Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Pasos sólidos hacia la sostenibilidad en la industria del ocio

Este propósito ha sido definido entre las prioridades estratégicas de la Organización Mundial del Turismo (OMT)

Entendido, según la OMT, como aquel “que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medio ambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”, el turismo sostenible resulta también para Cuba una guía en el desarrollo de su industria del ocio.

En esta línea se inserta, por ejemplo, la construcción en Pinar del Río de dos instalaciones de turismo local sostenible, que, de acuerdo con criterios de expertos publicados en la prensa nacional, serán las primeras de su tipo en el país y buscan poner de relieve las riquezas culturales y paisajísticas de la zona donde se ubican, así como consolidar encadenamientos entre todos los actores de las economías locales para impulsar el crecimiento de las mismas.

En la más occidental de las provincias cubanas los futuros centros Rocío del sol y Guacamaya regalarán a sus visitantes la posibilidad de practicar caminatas y senderismo, disfrutar de recorridos a caballo y baños en piscinas naturales, además de practicar la navegación fluvial, entre otras opciones.

El primero estará caracterizado por la abundante biodiversidad (16 tipos distintos de orquídeas, 69 de aves y 72 especies forestales) y se ubicará en áreas de la empresa agroforestal Macurijes, en Guane. Mientras, el otro estará localizado en tierras de la empresa agroforestal La Palma y suma a la exuberancia de sus paisajes los valores históricos por ser un sitio donde antaño se refugiaron los cimarrones.

Se espera que ambos comiencen a funcionar en 2022 y resulten experiencias que puedan replicarse en otros lugares de la geografía antillana. En cada uno de estos habrá 15 cabañas, servicios de gastronomía y alojamiento, una sala de interpretación del patrimonio natural y cultural que incluirá herramientas didácticas para el aprendizaje como pantallas interactivas, biblioteca y posters.

La edificación de Rocío del sol y Guacamaya se realiza siguiendo los principios de la arquitectura bioclimática con el propósito de que todas las estructuras sean amigables con el medio ambiente donde se ubican. Se emplean materiales disponibles en esas zonas, lo cual garantiza ahorro en los procesos inversionistas.

Como ventajas de las prácticas de turismo sostenible sobresalen el mínimo impacto sobre el entorno y su preservación, respeta y pone en mayor estima las tradiciones culturales e idiosincrasia de cada sitio, la generación de empleos para la comunidad y la elevación de la calidad de vida, el impulso y diversificación de empresas turísticas, el aporte de divisas e ingresos a las economías locales, mayor integración entre todos los actores económicos, al tiempo que mejora las infraestructuras para el beneficio de todos.

En función de aprovechar al máximo esas potencialidades, sobre todo en un contexto mundial condicionado por el impacto de la pandemia de Covid-19 en el cual esta modalidad de turismo local y sostenible alcanza mayor preponderancia y popularidad, en Pinar del Río también se prevé crear otros dos centros con estas características: uno en la Sierra de la Güira (La Palma) y el otro en el Jardín Botánico en las afueras de la capital vueltabajera.

En el mismo empeño

En Matanzas también se materializan acciones para que el más famoso balneario de Cuba logre obtener un reconocimiento ambiental. Así ha trascendido recientemente en publicaciones de la prensa nacional que recogen declaraciones de la delegada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en la mencionada provincia occidental, Nelvis Gómez, quien declaró que se perfilan estrategias para en el año 2030 nombrarlo como Playa Ambiental.

Precisó además que el referido certificado posibilitaría perfeccionar la atención y sostenibilidad de las riberas, colaborar con la gestión de quienes operan este paisaje, así como dotar a los hoteles e instalaciones turísticas ubicadas en esa zona “brindar al visitante un producto de excelencia para los baños de mar y la iniciativa se encuentra dentro de la Tarea Vida, estrategia del Estado cubano para enfrentar el cambio climático”.

Esta categoría ya la recibió hace pocos días el hotel Meliá Internacional Varadero como un reconocimiento del Citma al trabajo en el manejo sostenible del área de baño, por las óptimas condiciones físicas, químicas y bacteriológicas del agua; así como por el manejo correcto de los residuos sólidos, la limpieza, el estado de la vegetación costera y la preservación de las dunas, entre otros aspectos.

Por otro lado, especialistas del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Costeros de Cayo Coco, estudian la preservación y conectividad entre los ecosistemas del Golfo de Ana María y los Jardines de la Reina.

Los expertos expresaron que esta será una valiosa herramienta para los decisores del sector turístico en función de adoptar acciones de educación ambiental y maximizar el aprovechamiento de las oportunidades de la zona en cuestión para actividades recreativas como el buceo y la pesca deportiva.