toneladas.

"Con ese fin -dijo Castillo Hechavarría- se tiene previsto sembrar 2 600 hectáreas de café, y ya se encuentren en etapa de viveros más de 7 000 000 de posturas de las especies Arábigo y Robusta, además de tener en cuenta otras 300 hectáreas que serán rehabilitadas.

"Este es un proceso paulatino, añadió el especialista, que se extiende hasta el año 2015. Por el momento vamos cumpliendo para continuar creciendo progresivamente, no obstante los retos que tenemos con la preparación de la industria -en búsqueda de mayor capacidad de secado del grano- y la disminución del índice de broca para garantizar calidad en la producción".

Mientras, durante la cosecha 2011-2012, los caficultores granmenses cumplieron sus planes de siembra de posturas y de acopio del grano, "pero el rendimiento agrícola promedio no llegó a 30 % del que deben alcanzar los cosecheros de la vanguardia a partir de 2015", precisó William Chávez, subdelegado de la Agricultura en el territorio, quien agregó que en las zonas cafetaleras se acometen, como labor básica, la sustitución de plantaciones viejas, pues 60 % tiene más de dos décadas de explotación.

"Todavía no se alcanza el ritmo necesario -reconoció- ya que las acciones comenzaron en 2006 y hoy solo está renovado 42 % de las áreas". El funcionario recordó que cuando la provincia obtuvo sus mayores producciones, hace más de tres décadas, reportaba alrededor de 0,22 tonelada por hectárea.  En Granma se trabaja con el ánimo de cosechar 0,29 tonelada del grano por hectárea, a partir del año 2015, lo cual implicará triplicar el rendimiento promedio actual de la oriental provincia.

Asimismo, William Chávez dijo que se propician beneficios financieros y crediticios con la aplicación de resoluciones que incentivan la producción mediante ingresos monetarios; "la más reciente, la 14/2010 en vigor desde el 16 de enero de 2010 -dijo-, amplía los precios en 2,5 veces por la compra del grano". Vale recordar que la producción histórica del actual territorio de la provincia Granma fue de 4 014 000 latas, registrada en 1968, y desde entonces siempre ha estado por debajo del millón de latas de café.

Otro tanto ocurre en Las Tunas, donde los cosecheros se han incorporado con buen pie al programa encaminado a lograr la recuperación cafetalera cubana. Al efecto los trabajadores de la Empresa Integral Forestal dejaron plantadas 21 hectáreas de ese tipo de cultivo, una más que las previstas, luego de garantizarse las 92 000 posturas en diversos viveros de los ocho municipios tuneros, lo cual permitió contar con un excedente y venderles plántulas a campesinos interesados en producir el grano.

La variedad seleccionada en la provincia es la Robusta, que, a diferencia de la Arábiga, es más resistente a las altas temperaturas, exige menor cantidad de agua y se adapta mejor a las condiciones de Las Tunas, cuyo territorio es completamente llano. Asimismo, la Robusta también requiere humedad; por eso los sitios escogidos para las plantaciones están próximos a fuentes acuíferas, y bajo árboles de diversas especies capaces de proporcionar sombra todo el año.

El ingeniero Pablo César Ávila, director de la Empresa Forestal tunera, comentó que debido a los altos precios de los alimentos y el bloqueo estadounidense, las autoridades cubanas le conceden notoria importancia a la recuperación cafetalera del país, otrora alto productor, y que año tras año fue haciéndose cada vez más dependiente del mercado exterior, como consecuencia del crítico estado de las plantaciones y la infraestructura de esa importante agroindustria.

Café en el llano

Desde su aparición en la Isla, en el siglo XVIII, los cafetales cubanos han proliferado en las serranías, casi siempre a partir de 500 y hasta 800 metros sobre el nivel del mar. Las áreas de la Sierra Maestra y el macizo montañoso Sagua-Baracoa registraron desde entonces los mayores volúmenes del grano, seguido del complejo montañoso de Guamuhaya, al centro de la Isla, y de las sierras del Rosario y de los Órganos, en Pinar del Río. Empero, con vista a elevar la producción cafetalera también se trabaja hoy en recuperar las plantaciones existentes en zonas llanas del país con variedades más productivas y resistentes a las condiciones climáticas.

Al efecto Daniel Balmaceda, especialista del Instituto Nacional de Investigaciones Fundamentales de Agricultura Tropical (INIFAT), reveló que en las provincias de Cienfuegos y Villa Clara se lleva a cabo la siembra de la variedad Robusta, a la cual se le injertan yemas de Arábico.

Explicó que esta metodología persigue elevar la calidad de los frutos en las jóvenes plantaciones atendidas por cooperativistas vinculados a los programas de la Agricultura Urbana y Suburbana.

"La estrategia del programa de recuperación del cerezo -dijo Balmaceda- comenzó por áreas montañosas hace aproximadamente un quinquenio con el objetivo de reemplazar las plantas envejecidas por otras jóvenes, de mayor vigor y capacidad genética. En este proyecto se incluye un mayor control de los cultivos y sus manejos, además de la capacitación técnica de trabajadores y el uso del extensionismo, para difundir y apoyar las mejores prácticas agrícolas".

Acotó que se labora en la creación de semilleros para darle respuesta al incremento de áreas y de productores en el territorio nacional, muchos de los cuales están acogidos al Decreto Ley 259 de entrega de tierras en usufructo.

Por su parte Elexis Legrá Calderín, director Nacional de Café y Cacao en el Ministerio de la Agricultura, señaló que las provincias centrales garantizan solo 7 % del total aportado nacionalmente, pero sobresalen por su calidad. "La necesidad de producir más café, con el fin de que disminuyan las importaciones y poder, en un futuro, crecer en las ventas al extranjero, ha llevado a la agricultura cubana a aumentar el cultivo de ese cerezo", aseguró.

¿Lloverá café en el mundo?

A principios del año en curso, el precio del café se había recuperado a consecuencia de que Guatemala detectó una enfermedad denominada roya que destruyó 15 % de la cosecha de 2012-2013 y hasta 40 % de la próxima. Pese a ello, el anuncio de la CONAB (Compañía Nacional de Abastecimiento) en Brasil de que se obtendrá una cosecha récord en 2013-2014, está ejerciendo una presión muy fuerte en el mercado y es lo que mantiene los precios a la baja, especialmente en el café de alta calidad.

De acuerdo con los especialistas, la producción total estimada para la temporada 2012-2013 asciende a 144,5 millones de sacos, lo que supone un aumento de 7,3 % frente a los resultados de 2011-2012. Estas previsiones muestran que la oferta se mantiene firme y, por lo tanto, que los precios seguirán estando afectados de forma negativa.

Hoy la oferta de café se concentra en Brasil, con 35 %, Vietnam con 15 % (donde se produce todo el Robusta), Colombia con 10 % (Arábica premium), Indonesia y África Occidental. Vale recordar que el café es un producto que necesita casi cuatro años desde que se siembra hasta que está apto para la cosecha, y como promedio solo se obtiene al año un kilo de cerezo consumible por árbol.

Desde hace tiempo su evolución está marcada por altibajos, pero a partir de la cosecha 2010-2011 la tendencia bajista se ha agudizado. Sin embargo, al menos las autoridades de Brasil esperan una cosecha nunca vista de más de 50 millones de sacos de 60 kilogramos, y Colombia entre ocho y 10 millones de sacos, dejando la escena lista para unos precios bajos.

La oferta cafetalera está ya desbordada por estos días, y las existencias del grano en el mercado de Nueva York subieron a más de 2,75 millones de sacos de 60 kilogramos, el más alto volumen en tres años. Por tanto, todo indica que a nivel mundial ya está lloviendo café, aunque los agricultores brasileños hicieron y hacen "maravillas" para limitar sus ventas con el objetivo de aumentar los precios, con tendencia a ir en picada.

La producción mundial podría llegar a 160 millones de sacos en la temporada 2012-13 según estimaciones de bloomberg. Ya en el mes de noviembre de 2012 la producción llegó a 147 975 000 sacos con un consumo inferior en 141 millones,  es decir una sobre producción mundial.

A pesar de que ambas producciones, Arábica y Robusta, han aumentado de 1978 a noviembre de 2012  de 59 084 000 a 88 008 000 de sacos de café tipo Arábica y de 18 077 000 a 59 082 000 en producción de café tipo Robusta.