Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Agricultura urbana abre ámbito de cooperación argentino-cubana

Actualmente, ambas naciones tienen puesto énfasis en el intercambio de experiencias que permitan impulsar la agricultura de bajos insumos a nivel de localidades

La exitosa experiencia de Cuba en el desarrollo de la agricultura urbana y periurbana abre nuevos ámbitos de cooperación con entidades del sector en Argentina, valoró hoy en Buenos Aires el viceministro cubano del ramo, Ramón Frómeta Ordúñez.

Existe un marcado interés por parte del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) argentino de identificar áreas comunes que permitan un mayor intercambio con entidades de la Isla, dijo a Prensa Latina el alto funcionario gubernamental.

De hecho, explicó, el INTA y el Ministerio de Agricultura de Cuba llevan ya adelante varios proyectos conjuntos, que se enmarcan en campos como el citrícola, la ganadería y la sanidad vegetal.

En estos momentos, sin embargo, el énfasis mayor está puesto en el intercambio de experiencias que permitan impulsar la llamada agricultura de bajos insumos a nivel de localidades, reiteró.

El viceministro anticipó en ese sentido que en los próximos meses se realizará en La Habana un encuentro sobre agricultura urbana organizado por el Instituto de Investigaciones Fundamentales de Agricultura Tropical (INIFAT), al cual por su importancia la FAO resolvió darle carácter regional.

Frómeta Ordúñez y la directora de Relaciones Internacional de la cartera agrícola cubana, María Antonia Fernández, asistieron aquí a la XXXII Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que concluyó el viernes último.

Sobre ese encuentro, ambos coincidieron en destacar el hecho que, por primera vez, una reunión de ese tipo congregó a representantes de 33 países, lo cual constituye una muestra de respaldo y confianza a las prioridades fijadas por el nuevo director del organismo multinacional, José Graziano Silva.

La FAO, indicaron, buscará en los próximos dos años descentralizar la toma de decisiones, destinar más recursos al desarrollo de proyectos regionales y fomentar la integración y la cooperación Sur-Sur en un ámbito de tanta importancia como es la producción de alimentos.

El tema de la agricultura familiar también ocupó un lugar en las discusiones de la conferencia, que abordó asimismo la necesidad de continuar apoyando la reconstrucción de Haití y reconoció el hecho que América Latina sea la única región del mundo comprometida con eliminar el hambre para el año 2025.