Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Se abre una nueva etapa

Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura, sostuvo en Camagüey que la forma más práctica de asegurar la comida de un territorio, y de hacerlo sostenible, es concretar los proyectos de la agricultura suburbana, siempre bajo el respeto irrestricto de los principios que les dieron vida

Al pasar revista a los resultados de los tres primeros años de experiencia piloto del programa en la ciudad cabecera provincial, el titular del sector aseguró que se está en condiciones de pasar a una segunda etapa, caracterizada por el máximo aprovechamiento de la tierra disponible con criterios agrotécnicos actuales, reporta Granma en su portada digital.

A partir de las vivencias de productores líderes del territorio, se coincidió en que resultan imprescindibles una mayor integración y vinculación de los centros de investigación locales con las fincas, como vía para transmitir y generalizar las mejores prácticas en busca de más altos rendimientos agrícolas.

Al respecto, se recibió con beneplácito la idea de apoyarse en los 2 680 jóvenes que hoy estudian carreras agropecuarias en la Universidad y en los institutos politécnicos de la provincia, para incrementar el intercambio directo con los productores y capacitarlos, en una labor de mutuo aprendizaje.

Tras reconocerse los avances del programa en el municipio de Camagüey, no exento tampoco de tropiezos y dificultades, quedó claro que para consolidarlo deben eliminarse el tradicionalismo y la rutina en los quehaceres agropecuarios, única manera de pasar a un modelo eficaz y competitivo de gestión.

Entre otros asuntos no logrados, se mencionaron la necesidad de hacer un uso combinado de la maquinaria y la tracción animal, estabilizar el empleo de semillas de calidad certificada, aprovechar al máximo las áreas bajo riego e incrementar y diversificar la producción de viandas.

"La sostenibilidad del proyecto se demuestra, comentó el ministro, si se compara el volumen real de las producciones contra la demanda total de la actividad agropecuaria del municipio, para buscar la solución definitiva de la comida que necesita a través de las distintas vías de comercialización."

Gustavo Rodríguez convocó finalmente a los camagüeyanos a transformar la cabecera provincial en una ciudad productiva y eficiente, pues su experiencia es seguida de cerca por otros 157 municipios del país que ya aplican en sus territorios el programa de la agricultura suburbana.