Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Actualizan normas de consumo de agua en el sector empresarial

Continúan las medidas para enfrentar la sequía y se ejecutan acciones para el uso eficiente y racional del agua

A partir de la situación desfavorable de 2015, ya se concluyó en el país la primera etapa de la actualización de los índices y normas de consumo de agua en las actividades agrícolas, industriales y de servicios como la salud y el turismo, para un control más racional y adecuado del vital líquido.

Esas pautas técnicas databan de 1991 por lo que, a partir de las propuestas de los organismos y entidades, se realiza su renovación teniendo en cuenta que desde esa fecha hasta ahora han ocurrido evidentes cambios tecnológicos, hay incremento de los servicios y se incorporan otros programas.

Al informar sobre el tema, José Antonio Hernández, director de Uso Racional del Agua, del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) explicó que esa decisión se hará pública en la Gaceta Oficial de la República y forma parte de las acciones dedicadas a lograr un mejor empleo y gestión del agua, así como a eliminar su derroche, sobre lo cual deben rendir cuentas las empresas e instituciones durante un chequeo semanal.

Entre las acciones a corto plazo se señalan la implementación del  procedimiento operativo integral del sistema de alerta temprana ante la intensa sequía, las restricciones directivas a fuentes de interés estratégico, a partir de los ajustes sistemáticos del Balance de Agua, de acuerdo con las disponibilidades y prioridades de la política nacional de esta rama.

Se instalan sistemas de riego que generan eficiencia en un 85 % en las cuencas en estado crítico y desfavorable; y se reordena el servicio de distribución de agua potable mediante carros cisternas con la calidad sanitaria requerida, además de incrementar la cobertura hidrométrica en el país.

Se prevé en 2016 concluir el programa de metraje en el sector estatal y llegar a un 12 % en el residencial, además de incorporar las fuentes de abasto a este proceso (al menos un 40 % de estas), iniciativa que permitirá la medición del recurso que sale tanto de las superficiales como de las subterráneas. Y otra novedad para este año es la inclusión de las cooperativas y los trabajadores por cuenta propia.

Rodríguez puso de ejemplo de buenas prácticas en esa actividad a la ciudad matancera de Varadero, con estándares internacionales en el metrado de la zona, a la que se suman localidades como Cabaiguán, Sancti Spíritus, Pinar del Río y Holguín.

Al abundar sobre el asunto, el directivo del INRH se refirió al impacto del metraje en cuanto a la reducción de pérdidas en la ruta del agua y a la mejoría del abasto intradomiciliario. "Hoy se realiza el metraje de unas 12 ciudades de  manera priorizada sobre todo, las que reciben el líquido diaria o habitualmente", subrayó.

Reducir las pérdidas del agua en el interior de las viviendas y en entidades estatales también se relaciona directamente con el incremento de la capacidad de producción de herrajes y su comercialización, en lo que intervienen otros ministerios como el de Industria y el de Comercio Interior (Mincin).

En el propósito de alcanzar el óptimo funcionamiento y mantenimiento de la infraestructura hidráulica nacional, se proponen recuperar 73 millones de m3 de agua en los canales  magistrales de Zaza, Cauto Derecho en Granma y Pedroso- Güira en Mayabeque y 45 millones de m3 en los del sector agrícola en general, así como continuar con la rehabilitación de conductoras y redes de distribución en las ciudades priorizadas.

Otras medidas que sobresalen son las inspecciones estatales  a entidades grandes consumidoras y derrochadoras, donde, según las deficiencias, se adoptan planes para reducir progresivamente los sobreconsumos hasta enmarcarse en la norma, además de rehabilitar y construir obras de saneamiento que contribuyan a disminuir la carga contaminante de las  aguas terrestres.

En lo referente al incremento de disponibilidad de agua, se decidió utilizar la almacenada de presas subutilizadas estudiadas en las provincias de Villa Clara (1),  Holguín (4) e Isla de la Juventud (2), así como rehabilitar cinco embalses con problemas técnicos para recuperar 26,5 millones de m3 de capacidad de almacenaje.

También prevén priorizar los sistemas de riego asociados al embalse de Mayarí en Holguín, la desalinización del agua de mar utilizando energía renovable, teniendo en cuenta la fundamentación técnico económica y medioambiental, la recarga artificial de acuíferos e incrementar la productividad del agua, a través de la reducción gradual del consumo su por hectárea (ha) hasta 14 000 m3 en el cultivo de arroz y elevar el rendimiento  de toneladas por ha.

Continuar y perfeccionar el sistema de inspección y fiscalización del INR de conjunto con los órganos del Minint, la Fiscalía  y la Contraloría en la erradicación de las ilegalidades e indisciplinas sociales que atenten contra el uso racional del vital líquido.

Ello se completa con las indicaciones del Gobierno en el Programa de Enfrentamiento al Cambio Climático elaborado en el 2009, el Plan Hidráulico Nacional para el período 2015- 2020 (Programas de Reducción de Pérdidas y Abasto y Saneamiento), junto a las indicaciones del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y el INRH para elevar la percepción del riesgo, fortalecer la prevención, los preparativos e incrementar la capacidad de enfrentamiento a la sequía y la garantía en el ciclo de planificación económica.

No debemos obviar que el uso del agua es un  indicador directivo del plan de la economía y se debe planificar según las normas establecidas, lo cual conlleva el uso eficiente de la infraestructura construida, la integración de la comunidad científica del país afín con esta rama y la participación de la industria nacional en la solución de los problemas asociados a la gestión integral de ese recurso, desde un eficaz sistema de regulaciones para su preservación, control y uso sostenible.

Lluvias prodigiosas pero insuficientes 

El aumento de las lluvias registrado en Cuba en los últimos meses de 2015 y en este enero, han paliado ligeramente el impacto de la severa sequía en el país pero no resulta suficiente para llenar los  242 embalses, con poca disponibilidad pues apenas se encuentran en un 53 % de su capacidad total y presentan un déficit de 1 173 millones de m3 en correspondencia con la media histórica para este período.

Argelio Fernández Richelme, especialista principal de Servicios Hidrológicos y Disponibilidad del Agua del INRH, apuntó que la llamada sequía hidrológica no ha concluido, pues lo almacenado en las presas todavía es insuficiente para enfrentar el actual período seco, que se extiende hasta abril.

En lo que va de enero de 2016 -habitualmente el segundo mes con menos precipitaciones- se han acumulado a nivel nacional 52, 7 milímetros de lluvia, mucho más copiosa en las zonas occidental y central del país.  

A pesar del aumento en el acumulado en las presas y  cuencas subterráneas, este no alcanza todavía la media histórica para enero y en estos momentos hay 48 municipios en todo el territorio nacional, fundamentalmente en el oriente, con déficit de precipitaciones.

Los embalses que garantizan el abastecimiento de agua a la población se mantienen al 57 % de su capacidad, con uno solo de esas presas seca, 11 con menos del 25 % y 36 por debajo del 50 %; una tendencia de acumulado que debe enfrentar los efectos aún presentes de la sequía del año anterior.

Las escasas precipitaciones que tuvo el país en 2015, la más grave de los últimos 115 años, perjudicó seriamente el abasto de agua en 130 municipios, 43 de ellos de forma severa.

Actualmente son 234 las fuentes de suministro dañadas, que abastecen a unos 975 000 habitantes, sobre todo en la oriental provincia de Santiago de Cuba, donde se compensan los déficits con la distribución de agua mediante carros cisternas y está en montaje una planta desalinizadora para suplir el estado de las cuencas.

Las intensas lluvias registradas en las últimas semanas, que podrían extenderse hasta abril según algunos expertos, a pesar de tratarse de la estación seca del año, están relacionadas con el fenómeno de El Niño- Oscilación del Sur (ENOS).

De acuerdo con análisis realizados por el Centro del Clima del Instituto de Meteorología, El Niño contribuyó a que 2015 fuera el año más cálido en Cuba desde 1951, y a que el período desde noviembre hasta la  fecha haya sido mucho más lluvioso de lo normal, principalmente en el occidente y centro del país.

Según el ingeniero, hasta el 20 de enero, del lado oriental de la Mayor de las Antillas las lluvias apenas sumaban el 32 % de la media histórica mensual, con el peor comportamiento en Las Tunas, Guantánamo y Santiago de Cuba, en esta última provincia se informa sobre dos cuencas subterráneas en estado crítico y una presa de abasto a la población totalmente seca.

En cuanto a las destinadas al riego del arroz se registra un 51 % de su capacidad, con discretos volúmenes de ascenso propiciados por las restricciones en el uso del agua para otras actividades agropecuarias.

De acuerdo con Fernández, la mayoría de las cuencas monitoreadas por el INRH están en estado normal y ascendiendo, mientras que existen 234 fuentes de abasto afectadas, las cuales inciden en más de 974 00 personas.

Rosemaire Ricardo, directora de Inversiones del INRH, remarcó que en 2015 el plan de inversiones era de 347 millones del cual se ejecutaron en moneda total 331 millones (representan un 96 % de cumplimiento).

A las obras de construcción y montaje se destinaron 295 millones, financiamientos que se revirtieron en la ejecución de 388 km de redes, en 190 km de conductoras y en otras labores emergentes para la sequía, fundamentalmente en las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba con los trasvases Gota Blanca, Mogote dos y una desalinizadora.

Para esas inversiones se importaron en equipos tecnológicos 47,9 millones y se terminaron 354 obras hidráulicas de las que ya 334 están en explotación y además se  incrementa la rehabilitación de redes y alcantarillado y las labores  de saneamiento.

"En 2016 -dijo- de un plan de 381 millones en moneda total,  se dedicarán 293 millones a construcción y montaje, más cerca de 40 millones a la preparación de obras para programas venideros. El financiamiento se concentra en los de agua potable y saneamiento, rehabilitación de obras hidráulicas, automatización de sistemas, hidrometría, trasvases y nuevas labores emergentes para contrarrestar y enfrentar la escasez de agua".

Prevén el uso de 293 millones de pesos (en moneda total) para la construcción y montaje de obras, entre las que se incluyen interconexiones de circuitos, conductoras, trasvases, estaciones de bombeo y una planta desalinizadora, con el objetivo de aliviar la compleja situación de sequía en varios territorios.

Obras de impacto ejecutadas por el INRH:

- Trasvase Gota Blanca- La Clarita aporta 15 millones de m3 de agua más para la ciudad de Santiago de Cuba

- Trasvase Mogote II aporta 22 millones de m3.

- Abasto emergente a Buena Ventura, municipio de Calixto García en Holguín, que permita la entrega de 10 litros diarios beneficiando a 10 000 habitantes.

- Conductora de abasto al poblado de Jobabo en Las Tunas, recupera 2,2 millones de m3.

- Rehabilitación de las conductoras Casilda en Trinidad y tanque Autopista en Santa Clara.

- Interconexión del sistema norte en la zona Ruspoli en Ciego de Ávila beneficiando a más de 50 000 habitantes de la ciudad.

- Rehabilitación de la conductora Guaso, favoreciendo a cerca del 65 % en la ciudad de Guantánamo.

- Interconexión del acueducto Sur con el Norte en Guantánamo lo que permite conducir el agua hacia las zonas de mayores déficits.

- Puesta en marcha de una nueva estación de bombeo con capacidad de 500 litros por segundo, lo cual permitió suplir el déficit originado por los bajos niveles de llenado de la presa Faustino Pérez y constituye una alternativa definitiva para el incremento de las entregas de agua a la ciudad de Guantánamo.

- Rehabilitación de la conductora Vives, recuperando más de 100 litros por segundo, lo que beneficia a los habitantes de La Habana Vieja.

- La conductora Farriol-Majagua ayuda a los pobladores de Santiago de las Vegas en Boyeros, y se está rehabilitando la conductora Cuenca Sur, en el tramo de Pedro Díaz (3 km), para la recuperación de aproximadamente 150 litros.

- Rehabilitación de la conductora de Paso Seco.